.......... ........ ......... ....... .......

Los 10 mandamientos de la inversión en bolsa de Andrew Beattie.

24 de marzo de 2014



Al igual que los buenos cristianos parten de una base que deben respetar dentro de su religión (los 10 mandamientos). Es algo que te mantiene dentro del buen camino, tan básico como no matar, no robar o no acostarte con la mujer del vecino. En la inversión en bolsa también rigen algunos mandamientos básicos, y nuestro "Moisés", que en este caso es Andrew Beattie, es uno de los pocos escritores financieros que presume de haber leído "la Enciclopedia de Negocios y Finanzas" de principio a fin, el cual a lo largo de este tiempo dedicado a las inversiones se ha visto con la capacidad de elaborar sus 10 mandamientos de la inversión en bolsa, que te mantendrán en el buen camino de la rentabilidad y protección de tu dinero.

(Leer también: Los 7 pecados capitales en los negocios y finanzas)

1. Tendrás metas y objetivos claros.

Hay que tener un conjunto de objetivos claros para orientar tu estrategia de inversión. La estrategia de inversión de un multimillonario que busca rentabilizar un patrimonio de 1.000 millones de euros no puede ser la misma que la de una persona que está comenzando en la bolsa, así como debemos conocer nuestra tolerancia al riesgo y tener claro nuestro plazo mínimo para rentabilizar nuestra inversión. Si no tenemos un objetivo claro y no nos conocemos como inversores, sencillamente evita invertir en bolsa.

2. Pondrás tu casa financiera en orden.

Antes de salir a buscar rentabilidad al mercado de valores, toda persona que desee iniciarse en la inversión en bolsa, debe asegurarse de que sus finanzas personales están en orden. Invertir sin propósitos definidos es malo, pero invertir teniendo deudas que generan alto interés en nuestra contra, es lo peor que un inversor puede hacer. Recuerda que ninguna inversión será más rentable que quitarte las deudas de tarjetas de crédito, ya que el interés que tenemos en nuestra contra rara vez será superado por la rentabilidad obtenida en bolsa. Deudas de tarjetas y facturas aplazadas hay que resolverlas antes de meternos en bolsa. La  inversión más rentable y más segura es pagar nuestras deudas.

3. Analizarás imparcialmente la información de las empresas y cuestionarás la autoridad.

Las inversiones en bolsa no tratan sobre números, empresas, comprar y vender. Tratan sobre invertir en empresas compuestas por personas y gestionadas por humanos, donde compran y venden humanos y donde en ocasiones, como humanos pecadores, éstos suelen mentir.

Algunos CEOs mienten sobre los proyectos de la empresa, las auditorías en ocasiones están manipuladas, y los analistas que trabajan para firmas de inversión son responsables de enviar a los inversores minoristas a comprar en precios inflados una empresa que realmente no vale nada.

Deberás cuestionar las autoridades. De esta forma, casos como Enron, Pescanova, y puntocom no dependerán de los analistas del mercado, sino de nuestro propio criterio de inversión.

4. No seguirás a las ovejas.

La mentalidad inversora de seguir a la manada es lo que distingue a los que acaban yendo al matadero de los que tienen grandes rentabilidades. En ocasiones el mejor momento de comprar es cuando todo el mundo recomienda vender, y viceversa. Aprovechar los errores de la manada puede ser nuestra mayor ventaja en la bolsa, mientras que perseguir a la manada es uno de los mayores errores que cometen los inversores desde que existe la inversión en bolsa. (Leer: Probablemente la madre de todos los errores a la hora de invertir).

5. Serás humilde.

Si tomas todos estos mandamientos en serio, la probabilidad de que obtengas mayor rentabilidad que el resto de inversores es alta. Pero ojo, mantente siempre humilde. Ganar dinero en un mercado alcista no te convierte en un genio de la inversión, ya que hasta un mono con los ojos vendados elegiendo valores con un dardo, acertaría en la inversión.

Cuando el mercado pasa de toro a oso es donde se demuestra quién es un sabio inversor en función de la estrategia que desarrolle en ese momento. A veces lo más inteligente es vender nuestra cartera en su totalidad. En otras ocasiones lo más inteligente es mantener y promediar según el tipo de empresa que se trate, etc...

Independientemente de tu rentabilidad en bolsa, siempre habrá personas de las que puedas aprender y consejos que deberás escuchar. no de todo el mundo, claro está, pero si te mantienes humilde, serás siempre un aprendiz. Recuerda que los mayores fracasos en bolsa suelen darse en personas que se consideran expertas.

(leer: El secreto para ganar dinero en bolsa está en la biblia)

6. Serás paciente.

Independientemente de tu experiencia como inversor, tanto si eres un principiante como un experto, siempre tendrás 2 aliados que trabajarán para ti: la paciencia y el tiempo. Incluso en grandes caídas del mercado, muchos inversores entran en pánico y venden perdiendo parte de su dinero, olvidando los dividendos y que cuando acaben esas bruscas caídas, esas acciones en concreto se revalorizarán mucho más.

Tanto si hablamos de ser paciente en la inversión a largo plazo como si hablamos de ser paciente antes de tomar una decisión precipitada, analiza siempre las consecuencias de tu decisión y si realmente es la estrategia acertada.

7. Serás moderado.

Invertir en exceso y una inversión demasiado activa puede hacer parecer a la bolsa a un casino o juego. Se suele decir que el dolor de una pérdida tiene el doble de impacto emocional que el placer de una ganancia. Es por eso que cuando muchos inversores se ven obligados a vender sus acciones con pérdidas, lo que hacen es buscar otro tipo de inversión en acciones o productos de mayor riesgo con la esperanza de recuperar el dinero perdido de una forma más rápida. Digamos que hacen una especie de "todo o nada". Por regla general en la inversión, este tipo de estrategia acaba en nada. Hay que ser moderado en el juego, así que también debes tener cierta moderación en la bolsa.

8. No mirarás con lascivia y deseo los movimientos bursátiles.

Aunque no hay ningún estudio oficial, lo cierto es que los inversores que están pendientes de la evolución bursátil cada día y cada hora, suelen ser llamados por la serpiente para operar más activamente. Es decir, si todos los días haces un seguimiento de tu inversión para el largo plazo, una caída dos días seguidos y 3 artículos de periódicos bursátiles metiendo miedo en el cuerpo, te incitarán a pecar vendiendo tu paquete de acciones.

El constante monitoreo de nuestra inversión suele atraer a la inversión más activa. En la inversión demasiado activo es donde se encuentran las mayores pérdidas de rentabilidad.

9. Diversificarás.

Recordando que la excesiva diversificación es una forma de protegerse contra la ignorancia (así lo decía Warren Buffett), lo cierto es que un mínimo de diversificación es muy necesaria. Existe diversificación para todos los perfiles de inversores, tanto si son amantes del riesgo como conservadores. (Leer: Cuál es la diversificación de cartera más rentable)

10. No venerarás a ningún Dios bursátil.

Warren Buffet, Ackman, George Soros y Peter Lynch no son dioses. Son personas de carne y hueso de los que podemos aprender mucho, pero muchas de sus estrategias son incomprensibles para nuestro capital de inversión, para nuestras necesidades o para nuestro perfil. Del mismo modo, ellos tienen una información y un acceso a las fuentes directas que nosotros no tenemos. Y lo más importante es que también tienen sus meteduras de pata, donde pueden perder 600 millones de dólares que para ellos es calderilla. En cambio, una pérdida de 50.000€ en nuestra cartera de inversión nos puede dejar "tiritando" y con varias úlceras.

En resumen: no te acostarás con la mujer del vecino. Y si lo haces, hazlo con moderación y usa protección.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo