.......... ........ ......... ....... .......

El inventor del ajedrez, la fortuna de Warren Buffett y el interés compuesto. Educación Financiera.

18 de agosto de 2014



Existe una historia (mito o leyenda) del hombre que inventó el ajedrez.

El inventor fue a ver al emperador de China, y le enseñó su creación, el juego del ajedrez. El emperador quedó tan asombrado que quería aquel juego para él, por lo que le dijo al joven inventor que si le dejaba el juego, le concedería un deseo.

Y el inventor le pidió algo muy simple: le pidió un grano de arroz para la primera casilla del tablero, 2 granos para la segunda casilla, 4 granos para la tercera, 8 para la cuarta y que fuera así sucesivamente hasta la última casilla del tablero.


El emperador aceptó rápidamente, pues consideró aquella petición muy modesta. Incluso tenía la sensación de haber engañado a aquel joven al quedarse con su invento por unos pocos granos de arroz. Pero cuando el emperador se dispuso a pagar, y fue calculando los granos necesarios conforme aumentaban las casillas del tablero, descubrió que para rellenar las últimas 10 casillas del tablero, necesitaría 35 trillones de granos de arroz. En toda China no había arroz suficiente para pagarle al inventor. Entonces el emperador se sintió engañado y ordenó matar al inventor.

La historia no creo que sea real, pero la solemos poner como ejemplo para explicar la magia del interés compuesto, así como el céntimo de Cristobal Colón, que 500 años más tarde se convierte en 95.000 millones. Pero hay un problema con el interés compuesto, y es que sus efectos no se notan al principio, sino al final.

Un claro ejemplo es Warren Buffett. El 99% de la fortuna de Buffett se ha hecho a partir de sus 50 años. Eso significa que los 63.000 millones de dólares de patrimonio neto actual de Buffett son el resultado de aproximadamente 600 millones que había hecho a los 50 años. Recordemos que Buffett cumple en breve los 84 años.

Y otro dato tan curioso como irónico, es que si Warren Buffett a sus 50 años hubiera invertido esos 600 millones en la compra de acciones de su propia compañía, Berkshire Hathaway, en la actualidad tendría más de 300.000 millones de dólares.

(Leer: Así de rico serías si hubieras invertido 1.000€ con Warren Buffett)

El secreto para generar riqueza con el interés compuesto es llegar a las últimas casillas del tablero, pudiendo ser las primeras casillas algo más aburridas y poco atractivas económicamente. Es por eso que los inversores veteranos dicen que "la buena inversión se parece a ver crecer la hierba. Si quieres emoción, vete a un casino".

Requiere de mucho tiempo para que surta efecto, y requiere de mucha paciencia para verlo crecer. Pero la mayoría de las personas no tienen esa paciencia. Y eso se traslada al tema de los dividendos de las acciones.

Supongamos que tienes 1.000 acciones de Apple, y la empresa va a repartir un 5% de dividendo que puedes cobrarlo en dinero en efectivo o en acciones. Si cobramos ese dinero en efectivo y lo gastamos, es dinero perdido que sale de nuestras inversiones, por lo que no es aconsejable si estás elaborando un plan de inversión para largo plazo, siendo lo más rentable cobrar el dividendo en nuevas acciones, que serían unas 50 nuevas acciones.

Y con los dividendos también funciona el interés compuesto, pues la próxima vez ya no nos pagarán un 5% de dividendo de 1.000 acciones, sino el 5% de 1.050 acciones, que serían 52,5 nuevas acciones.

La próxima vez cobraríamos un 5% de 1.102 acciones, y así sucesivamente hasta acumular miles de nuevas acciones que cada año nos repartirán un dividendo cada vez mayor, que añadido a la apreciación de las acciones es como se consigue general riqueza en bolsa y ese preciado activo que con el tiempo ya podemos cobrar los dividendos en efectivo.

Aunque claro, también ayudamos a mejorar nuestro interés compuesto si además de usar los intereses generados para añadirlos al capital principal, también incrementamos los ingresos aumentando nuestro capital destinado a la inversión.

Y por todo ésto y más cosas, es por lo que se aconseja comenzar a ahorrar e invertir cuanto más joven, mucho mejor, pues comenzando demasiado tarde, el interés compuesto no tendría tiempo de hacer prácticamente nada.

Ya vimos la enorme diferencia entre comenzar a ahorrar a los 25 años y los 35, así como pudimos ver la cantidad de dinero tan ridícula que debes ahorrar al mes para jubilarte con 1 millón de euros, una cantidad que se incrementa drásticamente conforme pasan los años.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo