.......... ........ ......... ....... .......

¿Por qué fracasar en los negocios en España no tiene nada de romántico?

11 de febrero de 2014



1. Para tener éxito, primero hay que fracasar - 2. El fracaso forma parte del éxito - 3. El éxito es la habilidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo. 4... (insertar cita aquí que hable del romanticismo del fracaso).

Debo darle la razón (hasta cierto punto) a muchos de nuestros lectores cuando nos dicen que estas frases las ha debido pronunciar alguien que no es español, porque lo cierto es que fracasar en los negocios en España, no tiene absolutamente nada de romántico. Todo lo contrario, es mucho más duro que en la mayoría de países desarrollados. Claro que una vez se produce un fracaso, no nos quedan nada más que 2 opciones: 1. Hundirnos. Y 2. Aprender la lección.


Por más que se intente vender, España no es un país fácil para los emprendedores. Para evitar debates políticos, Desde Felipe González hasta Mariano Rajoy, es la misma mierda para los emprendedores desde hace décadas. Cuando publiqué el caso de Corey Capasso, el emprendedor que tuvo éxito después de 15 fracasos, me pregunté qué hubiera ocurrido si Capasso hubiera sido español. La verdad es que dudo que hubiera podido levantarse del tercer fracaso. ¿Por qué es más difícil tener éxito en los negocios en España y por qué es más difícil asumir el fracaso?.


1. Un problema de inicio.

A)- En la mayoría de los países de carácter empresarial, puedes crear una empresa en 72 horas, y desde tu propia casa. En España, el sistema de creación de empresas es probablemente el más rudimentario del planeta, únicamente igualado por países tercermundistas. Además, tienes que "pelearte" con más de 10 diferentes funcionarios para que aceleren el proceso (permiso de obras, licencia de apertura...)

B)- No importa si vas a crear una pequeña empresa o una gran empresa. Independientemente, la creación de una sociedad te va a costar en torno a los 1.000€ antes de comenzar a funcionar, así como 3.000€ de aportación al capital social (aunque en esta parte no necesariamente debemos tener los 3.000€ en efectivo). En muchos países el coste total de creación de una empresa es inferior a los 100€.

C)- Ganes o pierdas, el emprendedor español debe pagar cada mes. En otros países, las empresas pagan en función de lo que ingresan. Si ganas más, pagas más, si ganas menos, pagas menos. En España no es así, por ese maravilloso invento del seguro de autónomos, un coste fijo que permanece cada mes tanto si estás vendiendo como si no estás vendiendo.

(Leer: los 10 mandamientos para fracasar seguro en los negocios)

2. La financiación del negocio y el gran peligro del empresario español.

D)- Debido a que en España no tenemos tantas alternativas de financiación, únicamente nos quedan los bancos, obligando al emprendedor español a usar sus bienes personales como aval para un crédito o préstamo para el negocio. Es decir, la mayoría de los emprendedores españoles, están endeudados con los bancos, y por eso, si fracasan en el negocio, también corren el peligro de perder lo que consiguieron antes de abrir el negocio.

3. Las ayudas para emprendedores.

E)- Presumimos de tener ayudas para emprendedores, pero lo cierto es que una ayuda se necesita para comenzar, y en España, las ayudas tardan en llegar lo suficiente como para dar lugar a poner el negocio en peligro. Un amigo mío inglés piensa que soy muy gracioso al creer que le estoy contando un chiste cuando le digo que hay ayudas para emprendedores que han llegado después de quebrar la empresa. No es ningún chiste y pasa muy a menudo.

4. El coste de la contratación de trabajadores.

F)- En España se bajan los sueldos a los trabajadores, pero se mantienen los costes de contratación de un trabajador, donde los seguros que debe pagar la empresa son demasiado elevados e insostenibles para una empresa con problemas.

5. Una vez que fracasas en España...

Cuando se habla del romanticismo del fracaso, lo cierto es que en España, ese fracaso probablemente te persiga económicamente durante mucho tiempo, frenando incluso la posibilidad de abrir de inmediato otro negocio. Ha habido pequeños fracasos en los negocios donde el emprendedor ha estado mucho más tiempo solucionando su caída del que estuvo en la lucha de la empresa.

Por tanto, la belleza del fracaso como parte del éxito, es una belleza más agria en España, un país donde tardarás 30 veces más tiempo en crear una empresa, a un coste 15 veces más elevado y con una repercusión económica en caso de fracasar 20 veces más nefasta que en cualquier otro país de emprendedores.

(Leer: 10 motivos por los que los pequeños negocios fracasan al inicio)

Este hecho no significa que no se aconseje emprender en España, todo lo contrario (probablemente no encuentres otra salida en mucho tiempo), aunque aquí el emprendedor está obligado a apuntar mejor y estudiar mucho mejor la forma de comenzar poco a poco. El emprendedor español debe saber que el fracaso es una parte del éxito, pero en España, el fracaso te retrasará mucho más con respecto a tus competidores de países vecinos.

Por ahora, en cuestión de dar facilidad a los emprendedores en España, todo ha quedado en palabrería, porque parece ser que se intenta fomentar el "autónomo", pero un autónomo no es el concepto de empresario que se necesita para desarrollar el tejido empresarial competitivo.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


4 comentarios

  1. Con 25 años abrí mi primera empresa.
    La cerré 3 años después porque me robaron toda la mercancía. Me dejaron sin nada, salvo las deudas a los proveedores y la cuenta del banco con una cantidad enorme en números rojos.
    Estuvieron a punto de quitarle la vivienda a mis padres, porque lo puse de aval para el crédito del banco.
    Poco a poco, gracias a un trabajo que encontré fui pagándolo todo.
    Más de 10 años después me seguían llegando cartas y requerimientos del ayuntamiento, registro mercantil, de hacienda, etc.
    No podía poner nada a mi nombre, ni crear ninguna otra empresa, ni nada de nada.
    Lo "gracioso" es que poco a poco, con mi trabajo, pagué al banco y a los proveedores, pero las administraciones me seguían pidiendo dinero por cosas inauditas: por el cartel que había puesto en la fachada, por el registro del nombre de la empresa, recargo sobre IAE, recargos por impuestos estúpidos con nombres engorrosos, etc.
    Pero la empresa estaba cerrada legalmente desde hacía más de una década y seguían acosándome desde la administración.
    Fue un sin vivir continuo, tanto yo, como mi familia, que les llegaba las cartas a ellos porque yo seguía sin nada a mi nombre por temor a que me embargaran hasta los canzoncillos, aunque sin embargo, como digo, no les debía nada.
    Ese fue mi intento de ser emprendedor en España.
    Y no me han dejado probar más.
    Después trabajé casi siempre de forma "alegal", y así sigo y seguiré.
    Intentaré siempre por todos los medios pagar lo mínimo que pueda. Porque para dárselo a esos ladrones, chorizos, corruptos...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, en mi caso es algo parecido, pero mas sencillo porque gracias a Dios después de 10 años ya no me reclaman de hacienda ni de la seguridad social etc.
    Pero siempre queda una administración deficiente y además que prevarica en sus acciones para recabar fondos.
    me explico:
    Abrí un establecimiento de esparcimiento simplemente un bar, con todos los permisos, pero por regimen directo osea por contabilidad en vez de módulos.
    Como es natural lo puse en activo sin trabajar para poder contabilizar todo lo que me gasté en su acondicionamiento para luego poder amortizar por contabilidad. Y ES AQUI DONDE NO GUSTO AL AYUNTAMIENTO. Me dijeron con subterfugios que como yo no pagaba OSEA MODULOS, pues descontaba mi inversion me ponían una denuncia falsa por sonoridad para recaudar.
    El caso es que con cierres provocados por estas denuncias tuve que dejar el negocio no sin antes no haber perdido toda esa inversión.


    PERO LO QUE VIENE AL CASO ES QUE ESE AYUNTAMIENTO DE BARCELONA, ME RECLAMA IMPUESTOS DE BASURAS DE TRES NEGOCIOS, IMPUESTOS SEIS AÑOS DESPUES DE HABER TRASPASADO EL MISMO, Y LO PEOR ES QUE ME EMBARGAN LA AYUDA ECONOMICA INCLUSO QUE POR MAYOR DE 52 AÑOS Y QUE NO PUEDEN TOCAR.


    EN ESPAÑA HAY LEYES PARA ESOS CHORIZOS, PREVARICADORES, Y QUE ACTUAN INCLUSO FUERA DE LA LEY Y ESTA LEY O LEYES NO HACEN NADA PARA EVITARLO.


    PONER UN ABOGADO SERIA LO PROPIO PERO CON QUE MEDIOS UNO INDEFENSO PUEDE HACER NI TAN SIQUIERA UNO SI GANA PERCIBE NADA DE ESA MANERA TAMPOCO ABOGADO ALGUNO TRABAJA POR TRABAJAR.


    LO PEOR ES QUE DESDE ESE DIA, NUNCA PUDE REACERME PUES NADA NI NADIE TE OFRECE NINGUN TIPO DE FINANCIACION. NI TAN SIQUIERA PARA PODERSE UNO COMPRAR UNA FURGONETA Y HACER TTE. DE REPARTO POR EJEMPLO.


    ESA ES NUESTRA ESPAÑA.

    ResponderEliminar
  3. Ya hace tiempo que visito vuestro blog, y os doy enhorabuena muy buen trabajo haceis, ylo que pones en este articulo es muy cierto ahora mismo lo estoy viviendo en mis carnes, yo tenia un negocio en la construcción y me di de baja en octubre de 2013 y una de las causas de cerrar ha sido la administración que no les importa que cobres o no cobres, porque a ti aunque te dejen a deber un monton de pasta tienes que quitar la comida de la boca de tus hijos para pagarles a ellos y sin demoras para que luego lo roben los mismos de siempre no tienen en cuenta que has tenido que cerrar porque no te han pagado es por este sistema de mierda que tenemos aqui en españa es por eso que he perdido las ganas de abrir otro negócio, por lo menos aqui, eso si cuando que levante cabeza despues de que pague todo lo que tengo que pagar a esas sangüijuelas.
    Saludos a todos y animo!

    ResponderEliminar

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo