.......... ........ ......... ....... .......

10 formas en que los ricos piensan diferente al resto.

24 de mayo de 2014



Para Thomas Corley, autor de "Los hábitos de los ricos (Rich Habits - The Daily Success Habits of Wealthy Individuals)", el que las personas sean ricas, tiene muy poco que ver con la suerte y tiene todo que ver con sus hábitos. Este escritor ha pasado 5 años de su vida estudiando y analizando los hábitos tanto de las personas ricas como de los pobres.

Para Corley, según explica en su web, una persona rica es aquella con ingresos anuales por encima de los 160.000 dólares y un patrimonio en activos líquidos de 3 millones, mientras que los pobres son aquellos con ingresos anuales por debajo de los 35.000 dólares y un patrimonio neto líquido de 5.000 dólares o menos.


Hay al menos 10 formas en que los ricas piensan de forma diferente. (Leer también: Las 4 diferencias más notables entre cómo piensan los ricos y la clase media y pobre).

1. Los ricos saben que sus hábitos tienen un impacto importante en sus vidas.
Gordon Gekko
Los hábitos diarios son fundamentales para el éxito financiero en nuestras vidas. Los ricos saben que los malos hábitos crean "suerte perjudicial", mientras que los buenos hábitos crean "oportunidad de suerte". Dicho de otra forma; somos creadores de nuestra propia suerte. Es por eso que Corley te anima a preguntar a ricos y pobres sobre la suerte. "Muchos ricos te dirán que han tenido mucha suerte, mientras que la mayoría de los pobres dirán que han tenido muy mala suerte en la vida".

Claro que encontraríamos que la mayoría de los que han tenido "buena suerte" actuaron de una forma muy distinta a los que consideran que han tenido mala suerte.

(Leer: 15 hábitos y elecciones para el éxito)

2. Los ricos creen que el sueño americano aún es posible.

El sueño americano es la idea o pensamiento de que cualquiera puede hacer una gran fortuna por su cuenta, de que independientemente de tu situación, cualquiera, con esfuerzo y una elaborada estrategia puede alcanzar ese sueño que otros ya han alcanzado. La mayoría de los ricos creen que toda persona puede alcanzar ese sueño si se esfuerza. La mayoría de los pobres creen que ese sueño americano ya no es posible hoy día. Como dice ese viejo dicho: "Tanto si crees que es posible como si crees que no es posible, estás en lo cierto".

3. Los ricos valoran las relaciones personales y profesionales.

Las relaciones son imprescindibles para el éxito, pues nadie alcanza el éxito sólo. Los ricos lo saben. También saben que la calidad de las personas influye en el éxito. Según el tipo de personas de las que te rodeas, se puede anticipar tu éxito o fracaso. Es importante mantener el contacto con esas personas que conocemos o conocimos. En nuestras 10 lecciones de vida, reconocíamos que a pesar de la creencia popular, la mayoría de oportunidades laborales y negocios surge de nuestra red de contactos. Cuantos más contactos tengamos, más posibilidades tendremos de encontrar oportunidades para hacer buenos negocios.

4. A los ricos les encanta conocer gente nueva.

Mientras que la mayoría de los pobres se rodean siempre de las mismas personas, cayendo incluso en el error de hacer un círculo de amistades en las que todos piensan de la misma forma, a los ricos les encanta conocer nuevas personas con diferentes puntos de vista, diferentes aficiones y diferentes sectores. Aprenden de cualquier persona, y está claro que cada nueva persona que conocen, es otra persona que a su vez conoce a otras personas, aumentando de esta forma la posibilidad de hacer más negocios con gente nueva.

5. Le dan mucha importancia a la educación financiera.

La gente pobre no tiene tiempo ni ganas de ponerse a estudiar cómo funciona el dinero, por lo que aún recibiendo un golpe de verdadera suerte financiera, es su desconocimiento el que le hará regresar a la ruina, por aquello de que "un tonto y su dinero no están mucho tiempo juntos".

Los ricos sólo pueden ser ricos de una forma, y esa forma es conociendo cómo funciona el dinero. Ahorro e inversión son asignaturas que todos los ricos tienen aprobadas, y es evidente que los pobres están suspensos.

6. Los ricos no creen en el destino.

Mientras que el 90% de los pobres creen que su camino está marcado en la vida por eso que llamamos "destino", los ricos son conscientes de que son ellos los que abren sus propios caminos y son ellos los que deciden si sentarse, andar, coger el camino de la derecha o el de la izquierda. Acertando o fallando, ellos son los que toman las decisiones, y no un tal "destino", el cual es considerado como un invento de los pobres para consolarse por el hecho de que nacieron marcados para ser pobres y no lo pueden cambiar.

7. La creatividad está por encima de la inteligencia.

La creatividad es fundamental para el éxito, mucho más que el Cociente Intelectual. Cuando los pobres ven a un rico, tienden a pensar que esa persona es rica porque es más inteligente que ellos. Pero lo cierto es que si miramos las estadísticas hay muchos pobres con un CI más alto que el de los ricos.

Es decir, un pobre puede ser muy inteligente y ser tonto. Un rico puede ser menos inteligente pero ser más listo y creativo que el pobre.

Recomendado: ¿Son los ricos más inteligentes que el resto de personas?. En este artículo explicábamos que no es tanto la inteligencia bruta, sino el tiempo dedicado a habilidades concretas.

8. Los ricos disfrutan de su trabajo.

La pasión está presente en los ricos. La mayoría de ellos reconocen que les gusta lo que hacen cada día. Si no les gustara, sencillamente no lo harían. Es una gran diferencia con respecto al pobre que es capaz de tragar mierda toda su vida porque cree que nació destinado para ello (trabajar duro aunque no te guste porque tienes responsabilidades), lo que nos lleva al siguiente punto.

9. Los ricos saben que hay que asumir riesgos.

La mayoría de los ricos son ricos porque crearon su propio negocio o dirigieron una gran empresa. Si una gran empresa no te va a dar un gran puesto de trabajo que no sea el de mantenimiento, la segunda opción no es para ti, por lo que deberás crear tu propio negocio.

Los ricos asumieron muchos riesgos, sabiendo que podían acertar o podían fallar. Según el estudio de Corley, el 27% de los ricos reconoció haber fracasado al menos una vez en los inicios de un negocio propio. Ellos piensan que las lecciones del fracaso son las mejores, pues duran para siempre. Los pobres tienen más miedo al fracaso, y sin riesgo, no hay recompensas.

10. Los ricos creen que su estado de salud influye en el éxito.

No se pueden hacer negocios de calidad desde la cama de un hospital. Los ricos saben que es de vital importancia mantener una salud de hierro, pues eso les ayuda a tomar decisiones dentro de la vitalidad, y no del cansancio. Del mismo modo, hacer ejercicio diario libera del estrés y tensiones, oxigenando nuestro cerebro. Y por último, el tener una buena salud, puede hacer que tengas tiempo de disfrutar de tu riqueza.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo