.......... ........ ......... ....... .......

Los 7 principios inmutables de la inversión de James Montier.

15 de julio de 2013



En 2011, James Montier, considerado un provocador de los actuales métodos de inversión, relataba las 7 leyes o principios inmutables de la inversión, que serían aquellos que funcionaron en el pasado, funcionan hoy y funcionarán siempre. Sus sencillas leyes de inversión no son nada del otro mundo, pero su aplicación puede hacer que cualquier particular sea capaz de batir la rentabilidad de los grandes fondos.

Montier parte de la base de que la mayoría de las decisiones de inversión que tomamos no son racionales, y por ello compramos en la parte alta y vendemos en la parte más baja. Seguir la manada es lo que nos conduce a ver cómo vamos perdiendo dinero en lugar de ganarlo. Sus principios, como es evidente, coinciden con muchas de las leyes de inversión que empleaba Benjamin Graham, aunque para Montier, a diferencia del horizonte de inversión de Buffett y Graham (mantener las acciones para siempre), él piensa que "no hay nada que puedas comprar y mantener para siempre".

1. Exigir un margen de seguridad.

Entendemos que la valoración de empresas es complicada para el inversor particular, por lo que Montier, al igual que Graham, advierte de la importancia de invertir con un margen de seguridad, lo cual no significa valorar la empresa para comprarla a su precio justo, sino invertir dando ese margen para posibles errores en la estimación de su precio justo.

El margen de seguridad no sólo lo encontraremos en la valoración de empresas, sino en el momento de entrar en la empresa. Hay más probabilidad de ganar dinero invirtiendo en una empresa que está comenzando y tiene mucho potencial que, por el contrario, invertir en una empresa con un buen comportamiento en la última década y que ahora está recibiendo un castigo en su precio. Ejemplo: Comprar Google a 900 dólares no nos da ningún margen de seguridad, lo cual no significa que Google no vaya a continuar subiendo, pero comprarlas a este precio nos quitaría el sueño. En cambio, el haber comprado Google en los 200 dólares, sería haber entrado con un excelente margen de seguridad. En resumen: Busca la siguiente Google.

Un margen de seguridad es comprar las acciones y poder dormir tranquilo por las noches. No busques una empresa que haya tenido un crecimiento de dos dígitos durante 10 años. Busca una empresa que vaya a tener un crecimiento exponencial los próximos 10 años. Claro que en ocasiones, tenemos empresas que han crecido durante más de 50 años y continuarán creciendo casi con toda probabilidad durante los próximos 10 y 20 años. Por eso Buffett invierte en Coca-Cola.

2. Esta vez no es diferente.

Interesante punto de vista en este sentido, ya que estas palabras son las que siempre nos han metido en problemas. Siempre que se produce un "boom" de algo, bien sea construcción, empresas tecnológicas, se tiende a pensar que esta vez será diferente y que los modelos de negocio son distintos, que la visión ha cambiado. Si leemos entre líneas a Montier, básicamente entenderíamos que la mayoría de las nuevas empresas tecnológicas estallarán por las altas valoraciones tarde o temprano.

Cierto es que hay muchas tecnológicas como son Ebay, Amazon, Google, Apple, etc... cuyos negocios pueden ser más sostenibles en el tiempo, pero ojo con otras muchas, como pueden ser Facebook, Twitter, Linkedin, Groupon...ya que no sabemos cuáles serán los gustos de los usuarios dentro de 5 años. ¿Estamos seguros de que la red social del futuro ya está inventada?.

3. Ser paciente.

Lo más rentable es buscar una empresa infravalorada por el mercado y esperar que el mercado reconozca su potencial. Para ello necesitamos paciencia, y la paciencia es algo que no tienen la mayoría de inversores, los cuales cada vez están más dentro de la cultura del pelotazo rápido.

4. Haz lo contrario.

Teniendo en cuenta las estadísticas donde más del 70% de los cortoplacistas pierden dinero en bolsa, Keines solía decir: "El principio fundamental de la inversión es ir en contra de la opinión general, ya que si todos están de acuerdo en la compra de una acción que recibe todas las recomendaciones , es inevitable comprarla cara, y por tanto es poco atractivo". 

Como ya he dicho en más de una ocasión, algo en lo que personalmente puedo dar fe de que funciona, es que el mejor momento de comprar una acción no es cuando te la aconsejan, sino cuando te la desaconsejan. En muchas ocasiones, gracias a ésto, encontramos excelentes márgenes de seguridad al adquirir un valor.

5. El riesgo es la pérdida permanente de capital, no un número.

PER, VaR, Beta, Desviación estándar.... el tener en cuenta todos estos factores para tratar de indentificar qué riesgo asumimos en una inversión, es, sin ninguna duda una complicación innecesaria. A mi juicio, según Montier, el deterioro permanente de una inversión únicamente viene de 3 fuentes: 

  • 1- Riesgo de valoración, donde pagamos demasiado por una acción.
  • 2- Riesgo fundamental, donde compramos un valor que trae problemas de fondo, bien sea en su mercado, o bien que la empresa ha manipulado sus cuentas. Esto se denomina "trampas de valor". 
  • 3- Financiación del riesgo, apalancamiento, exceso de deuda... Ojo con invertir en empresas excesivamente endeudadas, ya que cada vez es más complicado re-financiar sus deudas a costes razonables.

6. Desconfía de las reglas del juego.

El apalancamiento es una bestia peligrosa. Nunca puede convertir una mala inversión en buena, pero puede convertir una buena inversión en mala. Montier asegura que cuando te ofrezcan un producto de inversión apalancado, en primer lugar desconfía de él.

En este punto, no estoy totalmente de acuerdo. Es cierto que cuando tenemos una gran fortuna, hay que evitar el apalancamiento prácticamente en su totalidad. Cuando tenemos algo de dinero, el apalancamiento debe estar en un bajo porcentaje. Y cuando no tenemos ni un euro en el bolsillo pero sí conocimientos, el apalancamiento es prácticamente obligatorio para incrementar nuestro capital.

Aunque es cierto que la mayoría de los productos apalancados están podridos por sus emisores  y diseñados para hacerse con el dinero de los "jugadores" minoristas. Siempre recuerda que la mayoría de los productos apalancados son de suma cero, lo cual significa que pierdes porque otro gana y ganas porque otro pierde. En estos juegos casi siempre ganan los grandes, lo cual significa que las probabilidades, por sentido común, siempre estarán en tu contra.

7. Nunca inviertas en algo que no entiendes.

Este principio o ley de inversión es 100% sentido común. No inviertas con un producto de inversión que no entiendas, no inviertas en una acción que no entiendas, y desde luego, no entres en bolsa si no conoces al menos lo más básico. Invertir en productos de inversión desconocidos por el simple hecho de que nos los han aconsejado o comprar acciones de empresas de las que no sabemos nada, son dos de los factores que más pérdidas provocan en los mercados.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo