.......... ........ ......... ....... .......

¿Cómo es tu personalidad financiera? Mostramos los 5 tipos.

20 de marzo de 2012



Se suele decir que lo ideal sería poder ver el futuro para tener la oportunidad de cambiar algunas cosas de nuestra vida, para, de esta forma evitar emplear esas típicas frases de: "Si hubiera sabido esto... si alguien me hubiera dicho que...etc...". Hoy día no es posible ver el futuro, aunque podemos dejarnos guiar por la experiencia de algunas personas que financieramente ya definen la personalidad financiera con la que marcharon por la vida.

Todos nosotros estamos encasillados en una de estas personalidades financieras, aunque puede que muchos aún no lo sepan. La compañía de seguros Allianz llevó a cabo un estudio basándose en el patrimonio de los encuestados para llegar a la conclusión de que según tu personalidad financiera, así será tu patrimonio. He aquí los 5 tipos de personalidades o mentalidades financieras.


1. El abrumado o angustiado.

Esta persona suele tener entre los 40 y 50 años. Suelen tener unos ingresos bajos, aunque seguros, pues para ellos lo importante es reunir los años trabajados necesarios para tener una jubilación en condiciones. Parten de la idea de que un plan de pensiones puede ser una buena inversión, lo que demostraría que este tipo de personas no entienden mucho de finanzas.

Probablemente estas personas sean las más afectadas por la crisis, ya que el mundo que conocían se ha puesto "patas arriba", pues le han destrozado sus planes, además de no tener liquidez suficiente para hacer frente a las deudas. Un alto porcentaje necesitará rescatar su plan de pensiones y encontrará trabas a la hora de intentarlo, por lo que habrá aprendido una lección de inversión (aunque algo tarde para algunos). Cuando inviertas en un producto de inversión, hazlo en un producto que en caso de necesidad, puedas convertir en dinero líquido. (62% de los participantes en el estudio.)

2. El Icónico (perseguidor del sueño americano)

Suelen estar en los 60 años. Este grupo de personas han trabajado muy duro durante toda la vida. No son inversores ni entienden de finanzas, pero son amantes del ahorro, por lo que en todo momento, a lo largo de su vida, han sido austeros. Siempre han vivido dentro de sus posibilidades sin darse ningún lujo. Su única idea en la vida ha sido trabajar, trabajar, ahorrar y ahorrar para intentar juntar una cantidad de capital que les permita poder alcanzar la jubilación sin ningún tipo de sobresalto financiero.

Una vez se llega al objetivo con este pensamiento, quizás les haya valido la pena, pero... al igual que los del primer grupo, una recesión les puede arruinar sus planes, debido a la devaluación del dinero y el no haber movido correctamente el capital durante todos estos años. (20% de los participantes en el estudio)

3. Los inteligentes.

Suelen tener más de 60 años, aunque no están jubilados. Este grupo tiene conocimientos de inversión, hasta el punto de no necesitar asesores financieros, pues consideran que saben lo que están haciendo. El problema de este grupo es que, efectivamente, saben mover el dinero e invertirlo correctamente, aunque suelen estar muy ocupados ya que ocupan trabajos de relativa relevancia dentro de algunas compañías. Si todo va bien, suele ser un grupo que llega a la jubilación con unas finanzas bastante saneadas, ya que cobraron un sueldo durante toda su vida y supieron invertirlo correctamente. (10% de los participantes en el estudio)

4. Los distraídos.

Suelen estar entre los 40 y 50 años. Suelen ocupar altos cargos dentro de buenas compañías, por lo que su sueldo está muy por encima de la media. No tienen problemas financieros a pesar de la enorme cantidad de deudas que adquieren. Se pueden permitir un vehículo de alta gama, una casa en una urbanización de lujo, niñera, colegios privados, incluso chófer. No tienen ni idea de finanzas, aunque son conscientes de la necesidad de invertir el dinero, por lo que lo dejan en manos de asesores.

Se les llama los distraídos por ser personas que cuando hacen el balance real de sus cuentas, descubren, que realmente se han excedido en su nivel de vida. Solían ahorrar el dinero que les sobraba a final de mes. El problema es que con el paso del tiempo, llegó un momento en el que no les sobraba nada. Digamos que este grupo se podría definir con una típica expresión: "Vivieron como marqueses y se jubilaron como mendigos".

Este grupo suele ser "carne de cañón" para asesores financieros y bancos sin escrúpulos. (7% de los participantes en el estudio)

5. El 1%.

Este grupo no necesita presentación. Amantes de los negocios y las finanzas. Dirigen sus propias compañías, son expertos inversores (algunos en negocios, otros en bolsa y otros en ambas cosas). Sus finanzas están tan saneadas que podrían rescatar financieramente incluso a algunos países. Este grupo suele aparecer en un ranking anual elaborado por Forbes :)

Poco podemos decir de este grupo que no hayamos dicho ya. Sencillamente son... el 1%.

Como conclusiones de este análisis de personalidad financiera, únicamente pretendemos mostrar que independientemente de perseguir la meta de convertirnos en millonarios o no, empresarios o no, cualquier persona debería conocer cómo manejar su capital durante los años productivos.

Según decía Jerry Lynch, colaborador en este estudio, no importa si trabajas en una empresa o en tu propia empresa. No se trata de buscar convertirnos en millonarios, aunque sí de sacarle una rentabilidad al dinero que tanto trabajo nos está costando ganar. Para Lynch, la riqueza únicamente se alcanza de 3 formas: Viniendo de una familia rica o lotería, Inversión en bienes raíces y/o bolsa, o, con un negocio. Y lo cierto, es que tiene toda la razón, pues no hay otra forma.

Puedes suscribirte gratuitamente para recibir nuestros artículos en tu correo haciendo click aquí. (Recuerda validar la suscripción desde tu correo).






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo