.......... ........ ......... ....... .......

Los 3 pasos para aprender a mantener la calma bajo presión.

23 de enero de 2014



Hay personas que ante la presión o dificultad añadida suelen bloquearse. Hablamos de todos los ámbitos, tanto a nivel profesional como a nivel personal. En cambio, existen otro tipo de personas que son muy capaces de conservar la calma y ser realmente productivos cuando aparece la presión y las dificultades se incrementan. Es más, hay verdaderos adictos que han convertido ese terreno de juego en su zona de confort.
La buena noticia es que todo el mundo puede aprender a hacerlo. No es fácil, pero se puede lograr. En ocasiones, en las ofertas de trabajo se ve como requisito el "acostumbrado a trabajar bajo presión". Así mismo, se ven candidatos que ponen en su currículum: "comodidad ante el riesgo y acostumbrado a trabajar bajo presión". Cuando alguno de esos candidatos entra por la puerta, lo cierto es que no te los imaginas de francotiradores apuntando a un objetivo y manteniendo la calma mientras le están disparando. Tampoco te lo imaginas manteniendo la calma en el punto de penalti en una final de un mundial con 100 millones de espectadores viéndolo.

A nivel profesional no es distinto. Hay días en que parece que el mundo atenta contra ti, donde llueven y llueven los problemas, uno detrás de otro y debes tomar decisiones en cuestión de minutos que afectarán a los resultados de la empresa y probablemente al futuro del equipo de trabajo. Un importante cliente que se pierde y no sabes por qué, un pedido que ha salido defectuoso con el riesgo de perder a otro cliente, la producción detenida por un fallo en las máquinas, y por si fuera poco, esa semana te fallan los proveedores y dos de tus trabajadores clave están de baja. Todas las leyes de Murphy están conspirando contra ti y no te puedes permitir esconderte en un rincón para gritar o llorar. A pesar de todo, debes mantener la calma y salir de este contratiempo de forma estoica.

Puede que este panorama expuesto sea un caso muy extremo (aunque verídico), pero lo cierto es que muchas personas se quedan bloqueadas incluso en una negociación importante.

¿Cómo puedo ser ese francotirador frío e impasible ante la adversidad?, ¿cómo puedo ser ese jugador de fútbol que mantiene la calma mientras millones de personas que no han tocado un puto balón en su vida me degollarán si fallo?.

Los pasos son: preparación y repetición, proceso y buen humor.

1. Preparación y repetición.

El mayor bloqueo mental se produce por un instinto muy natural, que es el miedo. El miedo crece conforme nuestra imaginación comienza a proyectar todas las formas en que podríamos fallar. La mala o buena noticia es que todo el mundo tiene miedo. Siempre insisto en este punto, y es que no te podemos ayudar a quitarte el miedo, únicamente a enfrentarte a él. No hay mejor forma de asumir retos que estar perfectamente preparado con antelación para todos los posibles escenarios que surjan.

La "Kriptonita" del miedo es la preparación. Creo que era en un pasaje bíblico donde se decía: "Si estás preparado, no temerás". Y es cierto. Los boxeadores convierten su dolor en su zona de confort, mientras que los grandes deportistas, aprovechan el estrés y la presión para potenciar la adrenalina y ser más eficientes y potentes. Para el ámbito profesional, debemos conseguir la excelencia en aquello que hacemos. Como decía Aristóteles: "somos lo que repetidamente hacemos". (Leer: un cocinero de sushi nos da el secreto de la maestría en los negocios).

A medida que ganamos en seguridad, vamos eclipsando esos miedos. Debes saber que no existen los éxitos de una sola noche. Todos vemos grandes empresarios y millonarios hoy, pero muy pocos se paran a estudiar cómo pasó un millonario de poner cafés tras una barra hasta donde está hoy día. Lo hizo asumiendo retos, intentando y fallando. Todos estuvieron sometidos a la fuerte presión en un momento dado.

2. Proceso.

Todo en la vida es un proceso. Siempre hay que estar en la constante búsqueda del aprendizaje y crecimiento. Debemos adquirir hábitos hasta convertirlos en parte de nuestra rutina diaria. En el momento que incorpores ciertas rutinas y habilidades a tu persona, se acabarán convirtiendo en parte de lo que eres. Y esa es la forma natural de sentirse cómodo ante el riesgo y la presión. No es algo que te propongas hacer, sino algo en lo que te conviertes.

Ese es el tipo de persona que se define como profesional implacable, capaz de mantener la calma cuando todos la pierden y de liderar en medio del caos, así como capaz de mantenerse frío y calculador en una negociación de vital importancia.

Tanto si hablamos de ventas, negociación, hablar a tu hijo acerca de las drogas o temas de índole más delicada, participar en una competición o dar una conferencia, la disciplina, preparación y seguridad te ayudarán.

3. El buen humor y la actitud mental positiva.

Ningún amargado consigue llegar a nada, ya que aún habiéndolo conseguido, su carácter de amargura no le deja reconocer o disfrutar de ello. Aún así, tendemos a llegar hacia lo que somos, por lo que este tipo de personas tienden a volver irremediablemente a un estado de amargura anterior. Si bien no todas las personas, por desgracia, pueden llegar a tener sentido del humor, la actitud mental positiva es un requisito esencial para el éxito. (Leer: El poder del pensamiento positivo más allá del tópico)

Aunque suene a frase hecha, lo cierto es que la actitud positiva es lo que te hace no enfocarte en los problemas, sino en la recompensa que encontraremos una vez consigamos superar esos obstáculos.

Puedes perder una venta, 100 ventas, puedes quebrar la empresa o 10 empresas, divorciarte, arruinarte, perder el empleo, etc... pero en el momento que pierdas el buen humor lo habrás perdido todo.

Muchas personas confunden la seriedad como profesional con el hecho de estar serio. Los datos muestran que las personas con un carácter afable y filosofía de vida positiva aumentan las posibilidades de éxito allá donde otros chocan ahogados en las propias dificultades.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


4 comentarios

  1. excelentes los articulos...me han servido muchisisimo...gracias por preocuparse por nosotros....al igual quiero unos consejos...me voy a cambiar de local comercial y esto me genera gran tension...que pasos debo seguir para mantener mi buena clientela y asi mismo llegar con buena vibra ya que me preocupa que mi negocio que logre mantener por 5 años en este local...baje....gracias....

    ResponderEliminar
  2. buenas tengo 17 años pronto 18 dispongo de 500 euros y e probado en invertir en networkmarketing y es un timo tambien comprando a proveedores objetos y aun los tengo en casa.. que puedo hacer con ese dinero y que haga mucha clientela o que haga mas dinero?
    Saludos y gracias muy buenos posts
    españa

    ResponderEliminar
  3. Hola, Oscar. Échale a un vistazo a nuestra sección de Ideas de negocio, y probablemente te surja alguna idea con poco o nada de dinero. Por si te sirve de ayuda, en este artículo explicábamos la forma de saber hacia dónde enfocarte: http://www.negocios1000.com/2012/06/cual-es-el-negocio-o-trabajo-perfecto.html


    Recibe mi más afectuoso y por aquí estamos!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, Elsa. Habría que saber qué tipo de negocio es el que tienes, aunque a modo general, para comenzar es normal tener esos nervios ante el cambio y probablemente, de forma inevitable se perderán algunos de tus antiguos clientes. Una forma de aminorar esa pérdida es darles un incentivo para que vayan a tu nuevo local, con algún tipo de vale de descuento por comprar en el nuevo establecimiento. Es lo primero que se me ha ocurrido, aunque ya verás, como si tenías buena clientela y dabas un buen servicio, estoy seguro de que no notarás ninguna pérdida considerable. Incluso puede que salgas ganando más antes de lo que piensas.


    Por aquí estamos para cualquier cosa que necesites. un saludo!!

    ResponderEliminar

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo