.......... ........ ......... ....... .......

Lenguaje no verbal en selección

1 de abril de 2012



Es cierto ¿qué delatan los ojos en una entrevista de selección? Sí. Es correcto ¿qué determinadas posturas en una entrevista posición es un condicionamiento negativo en la selección? Sí. Se puede decir ¿Qué ante determinadas respuestas el cuerpo denota respuestas incorrectas? Sí.

Y es que el lenguaje no verbal, es tan importante como el curriculum, tal vital como la dinámica de grupo y tal necesario como una entrevista. Esas posturas, esas miradas y esos gestos, en muchos casos involuntarios, pueden tirar por tierra una dinámica de grupo estupenda o una entrevista conseguida.

Pensemos siempre que las palabras solo trasmiten un 7% del mensaje. Las piernas, el cuerpo, los ojos, la cabeza, las manos y el cuerpo en su conjunto, se llevan entre el 60 y el 80% del mensaje.



¿Qué es el lenguaje no verbal?

Por definición se concibe como el conjunto de signos exteriores que voluntaria o involuntariamente presentan aspectos negativos o contradicciones con el lenguaje verbal.

Veamos algunos cotidianos de nuestra vida diaria:

·         En una conversación con una o varias personas, en las que una de ellas, su mirada está pendiente contexto próximo al escenario donde se desarrolla la entrevista. Nos indica distracción, cuando no desinterés.

·         Una persona cercana a ti que desprende olores poco agradables. Con independencia de posibles problemas de salud, nos indica falta de higiene y decoro personal.

·         Una persona con ropa desalineada o arrugada, indica poco organizada, indiferente, vaga, desinteresada.

¿A qué debemos tener cuidado?

En cuatro minutos de estancia con una persona, es capaz de darnos una imagen completa de la misma, por su aspecto personal y las formas en las que se expresa.

Dependiendo del trabajo que estemos buscando, este aspecto del comportamiento no verbal del proceso de selección, se convierte en vital y necesario. Debiendo ser un aspecto más en que pensar y como cuidar ante las presentaciones de un candidato en cualquiera  de las partes de un proceso de selección.

Si hablamos en su día, que un curriculum debía de ser interesante, imaginaros la presencia física del candidato enfrente al técnico de selección.

En el lenguaje no verbal debemos cuidar estos aspectos fundamentales:

Fallos habituales:
Cuidado con los apretones de manos: ni blandos ni excesivos.
La seriedad durante el contacto es importante: habla mucho del carácter de la persona.
Arrugas, manchas,  zapatos o cabellos sucios, uñas, tabaco, etc son rasgos que evidencian al candidato y lo colocan en una postura muy difícil de salvar.

La mirada: quizás la más traicionera de los elementos no verbales en una entrevista. Si no miramos al técnico de selección, aparentamos desprecio, si la desviamos puede ser síntoma de timidez o inferioridad y si tenemos la mirada directa, somos el foco de atención, de afecto o de alarma, según la inclinación de los ojos.

Una pupila dilatada muestra un elevado interés por el tema de conversación, mientras que una risa forzada tiende a esquivar la mirada.

Las manos hablan por si solas. Unas manos extendidas hablan de sinceridad y honestidad, mientras que las manos apretadas o cerradas muestran frustración o lo que es peor, esconden algo que no se muestra. No menciones la cabeza entre las manos, que no dice que nuestro candidato se aburre y no tiene interés en lo que se está diciendo.

Pero dicen mucho más las manos que las palabras. Si te tapas la boca se interpreta como mentira, exageración, falsedad e incertidumbre y el excesivo movimiento de las mismas, habla de personas emotivas y, el poco movimiento de las manos de personas racionales.

Las piernas y brazos nos indican pensamientos que las palabras del interlocutor no dice. Por ejemplo, ante unas piernas cruzadas debemos pensar en que no está de acuerdo y, si son los tobillos los que cruza pensemos en que se calla algo que debíamos de saber o, tiene recelo o nerviosismo para contar cosas.

Algunos tipos de lenguaje no verbal

El paralenguaje se entiende como la cualidad no verbal de la voz: vocalizaciones, acentos, risas, bostezos, pausas repentinas o imperfecciones del habla: pausas, repeticiones o silencios.

La proxémica es el espacio que se utiliza para hablar, referido al aspecto personal y social de la comunicación. Es la cercanía o distancia entre las personas que se comunican.

Existen cuatro tipos:

·         Intima: menor de 50 cm

·         Personal: sobre los 50 o 75 cm

·         Social a uno o dos metros.

·         Pública a más de dos metros.

Leer: 7 técnicas de lenguaje corporal que te ayudarán.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo