.......... ........ ......... ....... .......

Elecciones Griegas: Consecuencias para los mercados y otros problemas que no tienen nada que ver con Grecia.

16 de junio de 2012



Este domingo se celebran las Elecciones Generales en Grecia, de cuyo resultado podríamos decir que depende en cierto modo el próximo comportamiento de los mercados. Un fin de semana donde los inversores estarán pendientes en todo momento del evento heleno. El diario expansión publicaba la opinión de Goldman Sachs barajando los 3 escenarios posibles que se podrían dar.

En primer lugar nos encontraríamos con el escenario que Goldman Sachs considera más probable, y es que el Gobierno elegido decida continuar en el euro, aunque no asumiendo de forma incondicional las medidas de austeridad impuestas por Europa. En este probable escenario, Grecia no recibiría las ayudas por parte de la Troika, aunque podría seguir beneficiándose de las ayudas del Banco Central Europeo.



En este escenario, la prima de seguridad de los bonos estadounidenses y alemanes se disiparía gradualmente, por lo que subirían su rentabilidad. Las bolsas probablemente subirían, pero inicialmente de forma moderada, ya que el escenario de débil crecimiento se mantendría.

Por otra parte tendríamos una salida rápida de Grecia de la zona euro donde Grecia introduciría su propia moneda. En ese caso, el BCE detendría las ayudas en euros al país. Grecia tendría cerrados los mercados de capitales, obligando al Gobierno a un balance de caja básico. En este caso, las bolsas podrían sumirse en un duro escenario de bajadas temporales, aunque Europa ya se encontraría preparando un plan de contingencia para minimizar estos efectos.

El tercer escenario sería una salida lenta, ordenada y programada. Grecia sería excluida aunque no hay ningún mecanismo legal para forzar su salida, pero en la práctica sería posible al negar a los bancos helenos las ayudas del BCE. Goldman Sachs considera que este escenario es menos probable que el primero aunque más probable que el segundo. Este escenario ya estaría técnicamente descontado por los mercados, aunque ello no evitaría la volatidad.

El mismo diario (expansión), recoge la afirmación de la gestora Henderson Global Investors, donde se indica que nos están vendiendo un escenario de "fantasía" ya que si Grecia sale del euro, no lo hará de forma amistosa y si Grecia permanece en el euro, en ningún caso accederán a las medidas austeras, entre otras cosas, porque de poco han servido esas medidas hasta ahora, por lo que es necesario una intermediación política para suavizar la negociación y llegar a un acuerdo.

Y mientras miramos a Grecia... ¿qué ocurre en España?

Siguiendo el viejo dicho, España está pendiente de la espina en el ojo de Grecia y nos estamos olvidando de la viga con la que España carga en sus hombros, pues podríamos acabar como Grecia.

Cuando Ana Botella hacía su compleja ecuación matemática con respecto a la homosexualidad, "Si sumamos una manzana y una pera no nos pueden dar dos manzanas", esa misma ecuación es aplicable a la economía española, pues si sumamos una manzana (Rescate) + una sandía (endeudamiento) + una pera (subida del IVA) + una cereza (recortes) + un melocotón (aumento del paro), lo trituramos y le añadimos un poco de licor (más austeridad), a mí tampoco me salen 5 manzanas (crecimiento económico), sino más bien un churro (nuevo rescate).

Los medios internacionales no confían en nosotros. Bloomberg parece que lo tiene claro, y es que España no saldrá adelante. The New York Times lo tenía más claro aún, y es que el rescate de España, con una economía estancada, acabará en un nuevo rescate, y no de la banca, sino del país, pues ya ha quedado demostrado que las medidas austeras no contribuyen al crecimiento económico. Es imposible crecer si segamos el poder adquisitivo de la población, subimos impuestos y aumentamos el IVA. Si no crecemos no podemos cumplir con el déficit y si no podemos cumplir con el objetivo del déficit, adiós a las "líneas de crédito".

Cito textualmente las palabras que María Dolores Cospedal pronunció enérgicamente cuando se encontraba en la oposición: "NUNCA, NUNCA... NUNCA...ningún país ha salido de la crisis subiendo impuestos e IVA"

No sé por qué deberíamos pensar que hace unos años no era la solución y ahora sí, ya que la situación no ha mejorado, todo lo contrario.

Ahora bien, el problema no es sólo España, pues desde que decidimos entrar en este maravilloso experimento llamado Euro, nos unimos a una comunidad que abusó en su conjunto (España más que ningún país, todo sea dicho de paso) y ahora estamos en la famosa Europa de dos velocidades, donde el más veloz, Alemania, tiene incluso más deuda exterior que la propia España.

La Unión Europea se compone de unos cuantos países enfermos en su mayoría, una situación con la que no se contó el día que se dijo de crear la Eurozona, ya que si metes una pera podrida en una caja, puede contagiar a parte del resto, pero si metes de 20 peras podridas y una sola pera sana, ¿qué saldría de esa caja?. Es evidente, la manzana que le faltaba a Ana Botella.

Se suele decir que una vez pase lo que deba pasar en Grecia, ya no quedarán más noticias negativas para los mercados, y eso no es cierto, pues una vez acaben las elecciones helenas, aparecerá el fantasma del rescate en nuevos países de la Euro-zona, además de enfrentarnos a la nueva desaceleración económica de Estados Unidos, Japón y Europa, situación que nos introducirá en la ya denominada y esperada Tormenta Perfecta, donde se llegará a una clara conclusión, y es que hemos acumulado unas deudas que son imposibles de pagar, por lo que la solución se encontrará en otras medidas que no son las que hasta ahora se están empleando por las principales potencias económicas y, en especial, las empleadas por Europa.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo