.......... ........ ......... ....... .......

5 Estrategias para aprender más rápido. 2ª Parte.

30 de abril de 2014



En un anterior artículo vimos algunas técnicas de aprendizaje que usan las personas que aprenden de una forma más rápida que el resto. Entre esas técnicas se encontraban el aprendizaje a base de la repetición, en la asimilación de nuevos conceptos a través de los conocimientos previos, etc...

En esta ocasión, recurrimos a un hilo de Quora donde por suerte han respondido algunos expertos en la materia y cuyos puntos complementan perfectamente nuestro anterior artículo con útil aplicación para los negocios y carrera profesional.
Glengarry Glen Ross alec baldwin
Captura: Glengarry Glen Ross

1. La estrategia "Mourinho". Preguntar hasta 5 veces por qué.

En ocasiones, para resolver un problema, directamente vamos en la búsqueda de la solución. Para Eric Ries, autor de "The Lean Startup", cuando preguntamos el por qué de ese problema, cada respuesta a cada uno de esos "por qués", nos conduce a la solución por sí solo, llegando a la causa subyacente de un problema que a simple vista parece superficial.

En un hipotético ejemplo de un problema en una startup, donde los clientes han tenido problemas de conexión, algunos encontrarían la forma de solucionar ese error, pero no solucionarían que ese error no vuelva a ocurrir en un futuro. Es donde comienzan un mínimo de 5 "por qués" que nos llevarían a la causa subyacente del problema.

1. Una nueva versión ha causado problemas de conexión a nuestros clientes. ¿Por qué?. Debido a que el servidor falló. 
2. ¿Por qué falló el servidor?. Debido a que un subsistema se utilizó de forma errónea. 
3. ¿Por qué no se usó de forma correcta?. Debido a que el ingeniero no sabía usarlo correctamente. 
4. ¿Por qué no sabía usarlo correctamente?. Debido a que no fue entrenado correctamente o no tenía los conocimientos necesarios para hacerlo adecuadamente. 
5. ¿Por qué el ingeniero informático no tenía esos conocimientos?. Debido a que el gerente de la empresa o supervisor no cree en la formación constante.

De esta forma, lo que parecía un error en un servidor cuyo parche sería arreglarlo y ya está, llegamos a la conclusión del problema subyacente, que es la falta de formación continua en la empresa. Y eso puede ser un error aún peor que la caída del servidor, pues esa mentalidad empresarial mañana nos traería más problemas.

2. Mantén una actitud positiva en todo momento.

Pensar en la dificultad de un nuevo aprendizaje es una mala inversión en energía mental. Al menos eso piensa Alison Wood, profesor de la Escuela de Negocios de Harvard.

Ya pusimos un ejemplo sobre cómo nos puede sesgar el pensar en la dificultad por el simple hecho de que a todo el mundo le parece difícil. Si crees que aprender la lengua china será difícil, así será. Y aunque no lo creas, hay personas que aseguran que el aprender chino les fue mucho más fácil que aprender otros idiomas. De hecho, el idioma chino es más difícil de aprender por el simple hecho de que las personas esperan más dificultad.
Ante la ansiedad que provoca la dificultad, piensa siempre en la oportunidad y sus recompensas. Tu mente se encargará de hacer el resto.

3. No hay aprendizaje sin práctica. 

No puedes aprender a jugar al fútbol leyendo un libro. Para ser buen jugador de fútbol, deberás darle patadas a un balón. Igual ocurre con los negocios y la bolsa, y es que como decía Warren Buffett: "Un sólo día al frente de un negocio es más valioso que 10 años de teoría en gestión de negocios".

(Leer: 5 claves para alcanzar la excelencia)

4. Si no entiendes algo, no continúes hasta que lo entiendas.

Imagina una reunión donde se están explicando nuevos conceptos. Todo el mundo asiente con la cabeza. Es en esos casos donde si pides que repitan alguna explicación, puedes parecer el tonto de la reunión. Pero si no lo preguntas, serás tonto para siempre. La gente tonta te tomará por tonto, pero la gente inteligente sabrá que eres el más inteligente por querer asimilarlo todo correctamente.

Las pequeñas dudas son como grietas en los cimientos de una sólida construcción, y que podrían poner en peligro el resto de la construcción. Cuando estés aprendiendo algo, no continúes hasta que no resuelvas esas dudas.

5. Aprende las cosas difíciles primero.

A pesar de la falsa creencia popular de comenzar poco a poco por lo fácil para no frustrarnos, lo cierto es que es mucho más recomendable hacer lo más difícil al principio del día, ya que es cuando más vitales estamos. De esa forma, dejamos lo más fácil para cuando nuestra energía falla. Puede que nos "atranquemos" en lo más difícil, pero una vez que salimos del atasco, lo fácil, sencillamente es fácil.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo