..... ........ ...... ...... ....

Cómo quitar $90.000 de deuda en 3 años + conclusión final.

lunes, 21 de enero de 2013



Es la historia reciente y real de Stephanie, una chica estadounidense de 26 años que vivía cómodamente hasta que se dio cuenta de que había caído en la trampa del dinero gratis hasta el punto de que ya no podía avanzar sin hacer frente al problema de la deuda. Nos cuenta su historia y cómo lo hizo paso por paso, esperando sirva de ayuda para muchos de nuestros lectores atrapados en esa misma trampa.

A los 26 años, yo trabajaba muy duro, pensando que lo tenía todo bajo control. Aún estaba pagando mis préstamos estudiantiles y hacía uso de mis tarjetas de crédito para mis caprichos, como casi todo el mundo.

Stephanie | Foto: learnvest.com

Mis padres no tenían dinero para pagarme la universidad, pero eso no impidió que asistiera a la Universidad de Maryland para obtener mi licenciatura en Antropología. Como tuve problemas para obtener becas y subvenciones, finalmente tuve que hacerlo con préstamos estudiantiles que se suelen conceder a un bajo interés. Una vez acabé mi carrera, conseguí un trabajo de 50.000 dólares anuales y vivía como cualquier persona. Salía con mis amigos, compraba caprichos y me iba de viaje mientras pagaba el mínimo de mis préstamos, además del mínimo de mis tarjetas de crédito. Todo me iba bien.

Hace 3 años conocí a un chico con el que comencé a tener una relación. Llegó el momento de hacer planes juntos, cambiarme de ciudad para vivir con él, etc... Este chico era un amante de las finanzas y cuando salió el tema de mi deuda, llegó hasta el fondo y descubrió un problema al que yo jamás le dí importancia.

Este chico sumó todas mis deudas en un hoja de cálculo y el resultado fue como una bofetada, ya que el total de mis deudas era de 90.000 dólares, lo que me convertía en una persona sobre-endeudada para los bancos al ser muchos préstamos pequeños. De continuar pagando únicamente los mínimos de mis deudas, hubiese tardado más de 10 años en quitarme todas estas deudas, sin contar con los intereses.

Mi novio me demostró cómo cada año estaba más endeudada en lugar de menos, a pesar de que hacía frente a los pagos, una situación muy común en personas endeudadas, por lo que me propuso un plan en el que únicamente tardaría 3 años en quitarme esas deudas por completo.

Ordenamos las deudas de mayor a menor interés, por lo que en primer lugar tenía las tarjetas de crédito, 15% de interés, préstamos personales, un 9% y finalmente los préstamos estudiantiles que se habían dividido , entre un 2% y un 3,5%. Había que hacer desaparecer esas deudas por ese orden.

Los trucos para pagar mi deuda.

Mis préstamos estudiantiles van desde los 3.000  hasta los 20.000 dólares del préstamos federal y algunas tarjetas de crédito desde los 3.000 hasta los 9.000 dólares, que al ser la mayor tasa de interés, sería lo primero en quitar.

Comencé a hacer un presupuesto de mis gastos mensuales, para intentar buscar la forma de ahorrar entre 500 y 1.000 dólares mensuales y sumarlos a los 800 dólares que pagaba de mínimos en los créditos.

1. Alquiler: Dejé mi piso en el que vivía yo sóla y me cambié a un piso más pequeño, en un barrio más barato y busqué un compañero de piso para cubrir gastos. Con esta medida reduje a la mitad el gasto de piso.

2. Cable y prensa: Cancelé mi suscripción de televisión por cable y de la prensa que recibía en mi domicilio. Gracias a internet, desde mi ordenador podía tener ambas cosas.

3. Gimnasio: Dejé de pagar los 95 dólares mensuales del gimnasio y comencé a hacer ejercicio en casa y al aire libre.

4. Teléfono y seguros: Limité el uso de llamadas y datos hasta recortar mi factura telefónica en 30 dólares, además de quitarme algunos de los seguros que estaba pagando. Reduje también el seguro del coche en unos 80 dólares con otra compañía.

5. Entretenimiento: Cambié mi forma de divertirme. Noches de fiesta en casa con los amigos e intentando disfrutar mucho más por el día los fines de semana, haciendo senderismo u otro tipo de actividades más sanas que salir hasta las 6 de la mañana entre copas. No sólo conseguí ahorrar dinero, sino que conocí a otro tipo de personas que me aportaron cosas distintas.

6. Viajes: Me encantaba viajar, y de esto no quise prescindir al menos una vez al año, pero sí que recorté el período de vacaciones y gracias a internet, encontré distintas páginas donde se ofrecían viajes Low Cost para grupos de personas. Nuevamente, ahorré en mis vacaciones y conocí a muchas personas nuevas, gente muy interesante.

Una vez hechos los recortes en mis gastos, ahora debía buscar la forma de ganar un dinero extra para poder aumentar al máximo mis ingresos y poder quitarme las deudas lo más rápido posible.

1. Niñera: Me dí de alta en página especializa en servicios de niñeras, donde trabajo varias horas a la semana cuidando niños en mis ratos libres y se paga  bien.

2. Estudios científicos: Me apunté a todos los estudios científicos que pude, donde se suelen pagar desde 50 hasta 150 dólares por ser parte de los experimentos (siempre que no llevaran riesgo).

3. Freelance: Me apunté en diversas páginas online de trabajos freelance, donde algunas empresas pagan por un trabajo hecho o por escribir un artículo relacionado con una temática en concreto. Eso se me daba bien y podía hacerlo también en mis ratos libres.

En mi empresa se dieron cuenta de lo que estaba haciendo y apreciaron mi fuerza de voluntad para trabajar tan duro, por lo que cuando había alguna tarea de importancia dentro de mi empresa para ganar un dinero extra, me la solían ofrecer.

Algunos meses conseguí más de 2.000 dólares de dinero extra (no todos), pero gracias a este esfuerzo en unos 6 meses conseguí quitarme las deudas de mis tarjetas de crédito, lo que me permitió bajar el duro ritmo  de trabajo y comenzar a quitarme el resto de mis préstamos.

Mi nueva vida

En la actualidad me encuentro libre de deudas y ya tengo algunos ahorros. Ahora muchas personas me preguntan cómo lo he hecho, y al verdad es que no es fácil, pues algunas semanas trabajé hasta 20 horas extra además de las 40 horas semanales de mi trabajo. Mi única recompensa era ver cómo estaba cumpliendo mi objetivo.

¿Valió la pena este esfuerzo?, desde luego que sí, pues de lo contrario aún estaría pagando esas deudas y probablemente continuarían creciendo.

Conclusión final.

El caso de esta chica, muestra cómo es posible conseguir un objetivo con algo de esfuerzo, y sobre todo, reconociendo el problema. También muestra otra cosa, y es que esta chica de no haber tenido deudas y haber elaborado esta misma estrategia, en la actualidad no habría quitado 90.000 dólares de deuda, sino que podría haber ganado 90.000 dólares que de haberlos invertido correctamente se podrían haber convertido en un mínimo de 98.000 dólares.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):


+ Visto última semana

Editores de este blog


Victoria Bernal

Empresaria del sector textil. Amante de la moda y las finanzas