.......... ........ ......... ....... .......

De dependiente de una gasolinera a facturar millones gracias a Facebook.

18 de marzo de 2014



Ben Cardwell, de 21 años de edad, trabajaba a tiempo parcial en una gasolinera mientras terminaba sus estudios, pero decidió aprovechar los millones de usuarios de Facebook, y en la actualidad está facturando alrededor de 1 millón de dólares en Facebook, según Business Insider. Lo cierto es que su idea de negocio está al alcance de cualquiera.


La idea de Cardwell era ganar un dinero extra aprovechando las nuevas tecnologías, por lo que comenzó en un principio a vender ropa y productos electrónicos a través de la versión de Ebay de Nueva Zelanda, TradeMe.

Las ventas tardaban en remontar, por lo que creó una página en Facebook para mostrarle a sus amigos y contactos de la red social el tipo de ropa y productos que vendía. Se encontró con una gran cantidad de contactos a los que les gustaban sus publicaciones y compartían sus productos, por lo que no tardó en tener una legión de fans en su página Deal man.

Ben Cardwell / Business Insider
Una noche llegó a vender 800 dólares, por lo que ante sus ojos se vio la posibilidad de comenzar un gran negocio usando la red social.

En Agosto de 2013, Cardwell se puso en serio y creó su propia tienda online Dealman.co.nz, una tienda con un diseño muy sencillo usando la plataforma Shopify.

Comenzó a ser constante en sus publicaciones subiendo hasta 7 veces al día sus productos a la página de Facebook. Su página no tardó en alcanzar los 100.000 fans y las ventas ya superaban los 100.000 dólares al mes. El joven emprendedor dejó el trabajo en la gasolinera e incluso abandonó sus estudios para dedicarse íntegramente al negocio que estaba construyendo y que iba "viento en popa".

Pero Cardwell fue víctima del algoritmo de Facebook y del cambio en las reglas del juego, donde Facebook decidió que las publicaciones de páginas no podrían llegar a todos sus fans, por lo que Cardwell se dio cuenta de que de nada le servían sus más de 100.000 fans si las publicaciones llegaban únicamente a un bajo porcentaje de sus propios usuarios.

Las ventas comenzaron a desacelerarse, pues sus productos no llegaban apenas a sus usuarios y potenciales compradores.

Cardwell comenzó a desesperarse, pues había dejado todo para dedicarse a este negocio, y en este momento ese negocio iba cuesta abajo. El joven emprendedor pensó en escribir a Facebook para expresar su malestar, en intentar vender por Twitter e incluso por otras redes sociales, pero no funcionaba.

La única realidad era que si Cardwell quería llegar a sus potenciales compradores, ahora iba a tener que pagar comprando la publicidad de Facebook.

En navidad de 2013, Cardwell decidió comprar los anuncios de Facebook, y volvió a llegar a sus usuarios, aumentando nuevamente sus ventas, aunque con el coste añadido de tener que pagar por llegar a los clientes.

Desde el 13 de diciembre hasta hoy, según Business Insider, Cardwell ha facturado 1,1 millones de dólares, lo cual no está nada mal para un ex-empleado de una gasolinera.

Como podemos ver, no tenemos que reinventar la rueda para crear un negocio rentable hoy día si sabemos aprovechar la tecnología y los millones de usuarios que están conectados entre sí en las redes sociales. Tu producto únicamente debe gustar, y por estadística, un porcentaje de personas estarán dispuestas a comprar. Únicamente hay que buscar la forma de llegar hasta esas personas que podrían estar interesadas en aquello que vendes.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo