Loading

Finalmente, la OPV de Facebook ha hecho historia, pero no la historia esperada.

viernes, 18 de mayo de 2012


El sabor que les ha quedado a los inversores que esperaban ansiosos la salida a bolsa de la gran red social, más bien ha sido amargo. El sentimiento es de decepción. Facebook llegó a alcanzar en el primer minuto de salida los 45 dólares por acción, para finalmente entrar en "barrena" hasta los 38 dólares iniciales. Posteriormente volvió a subir por encima de los 41 dólares hasta volver a caer al nivel inicial. Finalmente los títulos de Facebook han conseguido cerrar con una tímida rentabilidad del 0,61% alcanzando los 23 centavos de beneficio por acción ($38,23).

Podría haber sido mucho peor, ya que ha habido suerte en que la acción haya aguantado el tipo en los 38 dólares. De lo contrario se podrían haber disparado las ventas aún más por el posible "fiasco total". Ahora bien, ¿qué ha ocurrido para que la salida a bolsa de Facebook haya tropezado de semejante manera?


Muchos son los que se preguntan qué ha ocurrido, aunque hay muchas teorías, lo cierto es que se pueden resumir perfectamente en unos pocos puntos y en un lenguaje coloquial.

Por un lado tendríamos el fallo en la parte técnica, ya que según comentan, el volumen de demanda fue tan excesivo que se tuvo que retardar la salida a bolsa durante casi media hora. En ese tiempo comenzaron a informar de que el precio de salida sería de 42 dólares en lugar de 38. Más adelante se rumoreó que podría salir a 44 dólares, por lo que toda aquella persona que tuviera una orden de mercado enviada con un límite, tuvo que anularla y enviar otra nueva o, sencillamente pensárselo mejor y decidir no entrar a ese precio.

En las mesas de negociación se produjo de igual modo el desconcierto, ya que al no saber si habían adquirido acciones o no, o si habían comprado acciones a 38 o 42, debido a los fallos técnicos, pudieron disparar automáticamente la venta al ver el precio en 45 dólares.

Mark Zuckerberg ha cometido el error de inflar demasiado el precio de las acciones, por lo que los primeros inversores institucionales que adquirieron las acciones a buen precio, una vez que salió a bolsa, la situación ya era evidente: "¿para qué esperar a vender cuando en un minuto he acumulado una ganancia estupenda?".

Lo siguiente que ocurrió lo podríamos definir de una forma muy sencilla. Una vez que los "espectadores" veían la evolución de las acciones, muchos ya pensaron que ocurriría igual que con Linkedin y que las acciones alcanzarían el 140% de rentabilidad, pero... muy alejado de la realidad, ya que como me decía Gregorio Horga, se produjo "mucho pez pequeño entrando y mucho pez gordo saliendo".

Por otra parte, Bloomberg fue muy oportuno anunciando minutos antes que Facebook será demandado por 15,000 millones de dólares por rastreo de usuarios. Eso también ha ayudado a pulsar el botón "pánico-venta"

Grandes inversores han ganado mucho dinero al vender rápidamente. Muchos inversores minoristas han perdido dinero al no tener más remedio que comprar acciones a un precio inflado que posteriormente se devaluaba. Aunque ha habido un gran ganador, que ha sido Zuckerberg, el cual ha conseguido su objetivo, recaudar 16,000 millones de dólares.

¿Qué hacemos con las acciones de Facebook ahora?

Supongo que lo más sensato es esperar unas semanas o quizás meses, pues como ya decíamos en nuestro anterior artículo, tras la locura de una OPV de este tamaño, el mercado fijará el precio objetivo en las próximas 2 semanas. Ahora Facebook tiene que demostrar que puede crear valor y aumentar los ingresos. Puede que algún día, Zuckerberg nos anuncie un nuevo sistema de publicidad fuera de la Red Social, alguna nueva aplicación para generar más ingresos o un cambio en su actualmente criticada publicidad por poco eficiente.

Algunos afirman que probablemente veamos a Facebook cotizando por debajo de los 30 dólares, y otros no descartan que eso ocurra, pero aseguran que antes de que Facebook cotice a 30 dólares, probablemente lo veamos cotizando a 150 dólares.

Y por último, recordar la suerte que muchos minoristas españoles han tenido al no poder ejecutar las órdenes de compra desde sus plataformas españolas, ya que el haber lanzado una orden "de mercado" les hubiese hecho adquirir acciones por encima de 42 dólares, mientras que ahora, ya pueden comprarlas a precio de OPV (38 dólares).

Negocios1000.com



3 comentarios

  1. O sea que, los peces gordos compraron masivamente a 38 provocando una subida a 42 para luego vender y hacer un gran negocio.
    Los pequeños intentaron comprar también a 38, pero no lo pudieron por culpa de "algunos problemas técnicos" y cuando lo lograron ya era demasiado tarde, las acciones ya habían subido a causa de la compra masiva de los grandes inversores y los pequeños tuvieron que comprar a precios de 42. No habría demasiado problema si no fuera porque ahora los grandes inversores especuladores harían un gran negocio vendiendo a 42 y provocando con esas ventas que la cotización se desplomara a niveles iniciales por debajo del valor de compra de los pequeños.
    Ahora los pequeños tienen su dinero paralizado a saber cuanto tiempo y los grandes han recuperado su inversión, han ganado dinero y tienen la posibilidad de volver a comprar ahora que están en 38 aunque después del negocio que han hecho no tendrán prisa y esperarán a ver como evoluciona en los próximos días o semanas para decidir si volver a comprar o no.

    Que grande! Me encanta tu blog! Hace menos de una semana que lo leo y ya me parece que entiendo de invertir en bolsa. Menos mal que no tengo dinero para hacerlo.

    Gracias por todo lo que aportas en el blog.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Felipe, pero no es del todo así. Era una OPV, por lo que algunos de los peces gordos tenían las acciones a 28 dólares, otros a 35 y otros a 38, por lo que al salir a bolsa no tuvieron que comprarlas (ya las tenían).

      Una vez se abrió, muchos de los que no compraron acciones de la OPV, comenzaron a comprar provocando la subida hasta los 45 dólares, momento en el que tanto los que tenían a 28 dólares como los de 38, ya habían hecho el agosto y dijeron de venderlas, devolviendo el precio a los 38. Si no bajó más, fue porque los colocadores compraban acciones para impedir que la acción cayera por debajo del precio de salida.

      Hoy ya no hay colocadores, por lo que finalmente el precio ha caído por debajo de los 38.

      Pero sí, más o menos has captado la idea de la inversión en bolsa, pura especulación.

      Recibe un saludo.

      Eliminar
  2. Gracias por la aclaración Carlos.

    Un saludo para ti también.

    ResponderEliminar

 


Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):




Editores de este blog


Victoria Bernal

Empresaria del sector textil. Amante de la moda y las finanzas

+ Visto última semana