.......... ........ ......... ....... .......

Los peores errores sobre el dinero que las personas cometen cada década de su vida.

3 de marzo de 2014



No hay ni una sola asignatura desde la educación primaria hasta acabada la universidad que te enseñe a ganar y gestionar de forma inteligente tu dinero. Incluso la mayoría de los economistas están endeudados hasta las cejas. El sitio web Main Street encuestó a varios expertos en finanzas personales para que dieran su opinión de cuáles son los peores errores que las personas cometen en asuntos de dinero.
Tanto si tienes 20 años y estás estudiando, como si tienes 60 años y aún te preocupa no tener un nivel de vida desahogado financieramente hablando, estás siendo víctima de muchos de estos errores, o pagando por los errores del pasado. Puesto que el artículo original está enfocado al sistema estadounidense, un sistema distinto al español o latinoamericano, vamos a adaptar esos errores más comunes a nuestro sistema, y dividiéndolo en décadas de nuestra vida, pues los errores en educación financiera comienzan desde el colegio.
De los 10 a los 20 años.

Imagen: Eskutikurdaibai
Subdividimos esta etapa, pues entre los 10 y los 16 años, la responsabilidad sobre nuestra educación financiera recae en nuestros padres y sistema educativo, un sistema que a todos nos enseña por igual, sin distinguir si un alumno tiene más talento para la química o las matemáticas.

Acostumbramos a nuestros hijos a pertenecer a la manada. La mayoría de los jóvenes recuerdan cuántas ligas ha ganado el Real Madrid o Barcelona, quiénes son los máximos goleadores de la liga, y una serie de datos que muestran una capacidad de aprendizaje enorme, pero quizá mal empleada. Todo joven en edad de instituto ya debería tener conocimientos financieros básicos, y ya debería conocer las historias de grandes emprendedores y empresarios. Antes de cumplir los 20 años, nuestros hijos ya deberían haber leído alguno de los libros de educación financiera más básicos, pues es la única forma de abrirles el apetito para comerse el mundo. Si bien no podemos pretender que los jóvenes sepan con exactitud a qué quieren dedicarse en su futuro, si tienen claro que quieren ganar mucho dinero, eso realmente no importa. Y nunca se te ocurra decirle a tu hijo que el dinero no es importante, pues lo estás "suicidando".

De los 20 a los 30 años.

De haber sabido la mitad de lo que hoy día sé a mis 20 años, en la actualidad sería rico. Y no hablo de unos cientos de miles de euros, hablo de que sería literalmente millonario. Con 22 años ganaba más dinero que la mayoría de los adultos. Era un joven ejecutivo en el mundo de las ventas, y llegué a gastar algunos fines de semana más de lo que los adultos ganaban en todo el mes. ¿Por qué?, porque podía, y porque para el mes siguiente recibiría otra buena nómina con unas comisiones astronómicas.

Para que no haya confusiones, mi caso no es como el de Turney Duff, el hombre que ganó 10 millones de dólares en Wall Street y se los fundió en drogas, alcohol y prostitutas. Nunca me han gustado ni las drogas ni el alcohol, y aunque respeto la profesión de prostituta, no soy demandante de sus servicios. Sencillamente adapté mi nivel de vida a mis ingresos. Era joven y ganaba mucho dinero, y nadie me dijo que hay que aprovechar para ahorrar en las buenas rachas, pues éstas suelen acabar tarde o temprano.

La falta de ahorro, derroche de dinero y tarjetas de crédito están entre los errores que cometemos a lo largo de la década 20-30 años. Es una época donde a las personas les gusta aparentar cuando ganan algo de dinero. Les gusta ir a la última en tecnología, comprar un coche nuevo en cuanto consiguen un trabajo, y los más locos se hipotecan para toda la vida en el peor momento. Nadie les explica que una hipoteca no debería llevarse más del 30% de los ingresos. En España, muchos jóvenes se han hipotecado hasta en un 80%. Asimismo, antes de comprar un iPhone, piensa si no te compensaría comprar acciones del fabricante de iPhone (Apple).

Probablemente sea la mejor época para ahorrar. Tienes fuerza y salud, por lo que puedes trabajar duro en cualquier cosa mientras sigues persiguiendo tu sueño. Y sin duda es una edad ideal para arriesgar en las inversiones en bolsa, sobre todo si el mercado está en su punto. (Imprescindible para ti: 10 consejos sobre dinero y finanzas que debes seguir antes de los 30 años). En ese artículo te explicamos cómo evitar los males mayores con algunas sencillas pautas.

Entre los 30 y los 40 años.

A esta edad, los errores pasarían por el matrimonio e hipoteca. Desde que se hizo pública la alta tasa de divorcios que existe en la actualidad, el matrimonio se ha convertido en el mayor destructor de riqueza en todo el mundo. Las estadísticas dicen que si te casas a los 32, hay una alta probabilidad de que te divorcies antes de los 40 años. No hace falta decir que en España, ante un divorcio donde hay hijos, el hombre queda totalmente desprotegido. No basta con la típica separación de bienes. Habla con un buen asesor en esta temática para que te aconseje cómo protegerte para cuando se acabe el amor.

No obstante, a esta edad, la mayoría ya quiere tener la casa de sus sueños e incluso una segunda vivienda para veranear. En caso de estar casado, se suele cometer el error de endeudarse al estar ambos miembros de la pareja con un trabajo aparentemente estable, por lo que en cuanto uno de los dos falla -o fallan los dos- inmediatamente las deudas comienzan a pisarles los talones.

La falta de un fondo de emergencia también se encuentra presente en la mayoría de las familias. Recordemos que toda persona o familia debería tener un fondo de emergencia para poder sobrevivir durante 6-12 meses en caso de que recibieran 0€ en ingresos durante ese período de tiempo. (Leer: 7 errores que cometemos en nuestras finanzas personales).

Irónicamente, la mayoría de las personas, cuando se casan, en lugar de estar mejor financieramente (pues suman 2 fuentes de ingresos), suelen buscar la forma de estar peor. La falta de planificación y no hablar de temas de finanzas con la pareja, suele acabar pasando factura.

Entre los 40 y los 50 años.

Continuando con las ironías en educación financiera, es a partir de los 40 años cuando las personas comienzan a asumir riesgos financieros, que unido a la falta de preparación y conocimientos financieros, suele derivar en malas inversiones. Y recordemos que no es lo mismo hacer el loco con el dinero a los 25 años que hacerlo a los 45, pues el tiempo para recuperarse de una mala inversión es mucho menor.

Asimismo, a esta edad es cuando se comienza a tirar de créditos y continuamos viviendo sin un presupuesto detallado, sin un plan financiero. Los 40 años es una edad para ahorrar, tanto para la universidad de los niños como para nuestra propia jubilación. Claro que es a esta edad cuando ya deberíamos estar recogiendo los frutos de las inversiones que hicimos a los 20 ó 30 años.

Un alto porcentaje de la población entre los 40 y los 50 años está pagando algún tipo de deuda por encima del 20% TAE en lugar de estar obteniendo rentabilidades por encima del 8% anual.

A partir de los 50 años.

A partir de esta edad recogemos frutos de nuestra planificación pasada o pagamos excesos de nuestro pasado. Es por eso que hay que intentar comenzar a hacer las cosas bien lo antes posible y tener una planificación desde que somos muy jóvenes. No obstante, hay muchos nuevos empresarios que han comenzado a esta edad. Nunca es tarde para nada, pero si comienzas temprano pones las probabilidades a tu favor.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo