.......... ........ ......... ....... .......

Educación Financiera: Motivos por los que debes entender la bolsa, aunque nunca inviertas en ella.

2 de octubre de 2012



La bolsa, como cualquier otra inversión en la que busquemos una rentabilidad, consiste básicamente en vender algo a un precio mayor del que lo compramos. Únicamente de esta forma es posible ganar dinero. Todos en un momento dado hemos invertido o invertiremos en un futuro en algo que tiene el mismo sistema de análisis que la bolsa, por lo que cuanto antes rompamos el mito de que la bolsa no es para todo el mundo, mucho mejor. No hace falta que inviertas en bolsa, pero es obligatorio que la entiendas, pues eso te ayudará más de lo que en un principio puedes imaginar.

Solía decir un viejo inversor ya fallecido que si entiendes la bolsa, entiendes la vida, pues esta persona era capaz de crear un paralelismo con la inversión en bolsa incluso en aspectos que nada tenían que ver con el dinero. 

Los problemas financieros de una persona suelen venir sobre todo al no obtener una entrada de capital suficiente como para hacer frente a los gastos del día a día, así como la ausencia de entrada de capital. Otros tienen una entrada de capital suficiente pero no son buenos ahorradores, y aquel que ahorra, en ocasiones no sabe sacarle rentabilidad a su dinero al no saber en qué invertir. Claro que en gran parte de las ruinas económicas de las personas se encuentra el hacer una mala inversión.

1. Tu vivienda, tu primera inversión en bolsa.

No sabes nada de bolsa pero compras una vivienda. ¿A qué precio?, ¿En qué lugar?, ¿Es un buen precio?, ¿Cómo estás tan seguro?, ¿Seguro que subirá el valor de tu vivienda o se devaluará?.

El 99% de las personas que compraron una vivienda en 2006, invirtió en una acción inflada en un mercado a punto de caer. Básicamente invirtió en un valor en caída libre y ha perdido dinero, pues su vivienda, probablemente, durante los próximos 20 años no alcance el valor al que se compró.

Cuando todo el mundo decía que el precio de la vivienda siempre sube y nunca baja, los que invertíamos en bolsa, decíamos algo así como: "Y un carajo", pues principio básico de la inversión es que todo lo que sube, en un momento dado, baja, y desde luego, cuando se asiste a fuertes rebotes, suelen venir acompañados de una corrección, aunque ante la locura inmobiliaria que vivimos, cambiamos del blanco al negro sin pasar por el gris.

Pocos analizaron para comprar la vivienda algunas cosas que hay que analizar, pues algunos, en un mercado inflado, encontraban casas o pisos que consideraban baratos fuera del casco urbano de la ciudad. Cuando el mercado cae, prácticamente todas las acciones pierden valor, salvo algunas no cíclicas, que en el caso de la vivienda serían las viviendas que se encuentran en el centro de las ciudades o las enfocadas al mercado de lujo, un mercado que no ha perdido valor adquisitivo.

Lo caro o barato es relativo. Puedes comprar una casa por 120.000€ en un pueblo a unos 20km de la capital y hoy el venderla será una utopía. En cambio, un piso en el centro por 300.000€, te será difícil venderlo, pero las probabilidades son algo mayores. En pocas palabras, probablemente sea más fácil vender un chalet por 3 millones de euros en una urbanización de lujo que un apartamento por 60.000€.

La especulación inmobiliaria es exactamente igual que la bolsa. El primero compra y vende al segundo, el cual vende al tercero que no tarda en vender al cuarto, pero el quinto se queda pillado ahí arriba, pues ya no encuentra comprador. 

2. El coche, la peor inversión que harás en tu vida.

Primer consejo para hacerte millonario: No vivir como un millonario, y mucho menos intentar aparentar que eres lo que no eres. Esta gran error se suele cometer a la hora de elegir un coche. Un coche, ya de por sí es un valor que se devalúa a los 5 minutos de comprarlo, y con el paso de los años, su valor es menos de 0. Es decir, un vehículo probablemente acaba costándote el doble de su precio (intereses, revisiones, pago de impuestos varios, seguros, etc...).

Hoy día, cuando veo a alguien que tiene un coche que cuesta 3 veces más que el mío, en ningún momento se me pasa por la cabeza de que esa persona tiene tres veces más dinero que yo, sino una deuda 3 veces más grande que la mía. Pagará más por el seguro, por las revisiones, por el sello y evidentemente por las letras. Hoy día en España hay muchas personas con unos coches tan lujosos que su propietario no tiene dinero para llenar el depósito. 

Comprar un coche es comprar una acción que sabes de antemano que va a caer, por lo que cuanto más limites la pérdida, mucho mejor.

3. El Matrimonio, otro tipo de inversión en bolsa.

Decía este viejo inversor que gran parte de su éxito se lo debía a la inspiración y constante afán de superación que le producía su mujer. También avisaba de que la elección incorrecta de tu acompañante sentimental, te puede llevar a la ruina en todos los aspectos (económicos y anímicos).

Solía decir que el comienzo de una relación sentimental es un mercado alcista, pues durante los primeros días, meses o años, el amor crece y crece, pero llega un momento en que el amor toca su primera resistencia (ya no crece más). En algunos casos se produce una estabilización y en otros un claro cambio de tendencia (mercado bajista), por lo que debes elegir a una persona que llegado el momento en que el amor toque su resistencia, esa persona al menos, te genere buenos dividendos. 

En su caso, asegura que recibió durante toda su vida muy buenos dividendos por parte de su mujer, pero conoció casos de otras personas que por hacer la elección incorrecta, perdieron más del 50% de su fortuna en algunos casos y otros quedaron destrozados anímicamente por alargar una situación cuyo final ya estaba sentenciado. En bolsa, si un valor no se comporta como teníamos pensado (genera pérdidas) no se deben alargar esas pérdidas.

En resumen: Haremos distintas y variadas inversiones a lo largo de nuestra vida, y todas y cada una de ellas se deben analizar como un valor de bolsa. Aquella inversión que esperamos que suba su valor y aquella que sabemos de antemano que va a perder valor al ser un "activo" necesario pero devaluable (el ejemplo del vehículo). 

Otras inversiones las consideramos gastos al no revalorizarse, pero no vemos los dividendos, como puede ser el invertir en cursos o libros que te ayuden a formarte profesionalmente. Lo que se debe intentar es que cada euro que salga de nuestro bolsillo, sea una inversión que a corto, medio o largo plazo, nos ingrese unos cuantos euros más en nuestro bolsillo.

Y por último, analiza la tendencia del mercado en el que estás invirtiendo, así como el momento de entrada y la posible duración del ciclo, ya que algunos emprendedores se lanzan a abrir un negocio porque han visto que docenas de emprendedores abrieron un tipo de negocio que era muy rentable, pero... volviendo a la bolsa, ¿Podrías estar seguro que ese mercado no está al borde de la saturación? (cerca de la resistencia o tope).

Otros entran en un mercado muy cíclico, ganan dinero pero no diversifican para que cuando se produzca el cambio de ciclo, puedan seguir obteniendo ingresos. Se lo juegan todo a un sólo valor.

Recuerda, tan importante es saber entrar en una inversión como poder salir con un riesgo controlado.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


1 comentario

  1. Excelente aporte le que nos han dejado en este post, y mejor aun las comparaciones de actividades cotidianas con la bolsa, pensar que hace poco mi conocimiento sobre bolsa también eran nulos, sin embargo mis asesores de pammh me guiaron en cuanto a conocimientos financieros se refiere y no me puede quejar ahora mi economia es mucho mas estable claro que ellos también fueron quienes me ayudaron a apalancarla.

    ResponderEliminar

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo