.......... ........ ......... ....... .......

Las 32 reglas para ser un empresario de éxito.

18 de julio de 2014



Esta persona reconoce que falla con frecuencia. De un total de 20 empresas, 17 de ellas no funcionaron.

 Define el espíritu empresarial como una secuencia de fracasos que en ocasiones es interrumpida por éxitos. Ha asesorado y aconsejado a más de 50 empresas privadas y está en el consejo de administración de varias compañías. Y por si fuera poco cuenta con más de 5 Best Seller.

Evidentemente, hablamos de mi querido amigo James Altucher, el cual asegura que ha aprendido tanto de los pocos éxitos como de los muchos fracasos, y en esta ocasión resumimos sus reglas para ser un gran empresario. Y como podéis observar, llevan el sello Altucher.

1. Ser dueño de tu propia empresa no es divertido. Y no va a explicar los muchos motivos por los que no es divertido, ya que son las reglas. No las teorías, y por tanto no hay que demostrarlo. No obstante, si quieres hacerte una idea de por qué no es tan divertido como algunos lo ponen, lo explicamos perfectamente en este artículo: El precio secreto de emprender tu propio negocio. Odiarás gran parte del proceso de ser empresario, sobre todo al inicio, por lo que Altucher te aconseja que te mantengas alejado de los objetos punzantes en los peores momentos.

2. Trata de no contratar a gente. Vas a tener que contratar a empleados para ampliar tu negocio, pero es buena disciplina el cuestionar si realmente necesitas cada contratación que estás pensando hacer.

3. Consigue un cliente. Parece obvio, pero no lo es. Consigue un cliente antes de empezar tu negocio, si es que puedes. Hay una brecha enorme entre una idea de negocio y la posibilidad de hacerte con clientes. La dificultad de encontrar ese primer cliente antes de abrir el negocio te dirá mucho sobre tu futuro negocio. Valida tu idea de negocio con una servilleta y un bolígrafo en 5 minutos.

4. Si tu empresa ofrece un servicio, llámalo producto.

Oracle lo hizo. Ellos dijeron que tenían una base de datos y después enviarían a un equipo de consultores para ayudarte a instalar la base de datos y así satisfacer tus necesidades. Los primeros años de existencia, afirmaron que vendían un producto, pero en realidad eran una empresa consultora. nunca te olvides de esto: "los productos se valoran mucho más que los servicios", así que asegúrate de usar el marketing correcto para vender un producto, y no un servicio.

5. Está bien fracasar y todo eso de comenzar de nuevo con experiencias aprendidas, pero intenta fracasar antes de quedarte sin dinero, y esperemos que antes de tener dinero de inversores. Pero si pasa, no te preocupes más de lo necesario y comienza de nuevo con nuevas ideas.

6. Ser rentable. Trata de ser rentable inmediatamente. Parece evidente, pero no lo es. Cuánto debe crecer un negocio anualmente para que sea rentable.

7. La competencia es buena. Te convierte en un asesino de sangre fría y te ayuda a abrir el cerebro hacia nuevas vías. Y nunca te olvides de que la competencia también pueden ser potenciales adquirientes de tu empresa.

8. Comunícate con todos. Empleados, clientes, inversores, proveedores. Comunícate con ellos todo el tiempo y cada día o semana.

Los empleados quieren saber qué hacer y cómo ayudar. Los clientes quieren saber cómo tener calmados a sus jefes, los proveedores quieren saber cómo te va y los inversores quieren ser tus amigos y tener información de tu empresa de primera mano.

9. Hacer todo para tus clientes.

Quizás en España no exista esta gran política con los clientes, incluso me atrevería a decir que existe la política contraria, que es mantenerse alejado de los clientes a nivel personal. Y por este motivo me era tan fácil quitarle clientes a la competencia. Ayúdales a crecer. Si tu cliente crece, tu empresa crece. Olvida la relación "puta-cliente" donde únicamente existe una relación de dinero. Asiste a las boda de la hija de tu cliente si te lo pide. Llámales únicamente para preocuparte por ellos y olvida la "impersonalización" con las tarjetas navideñas. Si me vas a mandar una tarjeta de felicitación genérica, mejor te la metes por...

10. El cliente no es una empresa. Según dicen, detrás del nombre de una empresa, suele haber un humano que suele ser una persona. ¿Qué hará feliz a esta persona?. Ayúdale a darle esa felicidad. Él no lo olvidará.

11. Que tus clientes te conozcan como persona. No hay nada de malo en desayunar o quedar para almolzar con un cliente, y no necesariamente en horario laboral.

12. Conoce la historia de tus clientes. Detrás de un empresario que dirige una empresa grande o pequeña hay una historia de éxito grande o pequeño. Quizás tuviera cientos de problemas al comenzar, quizás tenga una verdadera historia de motivación y superación. Detrás de todo empresario, se esconden más de 100 lecciones de emprendimiento. Algunas son repetidas, pero otras son originales, y nosotros las necesitamos.

13. Conoce tu producto. Nadie debe conocer tu producto mejor que tú. Si no eres un técnico, al menos aprende todo lo específico de los detalles técnicos hasta el punto de que puedas dirigir a los técnicos.

14. Duerme lo que necesites. No caigas en ciertos mitos como que el trabajo de un empresario es de 20 horas al día. Sabemos que hay muchas personas de éxito que únicamente necesitan dormir 3 ó 4 horas, pero ese don es genético. Si tú necesitas dormir 8 horas, asegúrate de dormir esas 8 horas, o de lo contrario no serás productivo. Si trabajas 20 horas al día, es porque no estás trabajando bien o te estás equivocando de trabajo.

15. Ejercicio. Al igual que en el punto exterior, hacer ejercicio no es una opción, sino una obligación si eres empresario. De lo contrario, tu salud te pasará factura. No consideres el tiempo de hacer ejercicio como tiempo perdido. Considéralo con como tiempo bien invertido, pues te generará excelentes dividendos.

16. haz feliz a tus empleados. Ten detalles con tus empleados, bien sean bonos de masajes, entradas para una obra de teatro... Altucher dice que él se aseguraba de que en caso de que llamara la madre de uno de sus empleados a su hijo para preguntarle cómo le fue el día, éste pudiera decir que fue un día excelente.

17. Trata a tus empleados como a tus hijos. Ellos necesitan límites, y necesitan que les digas a veces "NO!!", aunque lo más importante, es que como empleados debes dejarlos que abran su mente y su imaginación.

18. No seas codicioso en el precio del producto. Si tu producto es bueno, y además barato, la gente va a comprar. Entonces después puedes fijar actualizaciones de precios o crear otros servicios y productos de un precio más elevado.

19. Date a conocer. Darse a conocer lo es todo. La marca lo es todo, aunque la mejor publicidad es el boca a boca. Escribe un blog corporativo, habla de tu industria y sé muy  honesto acerca de todos los defectos. La autenticidad es la mejor marca.

20. No te mates. No vale la pena morir por una empresa. Además, tus empleados te necesitan. Esas frases que dicen que hay que perseguir tus sueños e ir detrás de ellos, no te dicen qué hacer cuándo tu sueño se convierte en una pesadilla. Si crees que el estrés va a terminar contigo y no te ves capaz de controlarlo, no sigas. Al menos no con esta idea.

21. Dale a los empleados los medios para lograr el éxito profesional. Asegúrate de que tus empleados sepan cómo pueden lograr el camino hacia el éxito en tu empresa. Sobre todo, que tengan claro lo que está bien y lo que no está bien hacer.

22. Despide a los empleados de inmediato. Existen muchas enfermedades en la empresa, pero hay una que es incurable. Si un empleado únicamente está pidiendo más dinero todo el tiempo y aún no se ha ido, invítalo a salir. Si habla mal a sus compañeros, despídelo. Si habla mal de ti a tus espaldas, despídelo de inmediato.

Esta enfermedad no tiene cura y además, es muy contagiosa. No muestres piedad, no des segundas oportunidades ante este tipo de empleados, sobre todo, si has hecho correctamente los puntos anteriores.

23. Si un empleado llega a ti llorando, cierra la puerta o sal con él del edificio, y siéntate con él hasta que se tranquilice. Escucha todo lo que tiene que decirte. Si alguien está llorando es porque ha habido una avería importante en la comunicación en alguna parte de la empresa. Escúchale atentamente y no te enfades con él. Sólo soluciona el problema.

22. Queda a comer con tus competidores. No hay motivo para no hacerlo. Queda con ellos e intenta escuchar más que hablar. También tienes mucho que aprender de ellos. Además, no hay motivos para no ser amigos. Quién sabe si en algún momento en el futuro tienes la oportunidad de crear sinergias con ellos. Y si tus competidores no son trigo limpio, emplea el dicho: "A mis amigos cerca, y a mis enemigos aún más cerca".

23. Leer para entender qué está cambiando en el mundo. ¿Cuáles son las preocupaciones actuales?. Puede ser que se está acabando el agua potable, el calentamiento global, la muerte de una industria o la desaparición de los periódicos de papel. Debes estar informado de lo que está pasando y que a todos nos afecta. Del mismo modo, el estar informado nos puede abrir la mente hacia nuevas ideas de negocio.

24. Pero selecciona el tipo de noticias. Como empresario evita la lectura de fatalidad extrema del tipo "el mundo se está acabando" y "todo está muy jodido". Es una forma de deprimirte para que otro pueda coger tu dinero.

25. No importan las recesiones o depresiones económicas. En todo momento hay al menos 15 billones de dólares circulando en el mundo, por lo es cuestión de encontrar la forma de hacerse con parte de esos 15 billones. Si una idea de negocio no funciona, prueba otra. Si una idea muere, prueba otra. Siempre hay alguien que gana dinero en cualquier ciclo económico.

26. Cuéntale a todo el mundo lo que hace tu empresa. Incluso tus amigos te pueden ayudar a encontrar clientes.

27. Busca rápidamente a una persona de confianza. Busca alguien de tu plena confianza para que te acompañe a las reuniones. El trabajo de empresario consiste en no hacerlo todo, por lo que necesitarás a un segundo de a bordo. Hazle un seguimiento a esa persona. Él estará encantado de tomar ese papel, pues estarás siendo su mentor. Eso sí, si rompe la confidencialidad de reuniones críticas o demuestra tener deshonor, no te lo pienses y despídelo.

28. Dí sí a cualquier oportunidad. Todo lo que sea meterte en una habitación con un tomador de decisiones que te ofrece una idea razonable, dile que sí a la oportunidad. No importa si te cuesta el dinero. Hay que intentarlo.

29. Celebra los éxitos. Le encantará a tus empleados, pues son parte del proyecto y le gustará saber que la empresa está feliz con ellos. Se sentirán parte de la empresa.

30. Vende tu primera empresa. Vende tu primera empresa tan pronto como te sea posible. En ese momento tendrás dinero en el banco y te sentirás preparado para crear una próxima empresa de millones de dólares.

31. Tu empresa siempre está en venta. No caigas en el error de pensar que una empresa es para siempre, sobre todo si tu empresa es de carácter tecnológico. Ojalá sea así, pero cuando un precio es bueno por la compra de nuestra empresa, venderla probablemente sea la mejor opción. Mark Cuban, antes de ser conocido vendió una empresa por 10 millones de dólares. Fue con su segunda empresa cuando se escuchó hablar de él.

32. Síguenos en Facebook, Twitter o Google +. Algo aprenderás :-)

Este artículo es un resumen y adaptación del original "The 100 Rules for Being an Entrepreneur" de James Altucher, adaptado y modificado por Negocios1000.com.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo