.......... ........ ......... ....... .......

Trastornos sexuales y adicciones serán de los negocios más rentables de la próxima década.

4 de febrero de 2013



Vivimos en el entorno perfecto para generar todo tipo de trastornos y adicciones. Internet, la crisis, el estrés, las preocupaciones e incluso el aburrimiento, fomentan una incubadora de adicciones que según el doctor Robert Weiss, creará una de las  industrias más rentables alrededor de estos problemas. Las adicciones y los problemas a los que se refiere este doctor son de lo más diversos y abarcan a todas las clases sociales.

El consumo de ansiolíticos y antidepresivos se ha disparado de una forma preocupante. El que este medicamento vaya con receta médica, no significa que no pueda crear adicciones y daños a largo plazo. La crisis ha hecho que millones de personas en todo el mundo recurran a esta medicación, y muchas de ellas quedarán completamente "enganchadas".

La disfunción eréctil en el hombre hoy día ya es una industria muy rentable, pues entre el estrés y las preocupaciones económicas (psicológico) y los malos hábitos alimenticios (físico) han hecho aumentar hasta en más de un 25% los casos de hombres que pierden la vergüenza para reconocer el problema ante un profesional. A medida que el hombre pierda este "miedo", aparecerá una cifra real verdaderamente preocupante y que necesitará tratamiento. Aunque las disfunciones sexuales no sólo son cosa de hombres, y cada vez más mujer recurren a especialistas para tratar diversos problemas relacionados con la sexualidad.

Internet crea un daño colateral que abre la puerta hacia otros problemas.

Por un lado tendríamos la adición que está generando la tecnología, pues cada vez más, aumenta el número de horas que pasamos frente a una pantalla de ordenador. Incluso hoy día, ya le dedicamos más tiempo a internet que a la televisión. La crisis también ha propiciado que tengamos más necesidad en un principio de usar las nuevas tecnologías para encontrar trabajo, y posteriormente (una vez no encontramos trabajo) tener el tiempo suficiente para navegar y navegar.

Por otra parte, internet ha favorecido otro tipo de adición relacionada con el sexo, y es que el porno está a golpe de un sólo click en la red, y cada vez más personas se dan cuenta de que ya no pueden vivir sin el porno. A este tipo de adición llegan cada vez más jóvenes e incluso han aumentado los casos en los menores de edad.

El uso desproporcionado de internet en general y el porno en particular se está cargando la vida social de las personas y las familias, según  Robert Weiss, y se dan cuenta cuando ya necesitan un tratamiento recurrente. Es más, las redes sociales están haciendo todo lo contrario de lo que su nombre indica, pues se está cambiando el concepto "social real" a "social virtual"

La adición a la cocaína y el alcohol también ha aumentado. El nuevo perfil de persona que pide ayuda para curarse de "Alcoholismo" suele ser el de hombres y mujeres de clase media muy afectados por la crisis y que recurrieron a esta adición para evadirse de los problemas, aunque al otro extremo tendríamos el de la clase alta, que cada vez con más frecuencia recurren a profesionales que les ayuden a dejar su adición a la cocaína.

El problema de la mayoría de las adiciones nombradas (sobre todo la de internet y el porno) es que una persona rara vez se da cuenta de su adicción, pues el que estemos 6 horas sentados frente a una pantalla de ordenador, hoy por hoy nos parece lo más normal del mundo, y según este doctor, no es para nada normal, del mismo modo que no considera normal el entrar a un bar y ver una mesa de 5 amigos, cada uno de ellos "jugueteando" con su terminal móvil. 

Del mismo modo, al tener el porno al alcance de la mano, cosa que antes era más complicado de conseguir, hace que muchas personas se excedan con su consumo, pudiendo potenciar el llegar a ser lo que comúnmente se denomina un "pervertido", con los problemas que eso conlleva no sólo para el adicto, sino para las personas que tratan con el adicto. 

Es por eso que tanto los negocios como las franquicias dedicadas a la desintoxicación de malos hábitos (tabaquismo, alcohol, cocaína, disfunciones sexuales) tendrán una clientela creciente para la próxima década, y según el Doctor Weiss, en Estados Unidos, la clase alta llega a pagar hasta 50.000 dólares al mes por ingresar en granjas de desintoxicación, sobre todo para cocaína y adición al sexo, y en muchos de los casos , los clientes vienen con ambas adicciones.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo