.......... ........ ......... ....... .......

Tulipomanía: Los primeros activos especulativos del mundo moderno. Aún se pone de ejemplo aquella crisis.

29 de mayo de 2013



El mes pasado se cumplieron 376 años de la crisis de los tulipanes (Tulipomanía). El Gobierno holandés se reunía para intentar solucionar un problema acuciante: El sector del tulipán se iba a pique, se desmoronaba.

Me imagino que hablar de una burbuja de tulipanes a los jóvenes de hoy, les puede resultar algo absurdo. Un escritor contemporáneo escribió en 1648: "Nuestros descendientes, sin lugar a dudas, se reirán de la locura humana de nuestra época".
Algunos siglos más tarde, no sólo no nos reímos, sino que nos damos cuenta de que la estupidez humana no tiene ningún límite. Los tulipanes holandeses fueron el primer activo especulativo del mundo moderno, sufrido en los Países Bajos en el siglo XVII. Fue el primero, aunque evidentemente no fue el último, puesto que durante los siguientes siglos se ha conocido una burbuja cada 50 años (de media), algo que cada vez se da con mayor frecuencia, hasta el punto que a día de hoy, solemos ver una burbuja cada 10 años. (Ver: Las 4 fases de una burbuja).


Por si aún no conoces algunos de los detalles que dieron lugar a esta crisis de tulipanes, te mostramos una breve pero didáctica historia. la tulipomanía como probablemente nunca te lo han contado.

Según la tradición, la Tulipomanía tuvo sus raíces en el Imperio Otomano.

Un embajador de la corte de "Suleiman the Magnificent" descubrió esta flor, la cual es nativa de Asia Central. A finales del año 1500, decidió enviar los tulipanes a unos amigos botánicos.

Recoger y coleccionar cosas como conchas de mar u obras de arte ya era algo muy normal antes de que los tulipanes llegaran a Europa, claro que eran objeto de comercio, no de especulación.

Ya había mercado de futuros en Amsterdam.

Irónicamente, en la actualidad, una de las posibles burbujas que están al caer son los derivados financieros. La bolsa de Amsterdam abrió sus puertas en 1602, donde se operaba con granos y algunas materias primas como si de un mercado de futuros se tratara, aunque algo más informal.

Las flores en general eran uno de los negocios más rentables para los comerciantes, cuanto más extraña y bella fuera la flor, más se pagaba por ellas. Y entre todas las flores, los tulipanes comenzaron a deslumbrar positivamente siendo la la flor más demandada y  mejor pagada, sobre todo por la gran cantidad de variedades que el tulipán tenía.

Primeras casas de bolsa de tulipanes.

En la década de 1630, aparecieron las primeras casas de bolsa para negociar el precio de los tulipanes. Un poeta contemporáneo dijo que "el comercio de tulipanes resultó estúpidamente irresistible", a pesar de que en un principio, la negociación en bolsa de tulipanes estaba reservado para ricos y artesanos calificados. Las familias pobres de la época comenzaban a ver cómo los de siempre se enriquecían ahora con los tulipanes.

Poco a poco se fue extendiendo la posibilidad de entrar en el negocio de los tulipanes. Vecinos hablaban con vecinos, amigos con amigos, los médicos con los pacientes y los taberneros con los clientes, completamente fascinados de la gran oportunidad para hacerte rico gracias a los tulipanes, porque el precio de los tulipanes siempre sube. ¿Os suena de algo?

Llegó la locura.

En 1637, Un tipo de tulipán muy popular pasó de valer 125 florines a 1500 florines en menos de 12 meses. Una auténtica locura que se superó con creces el mismo año. Se llegó a pagar por un Viceroy hasta 4.403 florines y por una Admirael Van Enchuysen hasta 5.200 florines.

El récord lo batió el Semper Augustus, alcanzando los 6.000 florines, que para entendernos, sería el precio equivalente de época a más de 20 toneladas de trigo. Dicho de otra manera, con el precio de un tulipán podría haberse alimentado a varias ciudades enteras durante 12 meses.

Estaban en una peligrosa burbuja, y por la falta de existencia de otras burbujas, había un desconocimiento total de lo que podía ocurrir.

Comenzó la oleada de ventas.

Nadie sabe exactamente qué fue lo que provocó la oleada de ventas, aunque algunos dicen que el colapso pudo ser debido a la peste bubónica, cosa que no es cierto, ya que la peste bubónica se dio en 1936, un año antes de batir récord de precios en los tulipanes. Así mismo, la peste bubónica disparó aún más los precios de prácticamente todo, debido a la falta de mano de obra. Otros dicen que pudo ser debido a una mala negociación en Haarlem, donde un acuerdo salió mal y pudo poner en alerta a los poseedores de tulipanes.

El caso es que todo el mundo quería vender sus tulipanes, pero ya nadie quería comprarlos, por lo que muchos ricos que habían invertido toda su fortuna en tulipanes, jamás pudieron recuperar la inversión. Cuando se da esta situación en la que no hay compradores, el valor real del tulipán pasa a ser de 0 florines.

Después se supo, según diferentes escritos, que las casas de bolsa habían comenzado a plantar y cultivar sus propios tulipanes para enriquecerse colocando tulipanes en el mercado.

Al no haber compradores, muchas casas de bolsa y compañías de seguros que habían surgido en torno al tulipán, se vieron obligados a cerrar.

A pesar de que algunos gobiernos centrales, incluido Estados Unidos, se reunieron rápidamente para intentar solventar la situación, nada pudieron hacer para evitar la debacle económica que causaron los tulipanes. Los tulipanes destruyeron toda la economía a un ritmo que nunca antes se había visto en la historia.

Cuentan los escritores de la época que una gran cantidad de comercios cerraron y los ex-ricos andaban desorientados. Nadie sabía explicar lo que había ocurrido, salvo algunos poetas que ya lo avisaron.

Se comenta que una vez el pueblo estaba sumido en una profunda depresión, aparecieron los primeros métodos "mágicos" para hacerte rico o ganar dinero de una forma fácil, así como aumentó el número de profesores que prometían enseñarte a especular con otros productos.

La crisis te los tulipanes hizo escuela, ya que en aquel momento cogió desprevenido a todo el mundo, y los ricos fueron incluso los más afectados, ya que eran los que más dinero tenían invertido en tulipanes. Con el tiempo, la técnica de las burbujas se ha perfeccionado para que el inteligente sepa aprovecharla y retirarse a tiempo, mientras el resto de la población entra tarde, no suele reconocer la burbuja y se queda con los "tulipanes" en la mano.

Negocios1000.com





Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo