.......... ........ ......... ....... .......

Cambia el tipo de emprendedor y aumenta el riesgo de fracaso de un negocio

15 de junio de 2011



Con el alto porcentaje de desempleo y las escasas opciones que disponen los parados, se está fomentando un tipo de emprendedor, el cual emprende un negocio por pura necesidad y falta de opción. Este emprendedor, por regla general, está predestinado al fracaso.

Cualquier persona puede emprender un negocio, ya que como hemos dicho cientos de veces, el emprendedor o empresario no es una licenciatura, sino una mentalidad. No es que cualquier persona que ponga un negocio por necesidad vaya a fracasar, pero sí cualquier persona que por las prisas y necesidad inmediata, no dedique un tiempo prudente al estudio del negocio antes de abrirlo.


Un nuevo emprendedor sabe que su mayor problema es la financiación de un negocio y que deberá dedicarle días, semanas o meses, por lo que por regla general suele concentrar toda su atención en ese punto, olvidándose estudiar seriamente si su idea de negocio es viable, si el mercado la acogerá bien y si dispondrá de un modelo de negocio efectivo.

En pocas palabras, este emprendedor evita incoscientemente el hacer un plan de negocio enfocado a detectar la viabilidad, buscando únicamente el hacerlo de cara a la adquisición de un crédito. No hace un estudio de mercado y no cuenta con los problemas que aparecerán en el día a día. Incluso una de las causas más frecuentes del fracaso de un negocio es no contar con la reserva de capital adecuada y comenzar el negocio con lo justo. De esta forma, ante cualquier imprevisto, este registrará pérdidas que no dejarán de aumentar con el tiempo.

Sin olvidar que estos negocios que comienzan de cero, suelen ser uno de los que más riesgo de morosidad registran, ya que en cuanto el barco se hunde, pocos muebles se salvan. Es por esto que empresas medianas que llevan años en el sector, en un alto porcentaje piden a este nuevo emprendedor el dinero por adelantado conociendo el riesgo de cierre del mismo.

Nuestro consejo.

Sabemos la dificultad que tiene el conseguir un crédito y en ocasiones, incluso el tiempo que debemos dedicar a la capitalización del desempleo (pago único de la prestación por desempleo). No obstante, queremos recordar que el capital para iniciar un negocio no sirve de nada si el negocio no funciona. Las prisas no son buenas y si las usas con el añadido de la rápida necesidad, son aún peor, por lo que recomendamos que dediques semanas o incluso un mes entero a planear y diseñar la estrategia con la que te lanzarás al mercado.

Te invitamos a que hagas dos planes de negocio, uno de cara a la adquisición de un crédito o capitalización del desempleo y otro plan de negocio totalmente real y siempre sacando números a la baja (El positivismo está bien, pero ser realista es mucho mejor)

Incluso antes de comenzar la búsqueda de financiación, inicia tu negocio ejecutando aquellas labores para las que no necesitas capital, como puede ser abrir las cuentas en redes sociales que utilizarás para fomentar tu idea, comunicarle a algunos futuros clientes tu propósito, etc... Te invito a que leas nuestro artículo: Cómo comenzar un negocio sin dinero.

Y recuerda, iniciar un negocio no está exento de riesgos, puedes fracasar o puedes tener éxito, pero comenzar un negocio sin conocimientos del mismo te asegura el fracaso. Y sí, no hay duda, en tiempos de crisis, emprender no es una opción, sino una necesidad.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo