.......... ........ ......... ....... .......

Tú sí que vales… (en la búsqueda de empleo)

20 de abril de 2012



El desempleo es un problema nacional. En los jóvenes se hace preocupante. Según  el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) el 73% de los menores de 35 años, lo considera su primer y principal problema.

Estas no son las únicas cifras abrumadoras. El 26,2% de los desempleados jóvenes que acceden a un puesto de trabajo son de titulaciones universitarias o superiores y solo el 15,9% son aquellos que acceden a un empleo con estudios básicos. Según la edad, el 20,4% de los que acceden al empleo tienen entre 16 y 24 años, mientras que el 23,9% están en el intervalo de 25 a 34 años. Ambos son el segmento joven. De 35 a 45 años, acceden el 21,8% y mayores de 45 años, solo llegan a acceder a un puesto de trabajo el 17%.

Después de meses de búsqueda activa de empleo. Después de haber realizado unos estudios dignos. Después de haber profundizado mi formación académica con formación complementaria. Se pasan los años y… soy un desempleado.


Tú sí que vales…

Párate y reflexiona. No te desesperes. Hay muchos como tú y tardan en encontrar trabajo. Busca, infórmate, prepárate e intenta encontrar en alguna de estas cuestiones la solución a tu problema, pero nunca, te desesperes: tu formación, tus habilidades, tus experiencias siempre serán válidas para una empresa, solo es cuestión de encontrarla.

¿Dónde busco empleo? En aquellas empresas demandantes de empleados cuyos estudios y requisitos son los que yo me he preparado.  ¿Estás abierto a trabajar de otra cosa?

¿Dónde quiero el trabajo? En mi ciudad o no me importa desplazarme a otra localidad.

¿Destaca mi curriculum? He conseguido hacer un curriculum diferente a la gran mayoría. He pasado del folio en blanco, fotocopiado y con el estilo común de todos, a realizar algo diferente que llame la atención.

¿Mis estudios son diferentes? Claro somos cientos los que nos presentamos a un puesto con un perfil académico igual al mío. Todos tienen la misma educación académica. Tengo que sobresalir en algo más, o en las capacidades humanas o en la formación complementaria.

Mis entrevistas de trabajo. Estoy tan acostumbrado a realizarlas que ya no las presto atención. ¿No puede ser la justificación tu propio desinterés por las empresas a las que acudes?. Prepara tu vestuario, tu imagen y tus conocimientos sobre la empresa. Dialoga con ella y muestra tu interés.

Yo ¿opositor? Has pensado en buscar trabajo a través de una oposición a cualquiera de las administraciones públicas.

No me hacen fijo: has reflexionados los motivos:  ¿la empresa hace contratos indefinidos o solo soporta contratos temporales?. ¿Has evolucionado en el trabajo o te has dedicado a cumplir?. ¿Tu actitud hacía los esfuerzos laborales ha sido la adecuada?.

Me rechazan en las dinámicas de grupo. Reflexiona sobre tu comportamiento en las mismas, salen tus mayores virtudes o defectos.

No tengo experiencia y no me seleccionan: insiste. Sustituye las experiencias profesionales con tus experiencias personales. Aprende a expresar tu falta de experiencias laborales plasmando las personales.

Las condiciones laborales no me gustan: acepta, toma experiencia y luego busca opciones mejores. No lo descartes por sus condiciones, quizás puedas hacer “carrera” y mejorar y… recuerda… menos es nada.








Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo