.......... ........ ......... ....... .......

5 Formas en que Recursos Humanos es engañado para contratar al trabajador equivocado.

5 de abril de 2013



Probablemente más del 90% de los candidatos mientan a lo largo del proceso de contratación en una empresa. Algunas son las típicas mentiras, otras simplemente una ocultación de cierta información y lo más común es engordar nuestras aptitudes o conocimientos.

El 46% de los curriculum tienen información falsa, e irónicamente, en tiempos de crisis, muchos recién licenciados están descargando su curriculum para que no les digan eso de "usted está demasiado preparado para el puesto que ofrecemos". Las mentiras más comunes en el curriculum, y que en ocasiones hace que el entrevistador deba hacer la labor de detective, serían las siguientes:

1. Mentir en Educación, preparación o cursos.

Más del 20% de los candidatos mienten sobre su educación o cursos complementarios. Sin ir más lejos, el mismo  Scott Thompson, ex-presidente de Yahoo fue contratado gracias a que tenía un graduado en Ciencias de la Computación de la universidad de Stonehill. Su único graduado era en contabilidad, y esa mentira le sirvió para entrar en Yahoo, cosa que no hubiera conseguido si hubiera sido completamente honesto. Muchos de los candidatos ponen en sus curriculum cursos que no han hecho o no han terminado, o nivel de idiomas que no tienen.

2. Fechas, salarios y descripciones falsas de sus puestos en empresas.

El 30% de los candidatos mienten en las fechas e inflan los salarios que cobraban en anteriores empresas. La crisis ha provocado el cierre de muchas empresas, por lo que ahora es sencillo que un candidato mienta en el puesto que realmente realizaba en la empresa, lo cual es difícil comprobar ya que la empresa cerró y ya no existe. Puedes decir que hacías funciones de marketing cuando realmente no lo hiciste. Incluso en un momento dado tuviste la función de traer café a las reuniones con los proveedores y eso te da derecho a poner que administrabas el servicio de hospitalidad hacia los clientes.

3. Las mejores referencias son las que no existen.

Más del 15% de los candidatos suelen poner referencias falsas. Puedes poner que trabajaste en una empresa que ya está cerrada y poner el teléfono de tu supuesto jefe, el cual, puede ser tu hermano, un amigo o tu padre. ¿Acaso sabe el reclutador con quién está hablando?. En otros casos ponen como referencia a una importante persona que rara vez atendería una llamada. Imagina que pones como referencia a Amancio Ortega, el cual te recomienda personalmente. Ni los periodistas son capaces de hablar con él, así que dudo un reclutador pueda verificar que Amancio Ortega no te conoce.

4. Aprovecharse de los reclutadores. 

Por muy innovador que sea el sistema de contratación y por mucho que intentes cazar al candidato con preguntas psicológicas, extrañas o innovadoras, siento decirte, amigo empleador, que Google ya tiene esa información y está disponible para todo el que quiera prepararse para tu entrevista. Es decir, encontrarás candidatos que no valen ni dos céntimos, pero responderán a tus preguntas hasta hacerte creer que son la salvación de la empresa. (Leer: Entrevistas de trabajo tipo Google te pueden estar costando buenos trabajadores)

5. Intimidación y manipulación de los reclutadores.

Hay personas que saben ganarse a las personas, y un reclutador no es una excepción. En ocasiones, la entrevista de trabajo se convierte en una venta, y mira por dónde, hay candidatos que son muy buenos vendedores a los que cuesta decir que no queremos comprar. La posibilidad de que un reclutador sea engañado a lo largo de un proceso de contratación suele ser muy alta y crece a medida que crece la desesperación de los candidatos.

Las líneas continuas en Recursos Humanos tampoco ayudan a elegir a los mejores candidatos. En cierto modo son las empresas las que están pidiendo a gritos que se les mienta, ya que tienden a castigar a los candidatos honestos. Probablemente, finalmente se llegue a la conclusión de que una entrevista debería tener, al igual que el carné de conducir, una parte de "parafernalia teórica" donde el candidato puede mentir o decir la verdad, y una parte práctica, donde deberá demostrar su valía y comprobaremos si al menos sabe hacer aquello que dice que sabe.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo