.......... ........ ......... ....... .......

Ante una falta de liquidez en nuestro negocio, ¿qué proveedores deben cobrar primero para no dañar nuestra imagen?

1 de febrero de 2012



Cualquier negocio puede, en un momento dado, sufrir una falta de liquidez temporal debido a motivos varios, incluso puede ser debido a que a nosotros mismos nos deban dinero y no podamos hacer frente a los pagos de proveedores. Se acercan los vencimientos de pagarés en el banco y tendremos que devolver algunos para poder pagar otros. Otros proveedores vendrán a cobrar en efectivo, y a algunos les podremos pagar en ese momento, mientras a otros deberemos decirle el típico "pásate el mes que viene, que este mes no puedo".

Pocos empresarios siguen una estrategia a la hora de estudiar qué proveedor o empresa va a dejar sin cobrar. A veces pagamos al primero que llega, otras veces pagamos la deuda más antigua, y otras veces pagamos a aquel con el que más amistad tenemos. De igual modo, y por el contrario, a veces hacemos uso
de la confianza y aplazamos el pago de aquella persona con la que más confianza tenemos.

Una vez conocí a un empresario que no le gustaba dejar nada al azar, y en este caso, esta persona dedicaba unas horas para estudiar qué empresa iba a cobrar y cual no, basándose únicamente en el daño de su imagen, pues debemos saber, que aún sin internet, el efecto viral en la calle, es igual de efectivo entre proveedores. Si se corre la voz de que tenemos problemas de pago (somos morosos), las cosas se nos pueden poner muy feas. Esta persona tenía su propio algoritmo de pagos.

1. Importe de la deuda.

En mi tierra existe un dicho:

"Dios te libre de tener muchas deudas pequeñas y te bendiga con una sola deuda grande".

Imaginemos que esperamos el vencimiento de pagarés de 40 empresas distintas  por un importe total de 100,000€, y únicamente disponemos de 40,000€ para pagarlos. Imagina que uno de esos pagarés es de 60,000€. Por defecto, ese pagaré sería el que debes devolver (por regla general), pues de 40 clientes, únicamente dejarás sin cobrar a 1. De pagar ese pagaré, probablemente dejarías sin cobrar a más de 30 clientes.

Un proveedor puede hablar mal de tí a otros proveedores, pero si es uno solo, el resto pueden decir que ellos no tienen problemas contigo, e incluso pueden pensar que se trata de una situación pasajera, temporal, etc... Esa persona incluso puede hablar mal de tu empresa en internet, y muchas personas pueden pensar que se trata de alguien que quiere hacerte daño, pues nadie más habla. En cambio, 30 proveedores hablando mal de tu empresa y pregonando básicamente que debes dinero, es mucho más sencillo de viralizar, aunque sean importes de 50€.

2. Influencia del proveedor.

Hablamos de influencia en todos los aspectos. Está claro que si tenemos un proveedor que al mismo tiempo es cliente o proveedor de otras empresas que te abastecen, el rumor no tardaría en llegar al resto. De igual modo, si en alguna ocasión has quedado para comer con algún distribuidor y se ha pasado toda la comida hablándote de clientes que no le pagan, ya sabes que deberás quitártelo de encima cuanto antes.

3. Zona geográfica.

Si tu zona de actuación es Madrid y tienes un proveedor de La Coruña, es más probable que te interese tener mala reputación en La Coruña en lugar de tu zona de actuación (Madrid), sobre todo si no tienes pensado vender en La Coruña.

4. Antigüedad de la deuda.

Cuando debemos dinero desde hace mucho tiempo, la situación provoca desesperación en el proveedor, y una persona desesperada puede recurrir a la vía legal, cosa que debemos evitar a toda costa, pues la vía legal hace mucho ruido.

5. ¿Hacemos uso de la amistad?

La confianza o amistad podría convertirse en un debate, pues la gran mayoría hace uso de esa amistad al pensar que lo entenderá mejor y que no nos perjudicará, pero esos amigos proveedores suelen convertir el secreto en un pregón y dañar tu imagen mucho más de lo que lo haría tu propia competencia.

6. ¿Les pago a proveedores o trabajadores?

Por descontado, los trabajadores deben ser lo primero, pues son parte de tu empresa (como si fueran tus hijos). En cambio, podrían darse situaciones puntuales en las que deberíamos sentarnos con nuestros trabajadores y pedir que entiendan algo, y es que a veces si no pagamos al proveedor a tiempo y se da una situación crítica, nos puede cortar el suministro de un producto principal para el funcionamiento de nuestra empresa. Llegado ese momento, más vale que un trabajador sufra un retraso en lugar de provocar el hundimiento de la empresa, pues toda la plantilla se iría al paro.

Estas son las cuestiones que según este empresario se deben analizar para asegurarnos de no devolver el pagaré equivocado. Son consejos muy simples y que siguen una lógica que probablemente todos conozcáis, aunque nunca está de más el recordarlo.

Más sobre negocios:






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo