.......... ........ ......... ....... .......

Cambios en el lenguaje corporal para no sólo fingir, sino para convertirnos. (1ª Parte)

20 de junio de 2014




Amy Cuddy es una psicóloga experta en la adaptación del lenguaje corporal para tener éxito en tu profesión, en los negocios o en cualquier ámbito como podría ser una entrevista de trabajo.

Mientras que la mayoría de expertos recomiendan cambiar tu lenguaje corporal para aparentar, esconder o fingir ser una persona que realmente no eres, para Amy, el trabajar algunas posiciones y corregir el lenguaje corporal "incorrecto" podría proporcionar un beneficio real y no sólo para fingir, sino para convertirnos en esa persona que realmente estamos fingiendo ser.

Amy Cuddy, cuya charla en TED insertamos al final del artículo, distingue sobre todo 2 tipos de posturas corporales, que serían:

1. La pose del poder, de gran alcance, de dominio y seguridad.
2. La pose de los sin poder (los que van a perder en una entrevista de trabajo, en una negociación y los que no te van a causar buena sensación en general).

Pero todo ello lo podemos cambiar. Por ejemplo, en la siguiente imagen se ven dos posturas: Cualquier persona se da cuenta únicamente viendo esta foto, de quién tiene el poder. Y no es necesario que sepas absolutamente nada de lenguaje corporal, pues sencillamente se percibe.


El cuerpo habla por sí solo, y es por eso que cuando estudiamos el lenguaje corporal, podemos saber si le gustamos a alguien, si una negociación va por el buen camino, e incluso detectar rápidamente quién es el que manda en un grupo de hombres de negocios cuando estamos negociando.


Imagina que entras a una sala y encuentras a estas dos personas en estas posturas.


Ahora imagina que entras a una sala y encuentras a estas dos personas en las siguientes posturas.


Está claro que si eres un reclutador de personal, al verlas pensarías que estos dos candidatos tienen mucha "chulería", pasotismo, arrogancia, etc.. de hechos son posturas que no se aconsejan. Pero si fuera el jefe o el dueño de una empresa mostrarían mucha seguridad y sobre todo poder.

Cambiar el lenguaje para cambiar nosotros mismos.

Amy Cuddy explica cómo el adquirir el lenguaje corporal de las personas más poderosas nos ayudaría a obtener mejores puestos de trabajo, nos haría sentir más seguros y general nos daría más éxito. Pero su explicación no sólo pasa por engañar a los demás fingiendo, sino por los propios cambios hormonales que se producirían en nosotros.

Las 2 hormonas en cuestión serían la Testosterona y el Cortisol.

Mientras que la testosterona es la hormona del poder, la de la persona luchadora, centrada y concentrada que nos ayuda a ser mejores líderes, el cortisol sería la hormona del estrés que hace que nos sintamos más impotentes y abrumados.


El impresionante experimento  de Amy Cuddy:

En el estudio de esta psicóloga introdujeron a la gente en una habitación y durante dos minutos, una parte de ellos debían estar en una postura de poder (de gran alcance), mientras los otros debían estar en una postura de "sin poder". Los resultados, según Cuddy, fueron impresionantes.

Con unos reclutadores neutros que no sabían que se trataba de un experimento, acabaron eligiendo para contratar a las personas que durante esos 2 minutos habían realizado la postura de gran alcance.

Pero ahí no quedaba la cosa, y es que los niveles hormonales reales de las personas cambiaron drásticamente tras realizar las posturas, donde los niveles de testosterona cayeron mientras que subió el nivel de cortisona en aquellos que habían realizado las poses de los sin poder, y a la inversa ocurría lo contrario.
Por tanto, Amy Cuddy confirma la teoría de que se puede "fingir hasta que lo consigas".

Esta es la Charla de Amy Cuddy subtitulada al español, pero usando los subtítulos de YouTube.







Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo