.......... ........ ......... ....... .......

El asesor financiero que perdió su casa. Educación Financiera y la psicología del dinero.

16 de mayo de 2012



Decir en España que eres asesor financiero, la verdad, es que no dice mucho. En cambio, en Estados Unidos, el decir que eres asesor financiero o planificador financiero es básicamente decir que eres un gurú de las finanzas. Si a esto le añadimos que la persona de la que hablamos es Carl Richards, uno de los mejores escritores sobre Educación Financiera de Estados Unidos... el hecho de que perdiera su vivienda por no gestionar correctamente su capital, en un principio podría generar desconfianza hacia las personas que siguen al pie de la letra sus consejos financieros.

En cambio no es así, y si Carl Richards ya era bastante conocido, después del triste percance ha ganado popularidad, además de escribir sobre finanzas personales en The New York Times y publicar un libro llamado The Behavior Gap: Formas sencillas de dejar de hacer tonterías con el dinero.

Carl Richards asegura que aún sabiendo todo lo que hay que saber acerca del dinero, nunca vivió personalmente el aspecto psicológico del dinero, por lo que ha adquirido una vivencia añadida con su caso. Sus clientes no le restan credibilidad, pues Carl reconoce que no siempre uno se aplica los consejos que da. Ciertamente tiene razón, pues podríamos compararlo a la base científica de que el tabaco mata, pues el hecho de que un científico fume no significa que su teoría no sea cierta.

Carl resume el fracaso financiero de una persona con un simple gráfico escrito a mano en un papel y nos explica lo que significa esta imagen:



En finanzas todo es mucho más complicado que decir: "Hay que gastar menos de lo que se gana", ya que aún siendo un principio elemental, si todo consistiera únicamente en eso, todos seríamos ricos. Toda persona sigue una tendencia financiera, y una vez que tienes un plan financiero, se necesita invertir parte de tu capital, por lo que comienzan las expectativas y especulaciones.

En el gráfico se muestra lo que un inversor espera de la tendencia de un mercado concreto y una línea hacia abajo que muestra lo que será la tendencia real. Esta ilustración es perfectamente entendible para el mercado inmobiliario, ya que en ese mercado fue donde supuestamente Carl cometió el error, aunque en la práctica, su error no fue invertir en un inmueble de las vegas por valor de medio millón de dólares, sino el aspecto psicológico que lo llevó a invertir en esa vivienda.

Carl resume el peligro de la psicología del dinero en 2 puntos:

  • Compararnos con los demás: No hay mejor forma de arruinarte que compararte con el resto. Muchas son las personas que se fijan en su vecino, vistiendo trajes de 800 dólares, vehículos de alta gama y casas con hermosas parcelas. Cuando tus vecinos viven de esa forma y tú ganas mucho más que tus vecinos, es cuestión de tiempo que cometas el error de demostrarles que tú también te puedes permitir esos lujos con más facilidad que ellos. Peor aún sería el querer aparentar algo que no puedes permitirte.
  • Fallar en las tendencias del mercado: La vivienda siempre sube, nunca se devalúa. Y es cierto, a no ser que el precio de los inmuebles suba en 2 años lo que por lógica debería tardar 30 años en subir (burbuja). En el caso de este asesor financiero, cuenta que siempre deseó comprar una lujosa casa en la ciudad de Las Vegas. Una casa de esas de película, por lo que vio su oportunidad cuando lanzaron una promoción de viviendas de lujo por tan sólo 500,000 dólares. Carl se lo podía permitir, pues podía pagar tranquilamente la hipoteca, y si algún día no pudiera, como la vivienda siempre sube, ganaría unos 200,000 ó 300,000 dólares por la operación.


El caso es que cuando saltó la noticia de la burbuja inmobiliaria, su lujosa casa "plantada" en una zona donde se dejaron sin acabar cientos de viviendas e infraestructuras  por falta de liquidez de las constructoras y ausencia de crédito para proyectos inmobiliarios, Carl vio muy claro que finalmente vivía en una desastrosa zona y que su casa ya no valía ni la mitad de lo que estaba pagando, que unido a una crisis de ingresos personales por la crisis financiera que estalló, este asesor financiero no tenía un activo, sino una pérdida constante e innecesaria de capital destinada a una inversión cuyo dinero no le aportaría un retorno de capital.

Finalmente Carl entregó la vivienda considerando que había hecho la peor inversión de su vida poniendo en peligro sus finanzas.

No obstante, una vez que ya ha aprendido la lección, Carl se recupera perfectamente. Ahora es más famoso y probablemente obtenga el doble de beneficios del capital que perdió gracias a las ventas de su libro.

 "Donde quiera que mirara, la gente estaba ganando mucho dinero con la compra/venta de inmuebles y yo, precisamente les ayudaba a generar dinero de esa forma. Es por eso que no pude contenerme y finalmente entré"







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo