viernes, 13 de abril de 2012

Los 10 mandamientos para fracasar seguro en los negocios.



En 2009 se publicaba un libro titulado "Los 10 mandamientos para arruinarte", escrito por Donald R. Keough. En varias entrevistas que el autor concedió a los medios, se le preguntó qué pasos aconsejaba para que un emprendedor tuviera éxito en los negocios. Donald R. Keough afirmó irónicamente que él no tenía ni idea de lo que debías hacer para alcanzar el éxito, pero sabía perfectamente lo que sí debías hacer para tener un fracaso asegurado, por lo que el libro exponía ciertos mandamientos inversos del éxito, que por tanto nos conducirían sin lugar a dudas a una meta final: La ruina y el fracaso de un negocio.

Basándose en un principio muy cierto, el autor expone que las empresas no fracasan por adoptar estrategias equivocadas. El fallo real lo cometen las propias personas que lideran las empresas. Por tanto, si tu meta es fracasar como emprendedor y hundir tu negocio, aquí tienes 10 mandamientos para conseguirlo y no fallar en el  intento. Te bastará con aplicar cuidadosa y esmeradamente uno o varios de estos puntos:



1. No te arriesgues.

Muchas empresas dejaron de asumir riesgos. Les asustaban los riesgos, por lo que el final de esa empresa fue acabar en un cementerio con una lápida que decía: "Aquí yace una empresa que murió libre de riesgos". Para fracasar, recuerda... nunca asumas riesgos.

2. Sé inflexible.

Cuando las condiciones a tu favor cambien, cuando algunas personas te digan que has ejecutado una mala estrategia, mantente firme en tu postura, sé totalmente inflexible y sólo de esta forma fracasarás.

3. Aíslate.

Los mayores fracasos empresariales vienen de la mano del aislamiento del emprendedor. Aislándote conseguirás no sólo no saber lo que no sabes del negocio, sino que estarás totalmente confiado en que lo poco que sabes es totalmente cierto y acertado.

4. Siéntete infalible.

En un alto porcentaje de empresas que fracasaron se encontraron ejecutivos que antes de la quiebra se sentían infalibles. "Tú de esto no sabes", "yo de esto sé más que tú", y evidentemente, desperdició la oportunidad de aprender de otras personas que podían aportar algo. Si quieres fracasar, siéntete infalible en todo momento, pues suele ser cierto, y es que los demás nunca nos podrán aportar nada.

5. Muévete cerca de la ilegalidad.

Este mandamiento pocas veces fallas, y es que si algo se puede hacer dentro de la ilegalidad, ¿por qué hacerlo de forma legal?. En el libro comparaba a algunos directivos con las estrellas del rock, además de dar un repaso a los responsables financieros de esta crisis, los cuales comenzaron cambiando la pregunta de "¿Es legal lo que estamos haciendo?" por la de "¿Es correcto?", y acabaron preguntándose "¿Crees que nos pillarán?". Por tanto, cruza la linea de la legalidad para no fallar en tu objetivo.

6. No te pares a pensar.

Para fracasar debes tomar decisiones conforme te vienen a la cabeza. Pensar es sólo para las personas que quieren tener éxito y detenerse en analizar una situación o decisión que tenemos en mente es una pérdida de tiempo si queremos fracasar. El pensamiento es uno de los mejores activos que tiene una empresa, nunca lo uses o podrías no fracasar.

7. Confía ciegamente en expertos y asesores externos.

Lo cierto es que los expertos y asesores externos suelen ser necesarios para las empresas cuando nos adentramos en nuevos mercados o contemplamos nuevas perspectivas de crecimiento. Lo que el autor se refiere cuando habla de confiar ciegamente es a no intervenir en el análisis de la situación. Nos recuerda que los expertos también fallan, y si no, que se lo pregunten a los "expertos analistas bursátiles". Para fracasar, contrata a un experto y que él dirija la empresa. Evidentemente, cuanto más libertad y poder le des al experto en la toma de decisiones, antes alcanzarás tu objetivo para fracasar.

8. Adora la burocracia.

Al igual que en el mandamiento número 7, una poca de burocracia es buena, aunque un exceso de burocracia podría ahogarnos. Si quieres impedir el progreso real de tu empresa, da siempre  prioridad a los aspectos administrativos sobre todos los demás y adora la burocracia.

9. Sé ambiguo.

El ser ambiguo y no tener un plan y estrategias claramente definidas, nos conduce a un territorio gris donde nada está claro, y por tanto, esta falta de premisas claras acelerará nuestro objetivo. Recuerda: Definir con claridad unas metas, objetivos, planes... es sólo para ganadores.


10. Ten miedo al futuro.

No hay mayor garantía de fracaso que tener miedo al futuro, ya que con ese miedo estamos dando por hecho que el futuro será un fracaso, y por tanto quedaremos paralizados. El miedo es bueno para fracasar, pero si además le añades algo de pesimismo para asegurarte de que consigue paralizarte, enhorabuena, pues ya casi lo habrás conseguido.

11. Un mandamiento de regalo: Pierde la ilusión por el trabajo y la vida.

Si quieres ahorrarte emplear cualquiera de los otros 10 mandamientos, el autor nos regalaba el número 11, pues con este único requisito te asegurarás el fracaso. "No he conocido a ninguna persona de éxito que no sintiera ilusión por lo que hacía y lo hiciese, además, con cariño". Y es que la pasión y la ilusión por aquello que hacemos, suele conducirnos al éxito, así que nunca lo hagas si quieres fracasar. Trabaja en cosas que no te apasionen y lleva un tipo de vida con la que no te sientas a gusto. Sólo de esta forma lo conseguirás.


0 comentarios: