.......... ........ ......... ....... .......

5 conversaciones sobre el dinero que debes tener con tu pareja antes de casarte.

10 de marzo de 2014



Las parejas que se comprometen a pasar toda la vida juntos hasta que la muerte les separe, pasan mucho tiempo soñando y planificando sobre cuántos hijos van a tener, en qué casa van a vivir, los rincones del planeta a los que les gustaría viajar juntos para dar rienda suelta a todo ese amor que les une, etc... y es verdaderamente bonito, pero rara vez dedican tiempo para hablar de cómo van a pagar todo eso.

Según Mónica Mazzei, una abogada de derecho familiar en Sideman Bancroft, el estrés financiero y las diferencias en valores con respecto al dinero suelen ser los mayores destructores de matrimonios. Aunque las parejas suelen achacar sus problemas a otros motivos, lo cierto es que la mayoría de esos problemas aparecen y se incrementan cuando surgen problemas, conflictos o diferencias referentes al dinero.

Un bajo porcentaje de parejas dedican algo de su tiempo para hablar de temas e intereses financieros, ya que piensan que es un tema incómodo de tratar y que podría cargarse el romanticismo de la relación al hablar de algo tan frío como es el dinero. Irónicamente, ese tema tan frío es el que probablemente acabe caldeando el ambiente más adelante, y por tanto, es de suma importancia el hablarlo antes de unirse "para toda la vida". Mazzei nos da unas pautas con 3 conversaciones altamente cruciales que debemos tener con nuestra pareja.

Introducción previa.

El matrimonio es como una inversión que vamos a hacer. Invertimos porque creemos que vamos a obtener plusvalías y no pérdidas, pero al igual que en las inversiones, debemos prepararnos para el caso de que nos encontremos con el peor escenario posible. 

Nadie se casa pensando en que el matrimonio va a terminar mal (supongo que algunos sí se lo imaginarán), y es ahí donde hay que recordar que todo triste divorcio comienza con un feliz matrimonio. Para divorciarte, únicamente necesitas estar casado. Partiendo de esa base...


Averigüemos cuál es su filosofía con respecto al dinero.

Antes de que haya una conversación sobre cuentas bancarias conjuntas y lugar para el viaje de novios, debemos averiguar qué filosofía tiene esa persona con respecto al dinero. Poca gente se ha detenido alguna vez en sus propios hábitos de dinero, así que puede ser una grata experiencia tanto para ti como para tu pareja, ya que ayudará a conoceros mutuamente.

¿Te consideras ahorrador, crees que el dinero es algo que está para vivir el momento, crees en la necesidad de un fondo de emergencia, crees en la necesidad de invertir, opinión sobre los juegos de azar, hábitos de compras, etc... 

En medida de lo posible debemos averiguar si el amor de nuestra vida es "comprador/a compulsiva" o ha tenido problemas de ludopatía.

Ejemplo: Si una persona lleva 10 trabajando en la misma empresa con un sueldo de 2.000€ al mes, no tiene casa y vive al día, tenemos 2 opciones:
  • 1. Tiene gastos ocultos (deja volar tu imaginación...)
  • 2. Es un/a derrochador/a nato/a - Y en principio no pasa nada, pues para eso estamos planificando una conversación financiera, donde hablaremos francamente de aquellas cosas que no nos gustan y que deberemos cambiar por el bien del amor.
1. Prioridades financieras.

Es curioso que la mayoría de los matrimonios, en lugar de mejorar sus finanzas conjuntas al tener 2 sueldos, lo que hacen es endeudarse mucho más y empeorar la economía. Pregúntale cuáles son sus prioridades e inquietudes financieras. ¿Quieres ahorrar para cuando nuestros hijos sean mayores?, ¿quieres ahorrar para nuestra jubilación?, ¿quieres ahorrar para comprarte un lujoso coche con el que llevas soñando 5 años o para esa lujosa casa que sale en las revistas de decoración?.

Imagina por un momento que no hablas de este tema antes de casarte, y cuando has ahorrado una pequeña fortuna, tu pareja dice que quiere cumplir su sueño y gastarlo en "lo que sea". Y eso a ti no te parece buena idea, por lo que es mejor tratarlo desde el principio.

2. Metas en la vida.

Imagina que la meta en la vida de tu mujer es ser una excelente ama de casa y cuidadora de sus hijos. Su idea (muy respetable) no es trabajar y prosperar laboralmente. Su sueño es ser madre. Ese pensamiento no tiene absolutamente nada de malo. El tema sería si ese pensamiento, como hombre, entra en tus planes y te ves capaz de generar ingresos para mantener a la familia.

Al otro lado tendríamos una causa muy común de "empeoramiento matrimonial", y es que una mujer se casa con hombre muy ambicioso, CEO de una empresa. A los 5 años de casados, la empresa quiebra y el hombre debe trabajar de camarero, barrendero, dependiente... Y suenan las típicas palabras: "Yo no me casé con un camarero". Intenta averiguar si se casan por tu persona o por tu profesión, pues la vida da muchas vueltas.

3. Escucha las señales.

"Las personas nos dicen cómo son, pero lo ignoramos porque queremos que sean como nos gustaría que fueran" (Mad Men)

Una persona realmente te dice si es superficial o material. Sólo tienes que escucharla y observarla atentamente. En el caso de que esa persona sea superficial y tú seas guap@ no hay problema. El verdadero problema es que esa persona sea muy material y tú seas pobre aparentando riqueza para que no se te escape. Esta situación se da muy a menudo.

4. Deudas.

Las parejas deben ser totalmente transparentes acerca de su situación financiera. Si tienes préstamos o créditos anteriores, manutenciones de hijos de otras parejas, debemos decirlo. Asegúrate de que tu pareja conoce tu situación financiera (sobre todo si es mala).

Muchas personas no lo hacen por miedo a que esa otra persona les rechace. Debemos tener en cuenta que nos vamos a casar con una persona que engloba una serie de circunstancias. Nos vamos a casar con esa persona y sus circunstancias. "Ámame o recházame ahora".

5. Acuerdo prenupcial, separación de bienes (o similares según el país)

No suele ser divertido hablarle de separación de bienes al amor de tu vida, pero esa separación de bienes sólo va a servir para proteger tu patrimonio anterior al matrimonio en caso de divorcio, 

No obstante, es una tontería exponer la separación de bienes cuando no hay activos realmente importantes, pero si hay demasiada diferencia entre los patrimonios de ambos cónyuges, la separación de bienes debería ser obligatoria, y más si hay hijos de relaciones anteriores. 

No pongas en peligro esos activos que tanto tiempo te ha costado conseguir. Acude a un asesor experto en esta materia.

En resumen: Si te tomas el tiempo suficiente para mantener una honesta conversación financiera de una forma temprana, tu matrimonio probablemente sea largo y saludable. Si se debe romper,que sea por otros motivos, y no por no haber hablado de estos temas.

Visita sección de: Educación Financiera






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo