.......... ........ ......... ....... .......

10 motivos por los que fracasan los pequeños negocios al inicio.

18 de julio de 2013



Se suele decir que en muchas ocasiones un nuevo negocio ya ha fracasado antes de comenzar, aunque su fundador aún no lo sabe. Ya lo decía Sun Tzu en el arte de la guerra (aplicado a los negocios), y es que toda batalla es ganada antes de ser librada, lo cual significa que mientras algunos hablan de la suerte en el éxito de un negocio, otros lo llaman estrategia o planificación correcta.

Debemos partir de que la mayoría de los errores que cometemos como emprendedores, los solemos cometer sobre todo al principio, y esos errores son los que predestinan el futuro de nuestro negocio, donde algunos fracasan incluso antes de haber despegado. Aquí tenemos los 10 errores más comunes que cometen las pequeñas empresas y que debemos evitar o corregir.

Imagen: Arueda.com
1. Intentar crecer demasiado rápido.

El crecimiento es muy sano y es algo que todo emprendedor desea, pero el buscar el beneficio rápido sin un asentamiento correcto de las bases es un grave error. La sobre-expansión sin organización es letal para un negocio. En ocasiones, son los propios inversores los que hunden el negocio al meter presión al fundador exigiendo unos resultados rápidos. El crecimiento debe producirse paulatinamente. A veces, el comenzar a lo grande con la esperanza de abastecer todo el mercado con un nuevo producto es lo que nos hace sobre-endeudarnos mientras prestamos un mal servicio a nuestros primeros clientes. Tener más clientes de los que podemos atender es el factor número 1 por el que una empresa acaba quedándose sin clientes.

2. Mal seguimiento de las finanzas o mezclar las finanzas.

Un gran error del empresario hispano es mezclar las finanzas del negocio con las personales. Pagar las facturas y letras personales con los beneficios de la empresa es algo que nos impide saber si el negocio es rentable o por el contrario nos da pérdidas. En muchos casos se dice que el negocio no da dinero suficiente, cuando lo cierto es que es muy rentable, pero nuestros gastos personales son demasiado abultados. (Leer: Errores más comunes del empresario español)

3. Exceso de deuda.

Es difícil no caer en este error, pues la mayoría de los nuevos negocios comienzan con créditos y préstamos de todo tipo. En un alto porcentaje, muchos pequeños negocios cierran por no poder hacer frente a las letras incluso antes de haber de haber despegado en su actividad comercial. Esto nos llevaría al siguiente punto.

4. Mala planificación o error en el plan de negocio.

Aunque siempre aconsejamos hacer dos planes de negocio (el que presentamos para conseguir financiación y el plan de negocio real), la mayoría no dedican tiempo a éste último. Necesitamos un plan de negocio que nos ponga en la peor situación, pues créeme que siempre los gastos serán mayores de los previstos mientras los ingresos serán por debajo de lo esperado. Incluso el tiempo que vamos a tardar en arrancar suele ser más alto del que pensamos, y por tanto, necesitamos conocer de antemano este panorama completamente adverso para preparar nuestra estrategia.

5. Falta de capital de reserva.

Suelen decir algunos empresarios que si no tienes una reserva de capital para tu negocio que pudiera protegerte económicamente al menos durante 3 meses malos, quizás sería mejor esperar, pues prácticamente todas las empresas, en sus inicios han pasado por esta situación, una situación que provoca el cierre de un alto porcentaje de empresas que podrían haber tenido éxito pero se ahogaron en la tormenta temporal. Las reservas de capital en el negocio es lo que llamamos un Fondo de Emergencia en Educación Financiera.

6. Mala elección del local.

Un local céntrico es más caro que un local en una calle más escondida, pero probablemente el local céntrico sea más rentable aunque paguemos el doble. Es cuestión de hacer el correspondiente estudio de mercado. En otras ocasiones el problema es la falta de estudio del mercado. Ha habido emprendedores que han osado en abrir un supermercado frente a un Carrefour o una tienda de ordenadores a 2 kilómetros de un Media Markt. Otros han abierto una tienda de ropa en la misma calle que conviven 5 franquicias de ropa de primer nivel, lo cual en principio no es nada malo, pero para ello, o tenemos mejor precio o tenemos mejor calidad.

7. Comenzar un negocio mediocre con personal mediocre.

Una mala ejecución del negocio, así como un mal servicio al cliente o la incompetencia generalizada de los empleados, hundirán rápidamente el negocio. Cuando comenzamos una nueva empresa, no sólo debemos buscar trabajadores baratos para el negocio. Hay que buscar profesionales en aquella función que van a hacer. Los clientes no te darán tregua ni entenderán que estás comenzando. Ellos sólo entenderán que han comprado o contratado algo. El servicio ha sido bueno o malo, y eso mismo contarán al resto de posibles clientes.

8. Adaptación y flexibilidad.

Leía el otro día que el 70% de las empresas no sobreviven a los cambios. La capacidad de reconocer las oportunidades y ser lo suficientemente flexible como para adaptarse es imprescindible para sobrevivir y prosperar en el mundo de los negocios.

9. Desconocimiento del marketing.

Suponiendo que eres un excelente profesional en tu sector que te rodeas de los mejores y tienes un excelente producto o servicio, lo cierto es que no tienes nada si la gente no sabe que estás ahí. Muchos empresarios dan por hecho que es el cliente el que debe entrar libremente por la puerta de tu negocio, y eso ha cambiado. Ahora hay que ayudarle a entrar por la puerta, y eso se llama marketing, el cual por suerte, hoy día tienes las mismas posibilidades que una gran empresa. (Leer: 9 estrategias de márketing sin apenas dinero para pequeños negocios).

10. Subestimar la competencia.

Siempre debes ir un paso por delante de tu competencia, y por competencia es cualquiera (grande o pequeño) que venda y ofrezca lo mismo que tú. Muchos grandes caen, pero muchos pequeños consiguen crecer. Si unimos varios errores, éste sería el que más negocios cierra, por la sencilla razón de que nosotros iniciamos un negocio pensando que vamos a vender X y mira por dónde, no llegamos a vender X, pero esas ventas se han producido. Otros lo han vendido. De una forma o de otra, hemos subestimado a la competencia y finalmente somos nosotros los que cerramos mientras grandes y pequeños continúan abiertos.

De interés para emprendedores:






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo