.......... ........ ......... ....... .......

El exceso de suerte aumenta el riesgo de convertirte en gilipollas.

30 de enero de 2014



La vida es suerte. Así de tajante lo afirma nuestro respetado psicólogo ganador del Premio Nobel, Daniel Kahneman, el cual ha diseñado su propia ecuación del éxito, donde explica lo que se necesita para tener éxito en tu vida...


Kahneman dice que la diferencia entre el éxito moderado y un gran éxito, se encuentra mayormente en la suerte, y no en la habilidad. No obstante, aún partiendo de la base de que el azar juega un papel muy importante, también debemos ser conscientes de que son las decisiones que tomamos en la vida las que pueden limitar la llegada de mala suerte y aumentar la buena suerte.


Si nos vamos a un ejemplo de Nassim Nicholas Taleb, un excelente matemático financiero, éste argumentaba que 1 millón de dólares ganado como dentista no es lo mismo que 1 millón de dólares ganado por una estrella de cine o un cantante de Rock.

La mayoría de los lectores, en estos momentos pensarán que es mucho más fácil ganar 1 millón como cantante, pero no es cierto. Hay mucho más azar en el dinero ganado por un cantante o estrella de cine.

Si alguien con 18 años te dice que va a ser una estrella del Rock, lo primero que nos viene a la cabeza es que el pobre va a pasar mucha hambre en su vida, ya que estás jugando con el azar. Si dices que vas a ser dentista, lo cierto es que por regla general, los dentistas no pasan hambre.

Conclusión: si quieres tener más suerte, estudia para dentista y no para estrella del rock.

Variable:

Millones de personas en todo el mundo buscan hacerse un hueco dentro de Hollywood o dentro de la música. Existen muchos cantantes con voces prodigiosas y con más talento que grandes estrellas de la música, pero por algún motivo no llegan, no son escuchados o no tienen la suerte de ser patrocinados por alguien. Estas personas con más talento que los propios artistas son víctimas de la mala suerte.

Si comienzas a estudiar la carrera de dentista, es tu esfuerzo desde el inicio el que hará que apruebes con mejor nota y que salgas mejor preparado. También es tu carácter emprendedor posterior el que hará que en un futuro seas un dentista que trabaje para una clínica, un dentista autónomo o un dentista con 100 clínicas de tu propiedad repartidas por todo el mundo.

En este caso no jugamos con la suerte, sino con nuestra habilidad.

La gran diferencia entre el dinero conseguido y el dinero regalado.

Volviendo al ejemplo de los dentistas y las estrellas del rock, estadísticamente apenas hay dentistas adictos al crack, la cocaína o los excesos, cosa que en el mundo de las estrellas, es raro encontrar a alguien que haya conservado la cabeza en su sitio, ya que el que no le pega a la cocaína, le pega al crack, o es adicto a "vete a saber qué". Los más cuerdos están dentro de la cienciología. Mantienen la cabeza en su sitio gracias a los poderes sobre-humanos que poseen (nótese la ironía).

Cuando hablamos de ganar dinero a través del esfuerzo, un éxito temprano nos convertirá en personas mucho más exitosas con el tiempo.

 Cuando nuestro éxito ha sido debido a un exceso de buena suerte, un éxito temprano no significa más éxito posterior, sino una decadencia más temprana y espantosa. Es ese éxito temprano el que ha llevado a muchos grandes artistas de éxito a pertenecer a la generación del 27, que son un grupo de artistas que casualmente mueren a los 27 años por los excesos, un grupo al que va encaminado el propio Justin Bieber.

¿Pero por qué la gente que tiene mucho éxito termina perdiendo la cabeza?

La explicación corta no requiere de ningún estudio psicológico, y es que tener mucha suerte te convierte en un gilipollas terminal, irresponsable y arrogante que confunde suerte con habilidad.

Por tanto, es más fácil explicar por qué las personas que ganan cada euro con su esfuerzo mantienen la cabeza en su sitio por mucho más tiempo.

Y es que las personas que han creado sus fortunas con su habilidad y talento incluso luchando contra la mala suerte, son conscientes del esfuerzo que requiere subir cada peldaño de los escalones del éxito. Han desarrollado escamas de habilidades y potenciado sus talentos. Su buena cabeza y su integridad fue lo que les condujo al éxito, y por tanto, es su integridad lo que les mantendrá.

Irónicamente, a todo el mundo le gustaría tener mucha suerte, cuando lo cierto es que la personas que se alimentan exclusivamente de buena suerte y no potencian sus talentos y habilidades, tarde o temprano acaban encontrando la mala suerte. Y es que como decía Wiseman, la suerte también es una habilidad que se puede aprender.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo