.......... ........ ......... ....... .......

Cómo crear tu propio destino.

8 de agosto de 2013



Siempre he pensado que creer que hemos nacido predestinados para algo es, cuanto menos, muy peligroso. Aún así es cierto que muchos de nosotros hemos nacido predestinados a la necesidad de esforzarnos un poco más que el resto.

Seamos realistas en el sentido de que si una persona ha nacido en el seno de una familia rica con cientos de empresas, esa persona lo tendrá mucho más fácil, pero eso no significa que tú no puedas crear cien empresas. Eso sí, deberás trabajar mucho más duro que aquella persona que ya las tiene. Del mismo modo que aquel que ha nacido con todo hecho y sin esfuerzo, corre el riesgo de perderlo todo.

Para aquellos que hemos nacido menos afortunados, no tenemos más remedio que crear nuestra propia suerte, y eso únicamente lo conseguiremos haciendo nuestras propias elecciones. Y sí, en nuestras elecciones fallaremos, pero sólo falla el que toma decisiones, y eso irá creando nuestra dureza ante la vida y nos proporcionará un aprendizaje muy necesario.

Alguien me dijo alguna vez que la gente que tiene que comenzar desde cero es muy afortunada, pues el placer que se siente al subir cada peldaño con su propio esfuerzo es algo que no pueden sentir quienes ya están arriba, y al mismo tiempo, eso nos convierte en más  fuertes, inteligentes y preparados que aquellos competidores que no han creado esas durezas al no tener que subir esos peldaños.


1. Tener éxito no es tan difícil, pero es más fácil no hacer nada.

Jim Rohn no se cansaba de repetir que para él tener éxito fue sumamente fácil, pero observó cómo para otras personas era mucho más cómodo no hacer nada. Y en esta vida no te van a regalar nada. Si quieres algo, debes salir a buscarlo y tener las agallas necesarias para cogerlo.
"El éxito no es algo que encontramos, es algo que atraemos como consecuencia de la persona en la que nos convertimos"
¿No te gusta dónde vives, no te gusta tu trabajo, tu ciudad....? pues cambia todo eso, ya que como decía Rohn, tú no eres un árbol, no estás plantado en un trozo de tierra para toda la vida.

2. Encuentra el aprendizaje ideal.

En los libros se encuentra el aprendizaje para aprobar exámenes. El problema es que no se aprende demasiado, al menos lo que necesitamos. Pero luego tenemos la oportunidad de elegir a las personas de las que queremos aprender. Si quieres aprender de inversiones, hazte amigo de un inversor, si quieres aprender sobre negocios, hazte amigo de un empresario. He aprendido de algunas personas mucho más en un par de horas que en cursos de 12 meses.  (Leer: Las 3 decisiones más importantes que deberás tomar en la vida)

3. Revertir a un sentimiento de inferioridad con el fin de aprender.

Robert Greene, en su libro maestría, suele decir que la maestría se alcanza cuando nos convertimos en personas muy humildes dispuestas a aprender de todo el mundo. Aquellas personas que se creen superiores al resto, suelen fracasar muy rápido, ya que se están perdiendo la oportunidad de aprender.

4. Practica intensamente e inclínate hacia la resistencia y el dolor.

Bill Bradley quería ser jugador de baloncesto, aunque no tenía ni idea de Baloncesto, era lento y apenas saltaba, pero quería hacer eso mientras todo el mundo, incluidos sus padres y entrenadores le decían que lo dejara, que no era lo suyo. Hoy día su nombre está en el Salón de la Fama. Después del colegio entrenaba durante 3 horas todos los días, se puso pesas en los tobillos para coger fuerza en las piernas. No tenía las mismas cualidades que otros jugadores de baloncesto, pero la última palabra la tienes tú. Nadie debe decirte lo que puedes o no puedes hacer. (Leer: 4 personas como ejemplo de superación a pesar de sus limitaciones)

5. Elige un mentor.

Aunque la figura de mentor-protegido no está muy implementada en España, lo cierto es que es la forma más rápida de aprender. En Estados Unidos existe un dicho para los trabajadores: "No elijas una empresa, elige un jefe". Si tienes la oportunidad de exprimir la sabiduría o experiencia de una persona, conviértete en una esponja junto a ella.

6. Elije a tus héroes correctamente.

Solía decir Warren Buffett que según los héroes o las personas que admiras, así será esa persona. Una vez identifiques a quién quieres parecerte, métete en su vida, en sus gustos. Si tienes que comer lo que él come para entenderlo mejor, hazlo. ¿Por qué piensa como piensa?, ¿cuáles fueron sus ídolos?, ¿Qué libros leía?. Intenta copiar el camino de esa persona y sólo así aumentarás las posibilidades de conseguir lo que él consiguió. Ojo con los pasos que copias en la vida, pues todo indica que según el nivel y calidad de los pasos que copias, así será tu vida.

7. Pequeñas construcciones levantan grandes muros.

Teniendo en cuenta que la mayoría de la gente fracasa porque sus metas son muy ambiciosas y en un corto plazo de tiempo, quédate con esta filosofía: "No te pongas como meta construir un enorme muero. Ponte como meta colocar cada día un ladrillo". (Muy aconsejable: La clave del éxito con la estrategia Seinfeld). Recuerda que la constancia es muy poderosa, pues es la constancia lo que derribará cualquier muro.

8. No pierdas el tiempo.

Si identificas rápidamente qué es lo que quieres hacer, no pierdas tiempo y comienza a hacerlo cuanto antes. Abandona todo tipo de excusas. "Quien quiere llegar a una meta busca caminos. Quien no quiere llegar, busca excusas". Acertarás o fallarás, pero el resultado debes conocerlo cuanto antes, para, sólo así, volveremos a intentarlo nuevamente con tiempo de sobra. (Leer: Meg Jay: La importancia de aprovechar los 20 años).

9. Pégate a profesionales cuyo defecto sea la falta de diplomacia.

Hoy día considero que tengo un carácter y resistencia ante los problemas muy superior a la media, y debo agradecérselo a algunos jefes que tuve en el pasado, los cuales no querían un profesional más, sino al número uno. No busques personas que te consuelen ante los problemas, busca personas que te llamen "Gilipollas" por no encontrar una solución a esos problemas. Créeme, si buscas gente amable que se compadezca de tí, estás perdido, pues la vida puede ser muy dura y ella no se compadece de tí. Las palabras amables ante situaciones difíciles están bien. Las palabras duras te pueden caer como un jarro de agua fría, pero con el tiempo agradeces ese jarro de agua fría. Eso sí, no confundas falta de diplomacia constructiva con una falta de educación y críticas destructivas.

10. Crea cuanto antes un personaje.

En más de una ocasión he hablado de las líneas que debemos dibujar en nuestra vida. Por un lado tenemos una gran línea roja que jamás debemos cruzar, y por otro lado debemos marcar otra línea que en el momento que otra persona la cruce, rompamos cualquier tipo de relación con ella. Y nunca hagas excepciones, ya que las excepciones suelen llevar a la costumbre. 3 cosas deben dirigir tu vida: Tu honor, tu palabra y tus principios. Si eres una persona íntegra, tarde o temprano la gente se da cuenta del tipo de persona que eres y acaban abriéndose puertas que otros tienen cerradas.

11. Sé impaciente para comenzar, pero paciente para ver resultados.

Tanto la impaciencia como la paciencia son dos grandes virtudes, pero también dos grandes de defectos si alteramos el orden de los factores. Si tienes un proyecto en mente, sé impaciente por comenzar, pero no dejes que la impaciencia te desespere si no ves unos resultados rápidos.

12. La práctica es mucho más importante que la habilidad innata.

Una habilidad o talento innato no trabajado ni explotado, realmente no es nada. Cualquier talento puede ser superado por otra persona a través de miles de horas de práctica. Recuerda que somos lo que repetidamente hacemos. (Leer: 5 claves para ser excelente en todo aquello que te propongas).

Y recuerda: Nunca abandones.

La única cosa que tiene en común la gente exitosa es que nunca abandonan. Cuanto antes sepas que en la vida te surgirán problemas, obstáculos y personas que intentarán derribarte, mucho mejor. Elige el ser fuerte para afrontar todo eso, pues créeme que puedes elegir ser fuerte.

Así que es cierto que nacemos predestinados. Nuestro destino es trabajar diariamente para fabricar nuestro destino. Nos guste o no nos guste, al final del camino no hay gente que ha tenido suerte y gente con mala suerte. Lo que hay es gente que hizo algo que no hizo otra persona o quizás no de la misma forma, y por tanto, el resultado es distinto.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


2 comentarios

  1. Me ha encantado sobre todo el punto 6. Elige a tus héroes. Muy bueno el post y el blog en su totalidad. enhorabuena.

    ResponderEliminar

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo