.......... ........ ......... ....... .......

¿Plan de pensiones?, va a ser que no. 2 alternativas más atractivas.

31 de agosto de 2012



Puede que el actual sistema de pensiones esté en peligro o que en un futuro el cobro de la pensión sea tan bajo que una vez lleguemos a la vejez, no nos de para mucho lujos. Es por eso que los planes de pensiones privados comienzan a cobrar importancia y cada vez más personas son conscientes de la necesidad de asegurarse un poder adquisitivo una vez nos retiremos. No obstante, un plan de pensiones rara vez es una inteligente alternativa. Explicamos las principales desventajas de los planes de pensiones.

La principal desventaja de un plan de pensiones es muy clara, y es que la rentabilidad de un plan de pensiones siempre está por debajo de la propia inflación. Un plan de pensiones es como depositar el dinero en una hucha o meterlo bajo el colchón en el mejor de los casos, con la desventaja de que no puedes usarlo ni rescatarlo ante problemas económicos, salvo algunas contadas excepciones que te obligarían a demostrar la necesidad del rescate de tus ahorros (en un 80% de los casos se niega).


Cuando hablamos de productos de inversión, siempre recordamos la importancia de elegir un producto que sea líquido, es decir, que podamos disponer del dinero cuando deseemos. Ahora imagina que tienes depositado en un plan de pensiones 90.000€ y necesitas 6.000€ para una emergencia, para aprovechar una oportunidad de inversión o sencillamente para montar un negocio. Al no poder disponer de ese dinero (que no es mucho) te verás en la obligación de pedir un préstamo al banco con sus correspondientes intereses, por lo que esos intereses deberían ser restados al plan de pensiones, ya que de haber podido hacer uso del dinero, no tendríamos por qué haberlos pagado.

Por tanto, meter el dinero en un lugar sabiendo que no lo vamos a poder tocar en 30 años es demasiado arriesgado, pues no sabemos cuándo necesitaremos ese dinero. Rara vez una persona curtida en educación financiera recurre a este tipo de producto de ahorro. La única ventaja de hacerse un plan de pensiones sería por las ventajas fiscales que ofrece este producto, ya que las aportaciones desgravan en la declaración de la renta, claro que eso sería similar a invertir dinero en bolsa buscando perder, ya que las pérdidas en bolsa también desgravan.

2 Alternativas al plan de pensiones.

Alternativa nº1. La conservadora (rentabilidad media)

Usar los productos de renta fija habituales e ir renovándolos a nuestro gusto, pudiendo aprovechar las nuevas oportunidades de inversión. Podemos comenzar de jóvenes con una cuenta remunerada en la que podemos ir introduciendo cada mes la cantidad de dinero que íbamos a introducir en el plan de pensiones.

Cuando alcancemos los 1.000€, 2.000€ ó 10.000€ podemos pasar a los depósitos de plazo fijo donde podemos conseguir desde un 2 hasta un 3,5% anual. En momentos puntuales encontraremos algunos por encima del 4 y cerca del 5% (en el caso de España, ya que en otros países lo normal es un depósito por encima del 8% dada la inflación del país).

Si queremos una inversión en renta fija a más largo plazo, tenemos la deuda soberana, donde en el caso de España se ha estado pagando más del 7% por el bono a 10 años, aunque también tenemos a un plazo menor con rentabilidades atractivas.

Conforme vayan llegando los vencimientos de nuestras inversiones, vamos estudiando aquellas que mayor rentabilidad nos den para así, reinvertir nuestros beneficios. Cuando llegues a la jubilación, usando únicamente productos de inversión en renta fija, podemos sacarle a nuestros ahorros más de un 60% (puede ser mucho más), que básicamente sería un 75% más de lo que nos hubiese dado un plan de pensiones en esos 30 años.

Alternativa 2. Perfil de riesgo aunque matemáticamente controlado.

La otra alternativa es ir al mercado secundario y buscar esas compañías cotizadas de baja capitalización bursátil. Esas empresas que actualmente cotizan por debajo del euro, y en algunos casos, su cotización se expresa en menos de 20 céntimos.

Como hablamos de una inversión aproximadamente a 30 años, elegimos 10 empresas de este tipo. Nombro algunas y ahora explicamos las matemáticas básicas: URBAS*, Ezentis, Quabit*, Solaria, Natraceutical, Biosearch, Fersa, Vertice 360, etc... algunas de estas empresas cotizaron por encima de los 20€ y podrían volver a hacerlo, aunque vamos a calcular unas expectativas a la baja.

He puesto un asterisco* a Urbas y Quabit, ya que su sector es el inmobiliario, por lo que serían las dos que más riesgo tendrían, aunque la primera está intentando diversificar en renovables. El otro día escuchaba a un analista que respondía a un ahorrador sobre la inversión en Urbas cuando ésta cotizaba a 0,011€. Este analista le respondía que si era paciente (10-15 años), Urbas podría volver a sus niveles. Pues bien, Urbas cotizó por encima de los 4€. En un escenario muy positivo, con tan sólo 100€ compraríamos más de 7.000 acciones a precio actual. De volver a sus niveles, obtendríamos unos 28.000€. Aunque repito que personalmente no creo que esas 2 acciones alcancen nuevamente esos niveles, aunque si llegaran únicamente a 1€, podríamos ir a celebrarlo a lo grande.

¿Por qué digo que el riesgo es controlado?

Estoy seguro de que 1 ó 2 (puede que incluso 4) acabarán cotizando por encima de 4€, sobre todo en el caso de Ezentis (0,145€), la cual sí la podríamos ver en sus máximos niveles alcanzados. También contamos con el riesgo de que 1 ó 2 de estas empresas podrían dejar de existir, aunque si diversificamos nuestro capital entre ellas, con que una sola empresa vuelva a su nivel, la rentabilidad sería de 3 dígitos.

Con respecto a Biosearch y Natraceutical son empresas de biotecnología que podrían tener un fuerte recorrido una vez salgamos de la crisis.

En resumidas cuentas, con tan solo 10.000€ repartidos entre este tipo de valores con vistas a 20-30años, no sería ninguna locura pensar que podríamos convertirlos en más de 1 millón de euros. Podría hacer combinaciones de escenarios posibles, aunque haría demasiado pesado el artículo, por lo que uso 2 valores para que os hagáis una idea.

Ejemplo 1. Si invertimos 5.000€ en Ezentis, 3.000€ en Natraceutical y 2.000€ en Urbas, tendríamos.

  • Ezentis:  5.000 : 0,145 = 34.482 acciones
  • Natraceutical: 3.000 : 0,13 = 23.076 acciones
  • Urbas: 2.000 : 0,014 = 142.857 acciones
20 años más tarde.
  • Ezentis alcanza los 15€. 34.482 x 15 = 517.230€
  • Natraceutical a los 4€.  23.076 x 4 = 92.304€
  • Urbas desaparece. =====================
En este escenario tendríamos 609.534€. Esto puede parecer el cuento de la lechera, aunque después de hacer todas las combinaciones posibles y poniendo el peor escenario posible donde 5 de estas empresas desaparecen y las otras 5 se quedan por debajo de las expectativas, por mucho que intente ponerme en plan negativo total, no me sale una rentabilidad por debajo del 200%.

Y como ventaja de este sistema tenemos que la bolsa es un producto líquido que en un momento determinado, ante un comportamiento inusual de un valor, podemos deshacernos de nuestra inversión y recuperar nuestro dinero o dedicarlo a otros valores.

Como ya comentábamos en un anterior artículo, toda aquella persona que en 1999 invirtiera 20.000 dólares en Apple, actualmente tiene cerca de 2 millones de dólares. Y eso es mucho mejor que un plan de pensiones.

Visita nuestra sección de educación financiera.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo