.......... ........ ......... ....... .......

Negocios: si no estás creciendo, estás muriendo.

12 de noviembre de 2013



Independientemente de la crisis, si tu negocio no está creciendo es porque está muriendo, y esto puedes aplicarlo a cualquier profesión también. Si como profesional no creces, mueres, pero vamos a centrarnos en el mundo de la empresa.

Tanto una gran empresa como un pequeño negocio puede seguir 2 estrategias cuando llega una crisis como la actual: 


La primera es intentar refugiarse y esconderse con la esperanza de que el huracán de la recesión pase de largo y no nos toque, o que los daños sean los menores posibles en nuestro negocio. Intentaremos agachar la cabeza y ahorrar lo máximo posible intentando contener los gastos al máximo y "aligerar" lo máximo posible el peso de nuestra plantilla.

Esto es una técnica 100% defensiva cuyos resultados juegan en contra de las leyes de Murphy.

A veces es una técnica efectiva, pero suele ser efectiva sólo en los deportes -y no siempre-. Si sólo defiendes y no marcas goles, tarde o temprano entrará un gol en tu portería. Es efectiva cuando ya has marcado 2 goles y falta poco tiempo para terminar, pero la diferencia entre un partido de fútbol y el juego empresarial es que un partido sólo dura 90 minutos. En cambio, el juego de los negocios nunca acaba hasta que mueres tú o muere tu competencia.

La segunda estrategia es crecer, que es lo que nunca deberías haber dejado de hacer.

Una crisis no es momento de defender, sino de atacar.

Empleando nuevamente un tópico: "no hay mejor defensa que un buen ataque", un negocio siempre tiene sus ingresos en peligro, y por tanto, continuamente debe estar buscando nuevas vías de ingresos y diversificación.

"El conformismo es el cuñado feo de la desidia y primo de la dejadez, que nos introducen en la familia del fracaso."

Uno de los mejores consejos que se le puede dar a un propietario de un pequeño negocio es que la supuesta ventaja de un pequeño negocio es tener muy claro que sólo tiene un camino: el crecimiento. Es imposible prever todas las amenazas que surgirán en tu sector o tu empresa, y por eso un empresario siempre debe estar buscando nuevas vías para generar nuevas fuentes de ingresos, y no sólo por hacer crecer el negocio, sino para protegerse contra la pérdida de los ingresos tradicionales que con seguridad se producirá en un futuro. (Leer: Cuánto debe crecer anualmente un negocio para que sea rentable)

Es momento de arriesgar.

No hacer nada ante un escenario cambiante y depresivo es asumir el mayor riesgo empresarial. Hace unos meses mi compañera Victoria me decía que había visto un antiguo almacén de materiales de construcción convertido en un Spa. El dueño le decía que tenía a su antigua recepcionista - que antes tomaba los pedidos para empresas constructoras- gestionando las citas para los masajes y circuitos termales. El propietario aprovechó cada ladrillo y material de construcción para hacer el Spa, así como intentó  acoplar cada uno de sus trabajadores en los nuevos puestos que requería la empresa, aunque por desgracia, no pudo re-colocar a todos sus trabajadores.

Cuando Victoria le preguntó que cómo había sacado el valor para tal cambio en la empresa, el empresario le respondió que él seguía haciendo lo mismo: dedicarse a los negocios, crear empleo y ganar dinero como empresario.

Quizás una diversificación muy extrema, pero la diversificación en las fuentes de ingresos son necesarias.

Mientras que muchas empresas se han visto obligadas a cerrar ante la queja de que las nuevas tecnologías les han arruinado su negocio, otras empresas han usado las nuevas tecnologías para crecer.

Las redes sociales e Internet pueden ser tus enemigos o aliados, según el lado del que estés. Son muchas las formas en que puedes hacer crecer tu negocio y  vender más. Muchas son las las estrategias de marketing gratuitas que puedes usar para lanzar tu actividad en la red.

Ahora más que nunca, el no tener un plan de marketing es planificar el fracaso.

Hay muchas historias de empresas que trimestre tras trimestre perdieron clientes y cada año su negocio era menos rentable, pero pensaban que era por la situación generalizada de crisis y que todas las empresas estaban igual, pero no es cierto. Hay muchas empresas que han salido o van a salir reforzadas con esta crisis que ha actuado a modo de virus contra los negocios más débiles, y que les ha quitado o quitará del campo de juego a esa competencia que no ha sabido o que ha tardado en adaptarse a los cambios.

En resumen:

Miera tus cuentas como empresa en los últimos años o meses. Si las ventas han tenido una disminución progresiva y tus beneficios han caído, no es debido a la crisis, sino a la gestión empresarial ante la crisis.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo