.......... ........ ......... ....... .......

Emprendedores: 2 hermanos que abandonaron su puesto de trabajo para ser 100 millones más ricos.

2 de febrero de 2012



Los hermanos Shep y Murray Ian, ejecutivo de cuentas de publicidad y relaciones públicas respectivamente, llevaban más de 10 años trabajando en diferentes empresas. Shep llevaba tiempo diciéndole a su hermano que la monotonía se lo estaba "cargando" y que a pesar de tener una carrera profesional de éxito, no se sentía lleno. Fue cuando decidió lanzarse a perseguir un sueño muy común en Estados Unidos, tener su propio negocio.

Los hermanos Ian cambiaron sus formales trajes y corbatas, en un principio, por corbatas más coloridas y llamativas. Si recuerdas aquellas corbatas informales con la imagen de Bugs Bunny, probablemente fueran un diseño de estos hermanos.



Cuentan que aquella mañana se llamaron para abandonar respectivamente sus puestos de trabajo y vaciar sus tarjetas de crédito, pues ese fue el primer capital con el que comenzaron su negocio. Eran conscientes de la dificultad de introducir un nuevo producto en el mercado, y más aún, unas corbatas tan coloridas en plena manzana financiera de Manhattan.

Necesitaban ventas rápidas para hacer frente al pago de las tarjetas de crédito, por lo que comentan que se lanzaron a vender las corbatas en bares, playa y barcos. En una semana, únicamente vendieron 800 corbatas, aunque suficiente como para hacer frente al primer pago. Adquirieron unos pocos productos de baño para hombre y mujer. De esta forma, tendrían un catálogo más extenso. Tenían contactos que habían hecho durante tanto tiempo en las empresas, por lo que no tardaron en hacer su primera negociación con una de las empresas que era cliente de Shep.

Primera tarea comercial.

Al segundo mes abrieron su primera oficina, un pequeño local sin ninguna presencia para el público, pero ideal para diseñar y guardar los diseños (un almacén). Contrataron a algunos vendedores a comisión y comenzaron a introducirse en tiendas de ropa de la zona. Argumentan que la labor comercial minorista fue muy dura, y más duro aún el vender "a puerta fría" en la costa o en un bar, aunque sabían que era necesario y que sería temporal hasta conseguir el primer capital.

"Si los clientes no vienen a tí, tienes que ir a por los clientes"

El primer escaparate.

Paralelamente a la labor comercial, se diseñaba su sencilla página web para vender en linea, vineyardvines.com  , aunque según afirman, no tuvieron el éxito esperado en la web, ya que no estaban muy puestos en nuevas tecnologías.



Una vez que el modelo funciona, es hora de hablar con el banco.

Se puede decir que el crecimiento era rápido. En menos de 6 meses ya tenían el primer local adaptado, un diseñador propio y una fábrica con la que llegaron a un acuerdo ágil en el pago. Hicieron el plan de negocio, demostrando un incremento de las ventas mes a mes y cómo los beneficios crecían sin prácticamente aumentar los gastos o excesivas contrataciones. El banco les concedió un préstamo para la apertura de un primer local en una céntrica calle.

Comentan que no les preocupaba el hecho de una negativa por parte del banco, ya que habían hablado con un grupo de inversión que invertiría sin problema en su idea de negocio.

Convertir tu idea en una marca.

Al término del año, ya tenían su propia linea de complementos. Bañadores de hombre, mujer, corbatas y algún que otro accesorio. Sus productos se vendían en más de 25 tiendas, y lo mejor de todo, es que el producto gustaba. La página web arrancó, tenían que reponer semanalmente sus productos en las tiendas, los cuales ya se vendían fácilmente. Ya tenían un negocio rentable.

O creces o te superan.

El producto más original de estos emprendedores, eran las corbatas, por lo que sabían que era cuestión de tiempo que otra empresa copiara el diseño, del mismo modo que sabían, sus trajes de baño eran lanzados al mercado por la propia fábrica que se los fabricaba. Comentan que fue un momento muy duro al ver el daño que puede llegar a hacer la competencia. Solución ante este problema:

"Para que no te venzan los gigantes, debes convertirte en un gigante"

Contrataron nuevos diseñadores, abrieron nuevas tiendas e hicieron dos lineas de negocio, una enfocada al precio, y la otra más enfocada al diseño de calidad. De esta forma competerían entre ellos mismos.

En la actualidad, estos dos simples y llanos emprendedores con una humilde página web que ha sido reformada hace relativamente poco, tienen 18 tiendas propias y sus lineas de productos ya están disponibles en más de 500 tiendas, obteniendo unos ingresos anuales (a fecha de 2011) de un poco más de 100 millones de dólares.

Nota: Estoy seguro de que al leer esta historia, el emprender con éxito te ha podido parecer algo relativamente sencillo, pues dicho de este modo, únicamente debes abandonar tu puesto de trabajo y perseguir tu sueño. Lo cierto es que básicamente es eso, claro que... me gustaría que leyeras entre líneas, pues la historia de estos hermanos no es otra que una historia que:

"Mucha pasión, mucho esfuerzo inicial que pocas personas estarían dispuestas a hacer, una estrategia muy estudiada, y al igual que en el juego del ajedrez, en caso de un movimiento por parte del adversario, ya tenían una estrategia alternativa preparada. Una persona que lo manda todo al "carajo" y arriesga de esta forma, suele ser una persona que sabe únicamente puede obtener un resultado posible: Acertar, ya que si el resultado no sale como esperaba, se esforzará un poco más en conseguirlo"






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo