.......... ........ ......... ....... .......

8 Consejos para iniciar un negocio desde casa.

19 de junio de 2013



El sueño de muchas personas sería poder tener su propio negocio sin necesidad de salir de casa, aunque lo cierto es que no todo el mundo serviría. Sé de muchas personas que han comenzado negocios desde casa y a los pocos meses, aún sin necesidad, han decidido alquilar una oficina por el simple hecho de que sentían que la casa se les caía encima. Tenían esa necesidad física de contacto con las personas de camino a la oficina, tener una obligación de horario, etc...

Por tanto, los negocios llevados desde el hogar no son para todo el mundo. Antes de comenzar, pregúntate si realmente podrías soportarlo o si tu idea es hacerlo temporalmente hasta dar el salto a una oficina fuera de tu casa. Sin duda, si queremos comenzar un negocio sin dinero, el hacerlo desde casa es el mejor comienzo.

1. Ten paciencia y prepárate para ser constante y persistente.

negocio desde casaCuando comenzamos un negocio desde casa, lo hacemos sabiendo que vamos a hacer una mínima inversión, y por regla general, los negocios en los que no invertimos demasiado o que comenzamos con recursos económicos muy limitados, suelen tardar un poco más en arrancar (hay excepciones). No verás resultados de un día para otro, por lo que la paciencia, constancia y persistencia serán tus mayores armas para el éxito en este "trabajo".

2. No ocultes que trabajas desde casa.

Por algún motivo, dirigir un negocio desde casa para muchos es aún sinónimo de estar en el paro haciendo chapuzas y probando suerte. Eso hace que muchos mientan sobre la ubicación de su negocio, como si se sintieran avergonzados si un cliente se enterara que su oficina no está en un edificio empresarial. No es que tengas que ir pregonando a tus posibles clientes que tienes la oficina en casa, pero en caso de que te pregunten, diles la verdad. 

No hay nada de malo siempre y cuando seas formal y honesto como emprendedor. Además, las dos mayores empresas del panorama actual nacieron en un garaje. Lo sé, ese ejemplo ya está demasiado trillado, así que si te sirve de consuelo, cientos de médicos, asesores financieros y abogados que veranean en las Islas Caimán, tienen su rentable negocio en su propia casa. Eso sí, procura que la página web de tu empresa sea tan profesional como las de las empresas de "primera división".

3. Sé disciplinado para no caer en el mal de trabajar en casa.

¿Cuál es la maldición de la persona que tiene un negocio en casa?. Sencillamente... que la gente sepa que estás en casa, ya que corres peligro de convertirte en el chico de los recados y en algunos casos, en el conserje del vecindario. Todo comienza por "ya que no vas a ir a ningún sitio, ¿podrías ir a comprar leche al supermercado?". Otro día tu vecino te dirá: "Vecino, ya que estás en casa, te dejo las llaves de mi casa por si viene el electricista. Es que yo me tengo que ir a trabajar". Cuando quieres acordar, estás haciendo de todo menos trabajar, y las horas improductivas son sólo eso, horas improductivas.

4. Separa correctamente el espacio donde vas a trabajar del resto de la casa.

No caigas en el error de trabajar en el salón o en cualquier sitio. Intenta adecuar una oficina en el sótano o en un dormitorio vacío y quizás debieras invertir en hacer una separación en alguna parte de la casa, donde puedas tener tu ordenador, una impresora y silencio, y que en un momento dado puedas recibir a algún cliente en esa oficina improvisada sin necesidad de hacer negocios mientras el cliente ve cómo tus hijos juegan o tu pareja lava los platos.

5. Conoce las herramientas que debes usar para acelerar el crecimiento de tu negocio.

Antes de lanzarte a esta aventura, debes tener una estrategia concreta. Eso no cambia con respecto a otro tipo de negocios. En este caso debes saber qué herramientas gratuitas o de bajo coste te pueden ayudar a acelerar el crecimiento de tu negocio. Para ello dábamos algunos consejos y algunas herramientas de marketing de bajo presupuesto.

6. Más disciplina aún.

Tener la oficina en casa tiene otras desventajas, y es que sería muy fácil caer en la dejadez, pereza y sedentarismo. Marca unos horarios tanto para atender el negocio como para hacer ejercicio o tomar un café fuera. Podrías quemarte antes de lo que piensas.

7. Ojo con la social-adicción.

Sabemos que las herramientas de marketing obligatorias para un negocio son las redes sociales (Facebook, Twitter, Linkedin...), pero puede llegar un momento en que nos pasemos en el tiempo que le dedicamos a la gente en las redes sociales, y el tiempo, cuando lo pasamos bien, pasa volando. Puede que al final del día te preguntes si has hecho algo además de estar en Facebook y Twitter o vete a saber en qué otros sitios.

8. Aprende a desconectar.

Corres el peligro de trabajar los 7 días de la semana 16 horas al día, aunque no todo ese tiempo sea productivo. Ponte un día en el que por obligación no conectes el ordenador, no entres a Facebook ni a Twitter. Dejar descansar a tu mente y desconectar al menos 24 horas completas es la mejor forma que conozco de mejorar la productividad. Si no eres capaz de dejarlo aunque sea por 24 horas, amigo, tú no tienes un negocio en casa, lo que tienes es una adicción :). En serio, desconecta.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo