.......... ........ ......... ....... .......

La Crisis en España se ceba con los ejecutivos. El problema de estos líderes

14 de marzo de 2011



Según datos oficiales ofrecidos por el Servicio Público de Empleo Estatal, el número de ejecutivos con experiencia en Dirección de Empresas que actualmente han perdido su trabajo, asciende a 36,000. Suelen tener un perfil de más de 45 años y más de 15 años de experiencia en Dirección de Empresas.

El inconveniente de estas personas, además de que ya se habían adaptado a un nivel de vida acorde a su sueldo, es sin duda que esta estancia en las listas del desempleo puede provocarles la no continuidad de sus antiguas funciones. En definitiva, para muchos de ellos, el partido en primera división ha terminado, ya que en mitad de esta crisis se están produciendo cambios en los sistemas de negocios y los nuevos requerimientos de futuros gerentes de empresa serán muy distintos.



El perfil de director de empresa que actualmente se busca es una persona joven, con carrera universitaria , masters, postgrados, dominio perfecto de herramientas informáticas y sobre todo, cuantos más conocimientos en idiomas, mucho mejor.

Este tipo de perfil descarta a los “viejos” directivos, los cuales, en un alto porcentaje no se han reciclado debidamente para adentrarse en este cambio de era, por lo que si añadimos que son personas que hasta ahora se han cotizado muy alto en cuestión de sueldos, no se prevé una buena salida laboral, al menos a corto y medio plazo.

Ahora mismo, se hace notar el miedo que padecen los actuales directivos que aún están contratados por las empresas. Algunos de ellos afirman que no toman decisiones por miedo a equivocarse y ser despedidos de la compañía.

Por otro lado, se crea el debate por intentar aclarar qué tipo de directivo es más válido para una compañía, ya que por un lado tenemos la experiencia y por otro lado tenemos la “alta preparación” pero sin experiencia en el campo de batalla.

Si observamos, en España, las compañías más importantes tienen al mando ejecutivos de la antigua escuela, los cuales, si bien no están “puestos” en nuevas tecnologías e idiomas, saben rodearse de personas que entiendan aquello de lo que ellos carecen, y eso es un directivo líder.

No obstante, se abre una nueva oportunidad para el ejecutivo joven, al cual le voy a dar un consejo, y es que nunca debe olvidar que el currículum es la carrocería y la experiencia es el conductor del vehículo. Ya se están dando los primeros casos de jóvenes ejecutivos cuyo ego es más grande que los valores positivos que pueden aportar en una empresa.

Sólo el futuro decidirá qué perfil de ejecutivo será más válido para esta nueva era tecnológica y de mercado internacional.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo