.......... ........ ......... ....... .......

Errores de los que aprendieron 4 personas de éxito en los negocios.

27 de abril de 2013



Siguiendo con la serie de personas influyentes en los negocios de Linkedin Today (The Influencers), esta vez recopilamos los errores que cometieron 4 personas de éxito al inicio de sus carreras, que en aquel momento pareció un auténtico desastre a corto plazo, pero muy beneficioso en el largo plazo al estar aprendida la lección y tenerla presente para no volver a cometer ese mismo error.

Nuestra anterior publicación de Personas Influyentes era: Los mejores consejos que recibieron 9 personas de éxito en los negocios (Recomendable). En Negocios1000 hemos destacado estos errores-lecciones que a su vez son excelentes consejos que debes tener muy en cuenta:

1. Loic Le Meur.



Error en los negocios:  Depender del negocio de un tercero.

En 2008, este emprendedor aprovechó el boom de Twitter. La plataforma permitía a los desarrolladores crear aplicaciones basadas en Twitter. Le Meur fue pionero en este aspecto y decidió crear una empresa- Seesmic- expresamente para el uso de aplicaciones en Twitter. Cuando Twitter observó la cantidad de aplicaciones que había en el mercado y que en cierto modo les perjudicaban, Twitter cambió de estrategia. algunos desarrolladores fueron adquiridos, otros tuvieron que desaparecer y en el caso de Seesmic tuvieron que reinventarse de un día para otro.

Lección aprendida: No bases tu negocio exclusivamente en el éxito de otra persona, porque todo puede cambiar de un día para otro. Si dependes de otra persona para que tu negocio funcione, el empresario es la otra persona. Tú eres únicamente un trabajador más la empresa de la otra persona.

Nota: Fuera de las palabras de Le Meur, lo cierto es que con internet, sin darnos cuenta, muchos empresarios dependen de un tercero. Algunos dependen de Facebook, otros de Google, otros de Amazón. Si algún día cambian las reglas (y en internet cambian constantemente), ojo con no estar bien diversificado.

2. Justin Rosenstein.



Error: Yo podría haber lanzado Google Drive, pero no lo hice.

Justin trabajaba en Google cuando tenía 22 años, y se le ocurrió la idea de Google Drive. Trabajó durante mucho tiempo dándole forma a su proyecto. Llegó el momento de sacarlo adelante pero Larry Page rechazó la idea. Justin no defendió su proyecto, probablemente porque a raíz de la negativa de Larry, perdiera confianza en su propia creación. "No insistí lo suficiente porque yo era uno más en la empresa y no tenía ni el poder ni la convicción necesaria para cambiar algo". Como podemos observar, Google Drive hoy está en el mercado, aunque 5 años más tarde.

Lección aprendida: Si estás trabajando en un proyecto, si tienes un sueño, lucha por él, defiéndelo. Si has estado viviendo, trabajando, respirando por ese proyecto y una compañía no cree en él, lucha contra ellos, no tengas miedo, y en última instancia, si tu empresa no quiere hacerlo, hazlo tú, siempre y cuando confíes en el proyecto.

3. T. Boone Pickens.



Error:  No hacer un estudio o estrategia de mercado.

Para su primer trabajo, Pickens decidió entrar en el negocio de "cortar el césped". Cerró varios acuerdos dando un buen precio a los clientes para el verano. El negocio prometía. Una vez cerró los acuerdos, se dirigió a cortar el césped y se dio cuenta que la mayoría de los jardines eran como selvas tropicales donde no se había cortado el césped probablemente en años. Lo que iba a ser el ganar un dinero fácil en 30 días, se convirtió en 3 meses de trabajo a jornada completa doble. No compensó el dinero que gané con el trabajo realizado.

Lección aprendida: Ojo con las ofertas. A veces, por querer coger un trabajo a toda costa, suele hacer ofertas de las que más tarde te arrepientes. Si hubiera tenido empleados en aquel momento, me hubiera costado el dinero hacer aquellos trabajos. Mi abuela me dijo que había hecho un muy mal negocio, pero desde aquel entonces y durante más de 50 años en el mundo de los negocios no he vuelto a cometer ese error nunca.

4. Rajat Taneja



Error: No hacer mi discurso en un ascensor.

Una vez me subí a un ascensor y casualmente en él estaba un importante ejecutivo de una gran compañía, la cual me hubiera gustado tener como cliente. No fui capaz de decir nada más que "hola".

Lección aprendida: Después de ese corto trayecto en el ascensor, me prometí a mí mismo que a partir de ahora haría un mayor esfuerzo para conectar con las personas sin dejarme intimidar. Las oportunidades no siempre aparecen cuando estás preparado para recibirlas, y en ocasiones hay que improvisar. (Leer: 18 lecciones de negocios que aprenderás tarde o temprano). En los negocios hay que aprovechar al máximo los momentos que nos ofrecen oportunidades. Puede que no hubiera conseguido nada, o puede que sí. Ya nunca lo sabré, pero desde aquel entonces, sea una respuesta afirmativa o negativa, jamás me quedo con la duda.

De interés:







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo