.......... ........ ......... ....... .......

5 razones para levantarte más temprano + consejos para convertirte en un madrugador nato.

23 de julio de 2014



Coinciden la mayoría de los empresarios de éxito que ellos suelen tener entre sus hábitos el madrugar mucho más que la media de personas. Eso les da una excelente ventaja competitiva. Cierto es que para la gran mayoría, ésto puede suponer un sobre-esfuerzo, pero en el momento que lo incluyamos dentro de nuestros hábitos, ya formará parte de nosotros.

Y no hablamos únicamente de madrugar los días laborales, sino de hacerlo incluso en fin de semana y período de vacaciones. Es una forma de disfrutar mucho más de los días. Por tanto, aquí van 5 motivos por los que deberías madrugar más, publicados por Kate Mueller en Business Insider. Al final también daremos algunas pautas sencillas para incluirlo dentro de nuestra rutina y convertirnos en un madrugador feliz :-)

1. El desayuno de los ricos.

Por un lado, el desayuno es la comida más importante del día, y desayunar adecuadamente nos proporciona unos claros beneficios y ventajas. Y es que nos proporciona las vitaminas y nutrientes necesarios para aumentar nuestro rendimiento y concentración desde el primer minuto laboral, así como un nivel de colesterol más bajo. Hablamos evidentemente de un desayuno saludable.

En una reunión se nota quién ha desayunado y quién no. También se nota quién está recién levantado y quién está completamente despierto. No desaproveches esta ventaja.

Y por otra parte, ¿no decías que querías ser rico?. Pues la mayoría de los millonarios están tranquilamente desayunando mientras se informan de lo que pasa en el mundo.

¿Cuál es el desayuno de los campeones empresariales?

La mayoría incluyen zumo, frutas y café además de la tostada o sandwiches. Los más experimentados hacen del desayuno una comida incluso más fuerte que el resto de comidas.

2. Ejercicio.

Doy fe de los beneficios de hacer algo de ejercicio en la mañana. Por algún motivo, cuando te acostumbras a hacerlo, sales con ganas de comerte el mundo. Claro que al principio no estarás libre de algunos días de cansancio e incluso mareos, pero finalmente eso se pasa y la sensación es de fuerza, vitalidad y energía.

3. Relajación.

No hay nada peor que levantarse con la hora pegada y salir de casa a toda prisa sin desayunar porque ya llegas tarde. Es una buena forma de comenzar el día torcido y con estrés.

Imagínate el escenario contrario de levantarte con bastante tiempo, ducharte tranquilamente, desayunar mientras lees el periódico tranquilamente. Es una forma de comenzar el día más relajado.



4. Más sueño.

El madrugar más, puede curar a esas personas con insomnio, pues llegarán más cansados a la cama por la noche. Si bien debemos dormir todo el tiempo que necesitemos, y no caer en la creencia de que podemos intentar dormir únicamente 4 horas porque la Dama de Hierro y Donald Trump lo hacen, prácticamente todos los estudios indican que ninguna persona debería dormir más de 8 horas al día. Todo lo que pase de las 8 horas de sueño no nos da más vitalidad, sino más cansancio.

5. Más productividad.

Levantarse más temprano se traduce a más productividad a lo largo del día. Por las mañanas es cuando el cerebro está más alerta y concentrado, pudiendo centrarnos en nuestras decisiones más importantes y dejar para la tarde la lectura de correos y estado de Facebook.

Algunos pensarán que todo esto está muy bien, pero cuesta mucho trabajo. Entonces...

¿Cómo introducir el hábito de madrugar dentro de nuestra rutina?

Para los más perezosos, el camino es hacerlo poco a poco e ir incluyendo actividades progresivamente. Es decir, si el primer día que te propones madrugar, dices de levantarte 4 horas antes habiendo dormido únicamente 3 horas esa noche y te pones a hacer ejercicio, para cuando lleguen las 12 del medio día, probablemente deban llamar a la Cruz Roja para reanimarte.

Vamos a hacerlo por pasos.

1. Cada día vamos a poner el despertador 20 ó 30 minutos antes. 

Pero no lo apagues ni lo pospongas. Cuando suene el despertador, te levantas como los soldados. Eso es disciplina.

2. No importa la hora a la que te acuestes.

Una vez hayan pasado varios días y esos 30 minutos antes ya estén situados en la hora que nos queremos levantar (por ejemplo, a las 6.00AM), no te centres en acostarte antes. Acuéstate cuando el cuerpo te lo pida. No fuerces tu cuerpo a dormir cuando no tenga sueño. Poco a poco, tu reloj interno se irá adaptando, y tu cuerpo cada vez pedirá cama antes.

3. Actividades poco a poco.

Ve incluyendo el ejercicio poco a poco por la mañana. Ten en cuenta que hasta que te adaptes a este nuevo hábito de levantarte cada día a las seis de la mañana, durante días o semanas te sentirás menos vital, por lo que no es plan de meterte una hora de ejercicio. Ve probando con 5 ó 10 minutos antes de ducharte. Luego sube a 20 minutos. Finalmente, con 30 minutos de ejercicio por la mañana bastará.

4. No duermas siesta.

Para regular el reloj interno, debemos evitar la siesta. Es la única forma de que nuestro cuerpo cada vez nos pida ir a la cama más temprano.

5. No interrumpas el proceso.

No caigas en el error al llegar el fin de semana, el romper esta rutina que quieres adquirir, pues para el siguiente lunes lo habrás echado todo a perder. Recuerda que estamos cambiando un vicio por un hábito, y romper esa rutina sería como el cigarrillo que se fuma un ex-fumador y que le puede hacer recaer.

Con el tiempo, se pueden hacer variaciones. En mi caso, sé que no debería, pero los domingos aprovecho para levantarme a partir de las 12:00 y a veces incluso más. Y es como si recargara baterías para toda la semana, pero también es cierto que pierdes prácticamente el domingo. No lo disfrutas.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo