.......... ........ ......... ....... .......

Crisis en España: La Cruda Realidad.

4 de octubre de 2011



Actualmente, el déficit acumulado por el Estado en estos 8 meses es de aproximadamente 50,000 millones de euros, estando ya muy cerca del tope de los 65,000 millones comprometidos, una cifra que no debemos rebasar, y aún así, de no tomarse medidas drásticas, la alcanzaremos muy pronto.

El principal problema que tiene España, así como gran parte de la Unión Europea, es que se está politizando la economía, dando lugar al hecho de que nuestros políticos estén más atentos al voto que a las necesidades reales.

Cualquier experto consultado nos dirige hacia unas pocas salidas, y estas son: Subidas de impuestos, recortes y ajustes... Ninguna medida para remontar la economía beneficiará a la población, y cuanto antes asumamos esta realidad, menos disgustos se llevará gran parte de la población al sentirse decepcionado por el político al que votó.



El dilema de la solución a la crisis con datos reales.

El estado tiene previsto ingresar este año por todos los conceptos y subidas alrededor de 400,000 millones de euros (una cifra mejor de la esperada). El problema es que tendrá un escape (gastos) de 465,000 millones de euros, por lo que haciendo matemáticas básicas, esta cantidad se excedería un 6% del PIB y un 15% de los ingresos, por lo que a pesar de estas subidas para recaudar, la situación ni ha mejorado ni va a mejorar.

Increíble que con estos datos, algunos continúen con la incertidumbre de si llegará una nueva recesión o no, cuando la pregunta sería más bien....¿cuándo llegará?. Claro que debemos entender lo que para los ciudadanos podría considerarse una recesión, ya que en este caso, la mejoría del déficit público, no necesariamente se notará positivamente en el bolsillo del contribuyente.

Todos sabemos que se deberán emplear medidas austeras muy duras, y el problema es que tenemos un 20-N pendiente, y nuestros políticos no quieren darlas a conocer para no alarmar a los votantes, y créeme si te digo que con un gobierno rojo o azul, al ciudadano español le esperan un mínimo de 5 años de angustia.

España ya no es un país de interés para el inversor.

Alberto Spagnolo, director de Inversiones de Merrill Lynch Wealth Management para España y Portugal, ya considera que España es un país de riesgo, por lo que el mensaje para sus clientes es que "España ya no es lo que era".

Warren Buffett ha retirado su exposición a Europa, y está claro que siendo un referente para el inversor, muchos otros serán los que sigan sus pasos. Europa tiene serios problemas, pues la Unión Europea se formó para que muchos países pudieran crecer conjuntamente en esta unión, y pocos contaron con el efecto contagio, donde un solo país puede poner en peligro las inversiones en el resto de la zona euro. En este caso, son muchos países los que están enfermos, y en esta gripe, acabaremos contagiando a todo el conjunto, donde España, con su alto índice de desempleo y escasas probabilidades de crecimiento, podría ser uno de los más afectados.

Ahora ya no es cuestión de ser positivos o negativos en cuanto a la salida de esta crisis, es cuestión de observar de forma neutral la verdadera situación económica, teniendo en cuenta que de nada han servido las medidas que hasta ahora se han empleado.

Es por esto, que cuanto más tiempo pasa sin tomar medidas reales que mejoren la situación, la luz al final del túnel, cada vez es menos intensa.

En resumen: Te vendan lo que te vendan, España sufrirá recortes y sufrirá ajustes, todo ello acompañado de subidas de impuestos. Quizás lo que hay que analizar es qué se va a recortar, qué se va a ajustar, y quién va a sufrir una mayor subida de impuestos. Ni importa tu tendencia política, pues debes saber que con un gobierno u otro, esta crisis la paga el ciudadano y no el político, a no ser que se presente a las elecciones algún mago con otro método desconocido. El problema es que ya sabemos que no existen los magos ni existen trucos de magia. Al final, como decía Barack Obama, sólo son matemáticas. Sumas y restas. Se le resta al ciudadano y se le suma a las arcas públicas. Cuanto más se le quita al contribuyente, más aportamos a la mejoría del déficit público. No hay más, y si te dicen lo contrario, te están mintiendo.





Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo