.......... ........ ......... ....... .......

Algunos consejos e ideas para sanear tus finanzas personales.

9 de abril de 2012



En un anterior artículo decíamos que una crisis financiera personal es algo por lo que todos hemos pasado o pasaremos en un momento dado (salvo alguna honrosa excepción). Llegado ese momento, como parece ser que nos ha llegado a todos al ser una crisis financiera mundial, es evidente que a algunas personas les ha cogido más desprotegidas que a otras. Una vez superado el pánico inicial y teniendo en cuenta nuestros anteriores consejos (Cómo afrontar una crisis financiera personal), pasemos a elaborar una estrategia para sanear nuestras finanzas personales.

Para obtener mejores resultados, deberemos tratar nuestra economía familiar como si de una empresa se tratara, por lo que vamos a intentar rentabilizar nuestro negocio (nuestra economía doméstica). Está claro que como en toda empresa, se consigue mejorar la rentabilidad aumentando el ahorro (eso es de cajón) y, además, siguiendo algunas premisas de los negocios... se gana más dinero cuando se compra que cuando se vende. Vamos a llevarlo a cabo en estos 5 puntos:


1. Poner los seguros al día y buscar el ahorro.

billete de 500 eurosLa mayoría de las familias españolas tienen diferentes seguros contratados: un seguro de vida, un seguro para el hogar, un seguro por cada vehículo, etc... en muchas ocasiones, se suele contratar el seguro de la vivienda con una compañía, el seguro del coche con otra y, otro miembro de la familia con una tercera compañía. Pocas personas conocen que podrían obtener hasta un 20% de descuento en el cómputo total de los seguros si lo contrataran todo con la misma compañía.

La mayoría de las aseguradoras estarían dispuestas a hacer unos descuentos asombrosos si todas las pólizas de la familia fueran a parar a la misma compañía aseguradora. Por otra parte, es momento de analizar si tienes algún seguro que no consideras necesario en estos momentos y que podrías aplazar durante algún tiempo.

2. Invierte en unas tijeras y úsalas para deshacerte de las tarjetas de crédito.

Algunos expertos aconsejan que pagando con dinero en efectivo se ahorra. Está comprobado que cuando una persona paga con tarjeta de crédito, suele salirse del presupuesto que tenía estipulado. Ejemplo: Estás en un supermercado y tienes pensado gastarte 100€ para la compra del fin de semana. Si la cuenta final son 120€... ¿qué haces?, ¿quitarías algún producto de la compra?, probablemente no, pues llevas tu tarjeta de crédito o débito.

Si vas al supermercado únicamente con 100€ en efectivo, ya te cuidarás de no gastar más de esos 100€. Este simple y sencillo consejo, hace que en ocasiones no seamos víctimas de algunas estrategias de marketing que nos hacen comprar incluso aquello que no necesitamos. Parecerá una tontería, pero es cuestión de que pruebes. De paso, evita pagar intereses por el pago a crédito.

3. Revisa el gasto de luz en tu vivienda.

Primer paso: Cambia las bombillas de tu vivienda por luces de bajo consumo.
Segundo paso: No dejes los electrodomésticos apagados pero con el piloto encendido, pues ese pequeño piloto encendido gasta poco, pero un poco cada día de la semana de cada mes, al cabo del año, no es poco. El precio de la luz se ha disparado, por lo que puede que sea momento de evitar calentadores de agua eléctricos, vitrocerámica eléctrica, etc... Se puede reducir el consumo eléctrico en más de un 35% sin ser austeros, ya que de usar la austeridad, se podría ahorrar incluso más de un 57%.

4. Compra ciertos productos a Granel.

Si pensamos como empresa, tendríamos ciertos productos que podemos comprarlos en grandes almacenes al por mayor. Por ejemplo, el papel higiénico. Este es un producto sin fecha de caducidad en el que podríamos encontrar un ahorro considerable si compramos para todo el año o para 6 meses. Del mismo modo, tendríamos productos de limpieza como detergente, lavavajillas... así como bebidas alcohólicas o algunos productos de alimentación con una fecha de caducidad alta.

Son productos que vamos a gastar y que al por menor en un supermercado nos pueden costar hasta un 30% más del precio que podríamos conseguir al por mayor.

5. Hábitos más saludables.

Llevar una buena alimentación y hacer ejercicio con regularidad nos puede evitar el gasto en algunos medicamentos. No sólo eso, y es que el ejercicio nos ayudará a descargar tensiones y agilizar nuestra mente, por lo que una mente más ágil, suele tomar decisiones más acertadas.

Además de estos 5 puntos básicos, recuerda darle un repaso a tu declaración de la renta, pues en ocasiones nos olvidamos de desgravar algunas pequeñas cosas que pueden suponer una diferencia en el resultado de la devolución. En este artículo explicábamos algunas formas de aprovechar las deducciones en el IRPF, pues debes saber que, incluso si has tenido pérdidas en una inversión, esas pérdidas desgravan.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo