.......... ........ ......... ....... .......

Ideas para restaurantes: 10 trucos psicológicos para que los clientes gasten más dinero.

16 de julio de 2014



Lo que vas a encontrar en este artículo son 10 trucos psicológicos de marketing y ventas aplicados a restaurantes. Si entraste buscando nuevas ideas para restaurantes, no te preocupes, pues al final del artículo te dejamos los enlaces para ver algunos tipos de restaurantes muy innovadores y fuera de lo común que quizás funcionen en tu país o ciudad.

Estos trucos psicológicos que exponemos a continuación han sido elaborados por Maggie Zhang en Business Insider, y debo reconocer que son sencillamente brillantes, sobre todo porque no dejan nada al azar, y en todo momento están dirigiendo al cliente en toda toma de decisiones. Espectacular!!

Restaurante lujo barcelona
Restaurante Week Barcelona / Woman.es
1. No utilizar el signo del "$" ó "€" en los precios.

Un número es sólo un número hasta que le colocamos el signo de la moneda. Los restaurantes que han sido asesorados por expertos en marketing no suelen poner el signo de la moneda en su carta de precios, pues estarían recordando inmediatamente al cliente que está gastando el dinero. Puede parecer una tontería, pero hay muchos estudios que confirman los clientes gastan menos cuando se colocan los 25€ en lugar de 25.

2. Delicadeza con los números.

Todos conocemos la importancia de poner 9,99 en lugar de 10, pero..... según algunos expertos, el 9,99 indica el valor, no la calidad, por lo que aconsejan evitar el truco más conocido y cambiarlo por un número más bonito, como por ejemplo 9,95 o 9,90, al considerarlo más eficaz.

3. Usa un lenguaje completamente descriptivo.

Una investigación de la Universidad de Cornell reveló que los elementos que se describen de una forma más bonita son más atractivos y populares para los clientes, y por tanto, es donde se produce un 27% de más consumo con respecto a aquellos alimentos sin descripciones.

Por ejemplo: el poner "Camembert con salsa a la pincheta y arándanos a la rocheta", puede provocar una pregunta muy lógica del tipo "¿Qué cojones es el Camembert, la salsa a la pincheta y la rocheta de los arándanos?"

Cambiarlo por algo del tipo "Queso Camembert con una salsa dulce casera y arándanos con un toque cremoso de salsa cremosa y suave". De esta forma incluimos la palabra clave "casero" (hoy día gusta lo casero), así como abrimos el sentido gustativo con las palabras "cremosa y suave".

En definitiva, los nombres y descripción con algunas palabras clave se indexan mejor en nuestro Google cerebral.

4. Conecta los nombres con la familia.

La familia vende, por lo que incluir nombres como "Patatas hechas con la receta de la tía Margarita" o "Arándanos con salsa casera receta de la abuela", ayuda a vender por ese toque de nostalgia.

Nota: Nunca poner "salsa receta de la suegra"

5. Usa nombres étnicos.

Usar términos de la comida étnica puede dar un toque muy distintivo a tu restaurante. Además, hace del restaurante algo más profesional, más internacional por las etiquetas geográficas, pudiendo llevar al subconsciente hacia unos sabores y texturas más exóticos.

6. Destaca visualmente las cosas.

Recuerda que las personas somos "simples" por defecto. Si tienes una carta con letras de color negro, y resaltas ciertas palabras en verde, automáticamente subirán las ventas de lo resaltado en verde (aunque sea la salsa a la pincheta).

Por tanto, aprovecha también lo visual. Tu carta debe tener imágenes de buena calidad, y desde luego, una imagen sobre un producto de nombre étnico o con la adecuada descripción llamativa, tendrá un asombroso resultado.

7. Juega con los precios y tamaños para llevar al cliente donde quieres.

Ya hemos hablado de esta técnica, y es que podemos manipular al cliente a través de la comparación de precios y tamaños, donde un producto sólo es más barato o más caro en función de con qué lo compares. Por tanto, puedes jugar con precios muy altos en algunos platos, hasta el punto de que sean verdaderamente caros (115€) y más abajo platos por 45€ o por 25€, lo cual el cliente verá como una ganga en comparación con los precios de arriba, cuando en realidad pagar 25€ por ese plato sería caro, sobre todo si lo comparamos con platos de 8,95€. A esto se le llaman los señuelos de la carta de precios.

¿Recordáis nuestro artículo "Cómo tu mente te traiciona"?, pues en este caso vamos a hacer lo mismo poniendo también distintos tamaños. A esta técnica se le llama "la horquilla", y vamos a ofrecer 2 tamaños en las porciones con distintos precios. El cliente, por regla general se irá a la porción más barata aún sin saber el tamaño real de ésta. Y desde luego, sin saber que el restaurante, realmente quería venderte esta porción, y no la grande, pero usamos la comparación de precios para que nuevamente uses el precio alto como señuelo y veas el precio bajo como una ganga.

8. El ambiente incentiva el gasto.

Así como las tiendas también emplean 11 trucos para que gastes más dinero, y uno de ellos es la música, diferentes estudios han demostrado que la música clásica, Jazz, un piano de fondo... hace que las personas se sientan más ricas, con más clase, y por tanto, animados a gastar más dinero, y desde luego, motivados para volver otro día.

Mientras tanto, aquellos restaurantes que no se aseguran una música ambiental distintiva, sus clientes suelen ser menos recurrentes y gastar algo menos.

9. El patrón de lectura.

Así como las tiendas colocan los productos con más margen a la entrada (cuando el carro aún está vacío), los restaurantes deben seguir el comportamiento ocular de los clientes cuando miran la carta. Los estudios muestran que las personas suelen fijar más atención a la parte superior derecha de la carta, por lo que probablemente debas incluir ahí esos platos más rentables (aquellos que te interese vender como restaurante).

10. Tener claro qué vende un restaurante.

La mayoría de empresarios no tienen claro lo que venden en su restaurante. No vendes comida, ni bebidas, ni menús... vendes una experiencia, pues realmente el cliente se decidirá a volver si la experiencia ha sido grata. Y sí, el sabor de la comida es parte de la experiencia.

Es por eso que ahora muchos restaurantes recurren a los monólogos o chistes para animar la velada. Se trata de hacer que el cliente desee volver, que te asocie con un buen momento de su vida donde considera que su dinero está bien gastado.

Leer también: Los errores en bares y restaurantes que debes evitar, por Jon Taffer.

Y como prometimos al principio, aquí tienes algunas ideas para restaurantes originales:






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo