jueves, 21 de marzo de 2013

La 1ª empresa del mundo que funciona sin jefes y que está valorada en 4.000 millones.




Imagina una empresa donde no hay jefes, ni gestión de nivel superior ni departamento de recursos humanos. Las bonificaciones, despidos o contrataciones se determinan por consenso de todos los compañeros. Ahora imagina que esta empresa está entre las primeras de su mercado y está valorada en 4.000 millones de dólares. Pues bien, no es una broma, y esta empresa existe. Se llama Valve y es una de las principales creadoras y desarrolladoras de videojuegos.

Esta empresa asegura que tiene un modelo de gestión horizontal, sin jerarquías, a pesar de que tiene 400 empleados en la actualidad. Su modelo está basado en lo que varios miembros de la empresa han descrito como los principios del anarco-sindicalismo. Efectivamente, la libre asociación de los trabajadores entre sí.


El anarco-sindicalismo es una teoría económica con raíces en el siglo 19 que articula una forma de gobierno en el que la auto-organización de la plantilla logran metas directamente. En esencia: el socialismo sin Gobierno centralizado además de los sindicatos.

La forma en que esto se manifiesta es que, después de un proceso endógeno en el que un comité de auto-organización contrata a un nuevo empleado, él o ella es libre de afiliarse libremente y moverse por cualquier proyecto que tenga la compañía o crear el suyo propio.

La movilidad dentro de una empresa es fundamental, según dice uno de los trabajadores de la compañía, ya que han demostrado que un trabajador que libremente emplea su creatividad es mucho más eficiente que una persona a la que se le limita su trabajo o se le ponen restricciones.

Contrataciones y despidos pueden ser iniciados por algo tan simple como una conversación entre dos empleados en un pasillo, ya que para tomar una decisión, ésta debe contar con dos personas (lo que denominan pares) Y las bonificaciones, que a veces pueden ser como 10 veces el salario de un empleado base, están sujetos a revisión por pares, pero sin decisión de líderes estipulados.

A pesar de que muchos puedan pensar que este tipo de gestión horizontal puede dar lugar a abusos por parte de algunos, lo cierto es que estas empresas dependen en gran medida de las personas que realmente creen en las normas sociales que rigen su existencia. Es decir, según los miembros de esta empresa, la mayoría de empresas necesitan jefes porque no han contratado al personal adecuado,  ya que si contratas a una persona responsable e implicada con un proyecto, sabrá lo que tiene que hacer y no necesita a alguien que se lo recuerde diariamente. "Todos tenemos una metan común, que es ser los mejores en nuestro mercado, y por ahora lo estamos consiguiendo", decía un trabajador de Valve.

Valve fue fundada en 1996 por Gabe Newell y Mike Harrington, ambos ex-trabajadores de Microsoft.

Cuanto menos, curioso el sistema de empresa y quizás algo extraño que haya conseguido tener éxito.


0 comentarios: