.......... ........ ......... ....... .......

Emilio Botín: Hay una carta para usted.

31 de enero de 2012



Emilio Botín podría ser un ejemplo ideal de gestión de una empresa, pues a raíz de hacerse con el banco familiar, que hasta ese entonces era una pequeña sucursal, el negocio no dejó de crecer, hasta el punto de que en 2009, en plena recesión económica, Banco Santander cerraba el año con unos beneficios de 8,940 millones de euros. Puedes ver los comienzos e historia del Banco Santander en este enlace.

Nadie duda que el Señor Botín sea un gran empresario, eso jamás se podría juzgar, pero hay dos tipos de empresarios, o más bien, dos tipos de empresas: la que se lucra con el servicio que ofrece a sus clientes y la que se lucra introduciendo un virus en la vida cotidiana de las personas. Emilio Botín ha hablado públicamente y ha dado su "experta" y parcial opinión sobre la crisis:



"Los bancos hemos tenido poca culpa. La crisis, en su mayor parte es culpa de los políticos"- Ha dicho el Señor Emilio Botín. (¿Algún político en especial, Señor Botín?).

Creo que hasta el más ignorante en temas económicos ha llegado a deducir que vivimos una crisis financiera provocada en exclusiva por el sistema financiero. También es cierto que la culpa es de los políticos, más que nada, porque han permitido que los bancos pongan en peligro a la economía mundial, y más culpa tienen aún de continuar otorgando privilegios a la banca e inyectar dinero público para sanear el exceso. Aprovecho para recordar que en nuestras cárceles hay presos cuyo delito no tiene ni punto de comparación con el daño que la banca ha hecho al planeta.

Señor Botín, de pequeño me enseñaron que ante un delito, una pista clara para dar con el culpable era ver quién ha salido beneficiado ante un robo o desgracia. Si 100 personas pierden 1 millón de euros y se busca un culpable, una forma de dar con el responsable es seguir el rastro del millón de euros.

No me extraña en absoluto que esté de acuerdo con la reforma laboral que Mariano Rajoy tiene en mente, aún sin conocer exactamente en qué consistirá dicha reforma (o puede que usted sí la conozca). "Son medidas dolorosas a corto plazo pero imprescindibles de cara al futuro". ¿Dolorosas para quién?, pues estoy seguro de que a usted no le va a doler.


Quizás hayamos escuchado que Banco Santander ha ganado un 35% menos que en 2011. Dicho de ese modo, suena a tragedia el que haya obtenido unos beneficios de más de 3,000 millones de euros, por lo que no nos da ninguna lástima.

Su banco no es una excepción. Es el cuarto banco a nivel mundial y primero a nivel nacional, aunque también está en los primeros puestos de embargos realizados, por lo que usted también concedió créditos a diestro y siniestro sin contar con la solvencia a largo plazo del cliente.

Claro que a usted le diferencia, y eso hay que reconocerlo, su inteligencia a la hora de desarrollar su modelo de negocio, pues no todos los bancos han conseguido realizar un sistema de "Franquicias" a través de los colaboradores oficiales, de los cuales ahora mismo se está desprendiendo y quedándose con su cartera de clientes sin compensación ninguna.

Usted no está perdiendo dinero.

Se dice que grandes bancos estadounidenses hicieron su mayor fortuna durante el holocausto nazi, llamados por el viejo dicho de: "Cuando hay sangre en las calles, compra propiedades". Ahora mismo no hay una guerra, aunque se podría decir que está corriendo sangre por las calles. Únicamente debe mirar a los ojos a esas personas que están perdiendo su vivienda (que usted mismo le está embargando) debido a una situación que usted y otros como usted han creado.

Se está convirtiendo en la mayor inmobiliaria del planeta, aunque usted al igual que yo sabe perfectamente que no está perdiendo dinero, sino que está haciendo una inversión en activos inmobiliarios, además de tener la garantía de que en cuanto la persona que lo ha perdido todo, tenga algo, usted le volverá a embargar la deuda más los intereses generados.

Usted nunca perderá dinero pase lo que pase. De hecho, visto lo visto, si tuviera que invertir en un banco actualmente, invertiría en el suyo, pues se que usted mantendrá los beneficios al precio humano y moral que sea necesario.

Ayer mismo le decía a una persona que parte de la clave en la tranquilidad del éxito consiste en poder decir abiertamente cómo lo hiciste sin tener que avergonzarte. En su caso, probablemente no se avergüence a la hora de contarlo, pero probablemente no sienta vergüenza por otro motivo.

Puestos a pedir, únicamente pediría que algún día se busque a los responsables directos e indirectos de los daños que ha sufrido la economía, y se ponga a estos responsables en el lugar que les corresponde.





Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo