.......... ........ ......... ....... .......

Negocios, Objetivo: "No caer el primer año".

17 de enero de 2012



Se suele decir que en los negocios no gana el más rápido, sino aquel que continúa corriendo al mismo ritmo cuando el resto aminoran la marcha. La verdad es que el porcentaje de negocios que caen durante el primer año, es bastante escaso, aunque el porcentaje de fracaso durante el segundo año, es asombrosamente elevado.

El número de supervivientes a 5 años es 2 de cada 10, lo que significa que hablamos de un fracaso del 80% a 5 años. No nos engañemos, pues ese negocio que cae el segundo año, digamos que ya estaba herido, es decir, había caído durante los primeros 12 meses, aunque había alargado su agonía unos meses mas.

Emprender no es fácil (aunque tampoco es difícil). No es cierto que el emprendedor deba ser un corredor de fondo. El emprendedor debe ser un corredor de fondo, y además, debe ser un corredor rápido, el cual no debe dormirse ni tropezar al comienzo de la carrera, pues habrá perdido una clara ventaja. También
debe ser un todo-terreno para dominar situaciones planas (sin problemas) y situaciones rocosas (dificultades). Véase la mentalidad de un emprendedor.

También se dice que un negocio tiene éxito o fracasa incluso antes de abrir el negocio, pues según el conocimiento, los medios y la estrategia que planificó el emprendedor antes de abrir su negocio, ya marcó el resultado final. Si emprendes un negocio con un servicio o producto del cual no tienes ni idea, no esperes ganar.

Aquí tenemos algunos pasos, para al menos no caer durante el primer año, ya que si conseguimos hacer nuestro negocio rentable el primer año, probablemente, siguiendo otros consejos, tengas más del 90% de posibilidades de superar los 5 años. Eso sí, recuerda la importancia de una contabilidad exacta, ya que tener un negocio rentable el primer año, ni significa que debas tener obligatoriamente un flujo de caja positivo.

1. Pon a prueba tu idea de negocio.

Son muchísimos los puntos en los que debes centrarte, aunque te invito a que prestes atención a dos de los más significativos, que son: La viabilidad del proyecto y la reserva de capital. La viabilidad del proyecto es fácil averiguarla, ya que únicamente debes responder a estas 15 preguntas para evaluar tu idea de negocio. Con respecto a las reservas de capital, es tan simple o complejo como intentar asegurarte que dispondrás el capital suficiente para soportar el "arranque" o inicio de tu negocio.

Los gastos llegarán y se acumularán. Haremos inversiones en publicidad, llegarán impuestos imprevistos, etc... y todo esto, casi con total seguridad llegará antes de tener rentabilidad en nuestro negocio, pues los clientes no llegan solos (hay que buscarlos) y nuestro negocio no siempre cuenta con un efecto viral rápido. Es por eso que debes asegurarte el disponer del dinero suficiente para no verte obligado a cerrar un futuro éxito por no poderlo mantener mientras crece. No obstante, sabemos que hoy día el disponer capital para 12 meses es una difícil tarea.

2. Aprende del fracaso de los demás.

No hay mejor forma de aprender cómo tener éxito que observar el camino que siguieron aquellos que fracasaron, ya que si bien, ellos no nos podrán decir cómo alcanzar el éxito, sí que nos darán las pautas de lo que no debemos hacer jamás. "Para obtener resultados distintos al resto, debemos hacer cosas distintas al resto." Una vez sabemos y conocemos lo que no hay que hacer, más o menos, por descarte, disminuiremos las posibilidades de caer en posibles errores.

3. Arranca rápido pero con cabeza.

No cometas ninguno de los errores del empresario español. Dale la debida importancia a la gestión de ventas. Puedes tener un producto o servicio estupendo, pero si no sabes venderlo o no cuentas con la capacidad o personas adecuadas para venderlo, la verdad es que no tienes nada, a no ser que tu producto sea tan innovador y bueno hasta el punto de que se venda solo.

No comiences a lo grande y evita gastos innecesarios.

4. Se persistente.

El éxito tarda en llegar, aunque parte del éxito es la persistencia. Puedes perder pequeñas batallas, e incluso puede que en un principio las cosas no salgan como esperabas. Cuando eso ocurre, no es momento de desmotivarse, sino de saber que debemos continuar siendo persistentes, analizando en qué estamos fallando, analizando nuevas estrategias o descubriendo en qué podríamos mejorar para darnos a conocer.

5. No te duermas.

Irónicamente, una de las peores situaciones que te puede ocurrir es que tu negocio comience a funcionar con un mínimo esfuerzo, pues se tiende a pensar que todo el camino ya es una alfombra de flores. Hay negocios que luchan por sobrevivir como buenamente pueden, hay otros que dan gracias a Dios por lograr una facturación de 100,000€ anuales y hay otros que luchan por superar el umbral del millón de euros anual en facturación.

Hoy día, o eres un negocio pequeño y desconocido, o te conviertes en un gran negocio, pero si te quedas en la franja media, estás a tiro de diferentes circunstancias. Si tu idea era buena y tu producto o servicio era original e innovador, rápidamente tu modelo será copiado por una persona más ambiciosa hasta hacerte desaparecer o quitarte gran parte de tu potencial mercado. Es por eso que debes innovar continuamente, debes crear nuevas lineas (diversificación). Fíjate en los artistas. Algunos obtienen un éxito rápido y saben que corren el peligro de pasar de moda, por lo que sus representantes exprimen la fama momentánea para sacar todo lo que puedan en ese momento (por si mañana no hubiera de dónde sacar).

En los negocios, la situación es diferente, pues una vez tienes "fama" es momento de aprovecharla para no desaparecer.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo