.......... ........ ......... ....... .......

El bocadillo mágico y la triste realidad en España.

28 de septiembre de 2013





La entidad social Educo lanzaba esta campaña de solidaridad pidiendo colaboración para las becas comedor con la intención de proteger a los niños del impacto de la crisis en España, ya que la triste realidad muestra datos verdaderamente preocupantes, donde cada vez más niños, debido al desempleo y  la crisis económica que sufren los padres, van al colegio literalmente sin comer.


Este anuncio no fue idea de un genio del Marketing, pues se basa en hechos verídicos que hace meses aparecieron publicados en El País, donde un profesor observó que un niño se había llevado al colegio un bocadillo vacío, y éste le respondió al profesor que era un bocadillo mágico, donde él se imaginaba de qué estaba relleno.

Así mismo, existen diferentes relatos de menores rebuscando en los cubos de basura, porque dicen que es lo que hacen sus padres, mientras otros profesores denuncian que hay niños que se desmayan en clases de educación física al estar desnutridos, pues algunos van al colegio sin desayunar y probablemente tampoco cenaron en condiciones.

Siempre dije que el reportaje del New York Times que tanta polémica desató en España al mostrar imágenes terriblemente crueles de la pobreza extrema en España, bajo mi punto de vista quedó demasiado "flojo" ya que la situación que viven muchas familias es incluso peor, pero se está ignorando esa realidad que no está cerca de acabar.

"Por cada ONG que surge para solventar un problema social, sobra un dirigente que no ha hecho bien su trabajo". Es una frase que le escuché a alguien decir una vez y que lleva mucha razón.

Viendo este gráfico.....



... podemos concluir en que más niños se pasarán a la moda del bocadillo mágico mientras los Gobiernos (centrales y autonómicos) mirarán hacia otro lado, ya que probablemente no sea su prioridad.

Abre los ojos y mira a tu alrededor.

Probablemente muchas personas piensen que son hechos aislados, pero si abrimos los ojos y nos fijamos en los pequeños detalles, observaremos que la pobreza extrema en nuestro país es más común de lo que parece.

Hace unos días, en la cafetería de un hospital, me dí cuenta cómo un padre iba con su hijo de unos 13 años. Venían de ver a la madre que había sido encamada de urgencia. El padre le dijo a su hijo que pidiera lo que quisiera para comer. El niño pidió un bocadillo de lomo y un refresco. El padre, tras mirar el dinero que llevaba en la cartera pidió un vaso de agua. Cuando su hijo fue al servicio, este hombre le preguntó al camarero qué precio tenía el bocadillo más barato. Tras la respuesta, el hombre volvió a mirar su cartera y le dijo que se cobrara el bocadillo de su hijo y el refresco. Es decir, no le llegaba el dinero para pedirse un bocadillo. Al volver su hijo, éste le preguntó si no iba a comer nada. El padre le respondió que no tenía hambre.

Le dije al camarero que me pusiera un bocadillo de lomo y una coca-cola y antes de irme le dije a este padre que la persona a la que estaba esperando no iba a venir y que ya había pedido y pagado el bocadillo y el refresco, y que no me gusta tirar comida. Así que se lo dejé a este hombre.

Y la verdad es que no fue un acto de solidaridad, sino por egoísmo propio, ya que bastante desgracia tenía este hombre por tener a su mujer encamada como para que tuviera que pasar el día con el estómago vacío. Si abres los ojos, verás situaciones de este tipo muy a menudo, donde algunas de ellas te dan hasta ganas de llorar por un lado y vergüenza ajena por la situación a la que hemos llegado.

"Hemos dejado a miles (o millones) de jóvenes sin futuro. No dejemos a los niños sin infancia."

  +A.Carlos González  |  +Negocios1000 





Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


2 comentarios

  1. Desgraciadamente tienes toda la razón. Muchas personas conocidas, amigas y familiares viven situaciones como las que has contado.
    Y repito: *muchas* personas, no hablo de algún caso que conozco o que me han contado, hablo de *muchas* personas que conozco, amigos y familiares.
    Estamos sobreviviendo gracias a las ayudas de unos a otros, hijos que son ayudados por las raquíticas pensiones de sus padres, amigos que ayudan a otros amigos, vecinas que ponen un puchero y le llevan un plato a otra vecina que sabe que no tiene ni para comer.
    Esas cosas las veo TODOS los días y vivo en una población normal, costera, turística del sur de España.
    Yo mismo, si no cambia la situación, dentro de unos meses se me acabarán los ahorros de años de trabajo y tendré que vivir como esas muchas personas de las que hablo, de la caridad y la solidaridad.
    No es ninguna broma ni estoy exagerando absolutamente nada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CREO que si usaran todas las plazas de toros para ofrecer conciertos internacionales donde turistas y los locales puedan pagar por muchos tipos de festivales donde se venda comida rapida local e internacional, bebidas, camisetas y recuerdos de los artistas estarian promoviendo el comercio y con eso se beneficiaria mucha gente. Inclusive artistas famosos irian practicamente sin cobrar si es por proteger dos causas. El contribuir hacia la superacion de hambre de los ninos y LOS QUE estan en contra del sangriento ocio de la corrida de toros. Claro esto seria una tremenda revolucion. PERO NO HAY MEJORA GRANDE SIN UNA REVOLUCION.

      Eliminar

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo