.......... ........ ......... ....... .......

El estado Español contra Google en un pleito pionero en España

20 de enero de 2011



Google se enfrenta a una demanda por parte de la Agencia Española de protección de Datos ( AEPD ), la cual pide a Google que elimine los datos personales más comprometidos de usuarios particulares.


Google se defiende alegando que ellos únicamente son un intermediario que indexan el contenido que aparece en las páginas web, incluído el Boletín Oficial del Estado, por lo que el proceso de eliminación o desindexación de datos, se puede llevar a cabo, pero es una tare muy costosa para el buscador teniendo en cuenta que cada día indexa masivamente todo lo que su “araña” recoge de la web.

En el juicio, el Estado ha hecho nombramiento a la “ley del olvido”, la cual defiende que si bien un delito prescribe con el tiempo, se le debe dar el derecho al afectado de que desaparezcan sus antecedentes del buscador.

Google por su parte, se ha defendido argumentando que si cualquiera de los usuarios pudiera borrar todo lo que no le interesa sobre él, internet dejaría de ser la fuente de información que hoy día es, convirtiéndose en un “album familiar” de los recuerdos que le interesan tanto a una persona como a una empresa.

Google argumenta que borrar información de la red por petición, se le llama “censura”.

Conforme la vista judicial ha entrado en una “subida de temperatura”, Google ha hecho eco del vacío legal que le protege de ser juzgado por este hecho en España, ya que realmente la compañía tiene su sede en California y se rige por la normativa de aquel Estado, por lo que alega que está esento de algunas leyes europeas. “ Si bien, estamos presentes en España, nosotros no tenemos filiales y tenemos una única sede, la cual está situada en territorio Californiano y nos esforzamos por cumplir las leyes que allí se dictan”

Uno de los “perjudicados” es un médico que fue imputado por un delito en 1991. Un periódico digital publicó la noticia y el buscador la indexó. Ahora, cuando alguien teclea el nombre de este médico, aparece el incidente y este médico pide que sea borrado.

Google defiende que el responsable de eliminar tal contenido es la página web que lo publicó y no termina de entender por qué deben ser ellos los que tengan que estar atentos a censurar noticias según el criterio de usuarios particulares, ya que se rompería la objetividad de internet.

Este juicio es pionero en España y según la resolución final, puede que internet pueda continuar siendo lo que hoy día es ( una fuente de información ) o que cambien algo y termine siendo a raíz de las futuras demandas una serie de noticias interesadas y datos borrados cuando a alguien no le interese lo que se dice de su persona o de su empresa.

En resumen: Google no quiere censurar y los usuarios particulares quieren dominar la información sobre ellos y borrar todo lo que no les interese. Polémica servida.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo