.......... ........ ......... ....... .......

Respondiendo a Patricia Flores: "Hablemos de enfermos crónicos"

3 de febrero de 2012



Otro día más en el que uno se sienta para escribir, pero antes lee algunas palabras de nuestros representantes, que un principio preferiría ignorar, aunque finalmente, uno no puede quedarse callado.

Como algunos ya sabréis, la señora Patricia Flores, Viceconsejera de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, ha dejado caer si tiene sentido el que los enfermos crónicos vivan "gratis" del sistema sanitario español, según recogía Diariomédico.com.

Ancestralmente, en cientos de culturas que existieron desde que el mundo es mundo, pocos guerreros llegaban a ser ancianos, pero aquellos que llegaban se convertían en dioses y sabios para el resto de la "tribu" o población. Eran una carga para para las civilizaciones más nómadas, y de hecho, se perdían muchas jóvenes vidas para proteger a los ancianos, los cuales no podían valerse por sí mismos. Se daba la vida por ellos.

En la actualidad, nuestros mayores son, en primer lugar, los que nos han dado la vida. En segundo lugar, los que con su duro trabajo han pagado el sistema sanitario actual. En tercer lugar, han pagado las campañas políticas de los partidos políticos (presidencia y oposición). En pocas palabras, han pagado con creces lo que por derecho (derecho social) se han ganado a pulso. La Sanidad en España no es gratis ni para estos ancianos ni para nosotros, los más jóvenes, así que para comenzar, un mínimo de respeto a estos enfermos crónicos no vendría nada mal.

Hablemos de enfermos crónicos.

Prefiero que mis impuestos se destinen a los derechos sociales de nuestros ancestros mucho antes que destinarlos a un serio enfermo crónico, como es el sistema financiero. El sistema financiero actualmente es la lacra de la economía.

Enfermo crónico económico es la casta política, pues mientras un anciano se ha ganado el respeto durante toda su vida, un político de los de hoy, sintiéndolo mucho, no se ha ganado mi respeto, y mucho menos, una paga vitalicia por unos meses o pocos años de trabajo. Sus privilegios son otra enfermedad crónica, y no hay nada más desagradecido que escupir a la cara a las personas que le pagan su alto nivel de vida, hasta el punto de vivir en una especie de liga superior que no se identifica con los problemas reales que padece la población. En otros tiempos (exceptuando el holocausto nazi), ese comentario le hubiera costado el puesto de trabajo a esta señora.

De hecho, aún no he conseguido encajar que esas palabras salgan de la boca de un político que probablemente tenga padre, madre, abuelos...

Creo que mientras los políticos no consigan identificarse con los problemas reales de la población, difícilmente podrán hacer algo por el pueblo. Es como si un médico se pusiera a operar sin haber visto antes un cuerpo humano. Sinceramente, sería únicamente triste su comentario si no fuera porque es sumamente desagradable.





Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo