.......... ........ ......... ....... .......

Los 12 peores errores que las personas hacen a sus 20 años.

1 de septiembre de 2014



Hemos hecho infinidad de artículos centrándonos en los 20 años de las personas, siempre insistiendo en que si la mayoría de jóvenes supieran lo fácil que es encaminar su vida a esta edad..... únicamente deben escuchar los consejos de los que han pasado con éxito a sus 30 años y aquellos que cometieron muchos errores y que hoy te los muestran para que tú los evites.

Y para ello recurrimos nuevamente a la sabiduría popular de los usuarios de Quora, donde hacemos un resumen sobre los que consideran los peores errores que los jóvenes cometen a sus 20 años y añadimos algunos según nuestra vivencia personal. No obstante, te recomiendo leer otros artículos similares que hemos hecho al respecto:

1. 10 consejos de vida que agradecerás cuando pases los 30 años.
2. 21 cosas que los jóvenes y universitarios deberían saber a sus 20 años
3. Lecciones que los universitarios deben aprender a sus 20 años

Vamos a aprovecharnos de las vivencias y sabiduría de personas que ya pasaron por la transición que estás a punto de pasar.


1. Ellos piensan que la educación y el talento son suficientes para tener éxito.

Eso es falso, pues hay muchas más personas talentosas y con carreras que han fracasado que gente sin talento y que han logrado tener éxito. Por tanto, tener un título universitario o un talento natural no te garantiza nada, sobre todo si no sabes cómo monetizar ese talento, si no encuentras a alguien que complemente esa habilidad o alguien que reconozca tu talento.

Las habilidades sociales son más importantes que todo eso, y es algo que no hay que subestimar, pues la mayoría de buenos trabajos no son publicados en portales de empleo. Son oportunidades laborales que vienen de nuestro círculo. Por tanto, es de vital importancia tener un círculo de conocidos lo más amplio posible.

En última instancia no tienes nada hasta que no seas capaz de demostrar a alguien lo que sabes hacer con eso que tienes. Recuerda que hay mucha diferencia entre tener una licenciatura en derecho a ser un abogado. A veces, la licenciatura en derecho por sí sola, únicamente te abre las puertas para trabajar en una hamburguesería.

2. El tiempo perdido.

Una de las cosas que nunca podrás recuperar es el tiempo que has perdido. Finalmente, a los 35 años te arrepientes de gran parte de ese tiempo que ha sido como tirado al cubo de la basura. Y el tiempo es muy valioso. De hecho, lo único que tenemos en la vida es tiempo. Si se va el tiempo, no tenemos nada. Por tanto, es algo que nunca hay que perder.

3. No comenzar a ahorrar dinero.

Aunque seamos repetitivos en este punto, la diferencia entre comenzar a ahorrar a esta edad y hacerlo más tarde, es enorme para el futuro de nuestras finanzas. De hecho, gran parte de la riqueza de los actuales multimillonarios proviene del dinero procedente del ahorro temprano. Los 20 años son para disfrutar, pero lo son para ahorrar y para aprovechar esa vitalidad y energía que después no tendrás. Y como hemos dicho en diferentes ocasiones, es la edad ideal para comenzar a invertir y asumir riesgos.

El caso es que la mayoría de jóvenes con 20 años no ven necesidad de ahorrar e invertir, y piensan que el dinero es únicamente algo para gastar. A los 30 - 35 se arrepienten de todo el dinero gastado y no invertido. Personalmente yo me arrepiento de muchas locuras y grandes gastos de dinero entre mis 20 y mis 30.

4. Igualan la felicidad con el dinero.

Igualar la felicidad con el dinero es lo que lleva a muchos jóvenes a acostumbrarse a una nómina pagada por una empresa de mierda con un trabajo de mierda. Si bien no hay nada de malo en hacer trabajos que no nos gustan a edad temprana, el acostumbrarse y quedarte encajado en una empresa únicamente por cobrar una nómina a final de mes en lugar de darle forma a tus sueños, es algo que con el paso del tiempo, cualquier persona se arrepiente. "Lo que pude haber hecho y no hice".

(Leer: ¿Por qué debes dejar de buscar la felicidad?)

5. Descuidar su salud.

Las resacas hacen más daño a tu salud de lo que puedes imaginar, además de que fomentan el alcoholismo y tergiversan el significado de diversión. Puesto que nunca he sido de adornar las palabras, lo diré sin paños calientes: "tanto si tienes 20 años como si tienes 30, si tienes que beber para divertirte, es porque eres gilipollas".

Mala alimentación, tabaco, drogas y falta de ejercicio producen en el cuerpo un desgaste progresivo que no notamos hasta el día que lo notamos. Como alguien dijo una vez: "trata a tu cuerpo como si lo fueras a necesitar siempre".

6. Darse por vencidos cuando las cosas se ponen difíciles.

Una relación fallida o un despido hace que muchos jóvenes acaben hundiéndose. A los 20 años muy pocos saben que ese primer gran amor no es el definitivo o que el hecho de que te despidan de un trabajo basura a veces es una liberación y una excelente oportunidad de avanzar en la vida.

Por lo de encontrar el amor de tu vida (una gran preocupación de los jóvenes a esta edad), sólo te diré que al igual que la felicidad, no lo pienses: llegará o no llegará, se irá o se quedará. A veces lo echarás. Yo he encontrado el amor de mi vida unas 8 ó 10 veces. Si me hubiera hundido cada vez que fallé en ese tema, supongo que no hubiera podido levantar cabeza. Dicen que la cosa trata de dar con tu media naranja. Y yo  he disfrutado mucho haciendo zumos de naranja.

Pero nunca abandones futuros proyectos porque los anteriores no te han salido bien. Aprovechando estos dos discursos de motivación, recuerda que la vida es un campo de juego. Y en el campo de juego hay que luchar y jamás abandonar. Sólo así se gana, cuando has dado lo mejor de ti mismo antes de que suene el pitido final.

7. El mito del tiempo.

Muchos piensan que a los 20 años aún es pronto, y que ya tendrán tiempo de hacer muchas cosas después, por lo que abandonan sus aspiraciones pensando que las podrán retomar después. El caso es que el tiempo, cuando tenemos prisa por lograr algo, pasa a toda velocidad. Y en algún momento tienes 33 años cuando hace poco tiempo tenías 26. Y ya no eres joven. En ese momento estás en una carrera a contrareloj para lograr tus ambiciosos objetivos antes de los 40, y quizás tengas las sensación de que ya es tarde para darle un giro a tu carrera o asumir un enorme riesgo. Aunque realmente nunca es tarde para hacer la mayoría de cosas, lo cierto es que es más sencillo hacerlo antes.

8. Las cosas que te hubiera gustado hacer y no hiciste.

No es ningún mito el hecho de que las personas se arrepientan mucho más de las cosas que no hicieron que de aquellas que hicieron. Por ejemplo, en el tema amoroso, una persona puede arrepentirse toda la vida por no haber dado el paso a la hora de besar a una chica. Vivirá toda su vida preguntándose... ¿y si...?..

Ahora bien, aquel que se lanzó y recibió un rechazo, puede arrepentirse en el corto plazo, pero a largo plazo no le queda esa duda, por lo que a largo plazo, ese rechazo le ha hecho ganar en tranquilidad.

9. Tratar de caerle bien a todo el mundo.

Cuando uno se incorpora al mundo laboral, puede ser algo normal el querer caerle bien al capullo de tu compañero de trabajo, a un mal jefe y a esas personas a las que no les gustas. Con la edad aprendes que que no puedes caerle bien a todo el mundo. De hecho, sería muy mala señal. Y lo peor que puedes hacer es dedicarte a gastar energía intentando llevarte bien con personas a las que no le caes bien. Llega a ser estresante.

10. Pensar que todas las amistades durarán siempre.

Puedes llegar a pensar que conservarás a todos tus amigos, pero lo cierto es que los caminos más adelante toman rumbos muy distintos. De hecho, muchos de tus amigos tomarán caminos incorrectos, otros únicamente te traerán problemas, y algunos simplemente vivirán su propia vida. También deberás aprender a distinguir cuándo debes echar de tu vida a un amigo que ya no es el que era.

De hecho, a veces perdemos la oportunidad de conocer gente muy interesante por conservar esas viejas y a veces estropeadas amistades.

11. Mantener tu mente cerrada.

Debes conocerte a ti mismo lo antes posible, saber lo que piensas y qué tipo de "cosa" ha influido para que pienses de esa forma. Cuanto antes sepas que parte de tus creencias son falsas e infundadas, antes liberarás tu mente.

Aprende todo tipo de habilidades y nuevos conceptos que te hagan una persona mejor preparada para todo en general.

12. Enamorarse de alguien que no está enamorado de ti.

Supongo que a todos nos ha pasado en algún momento. Y con el tiempo descubres lo idiota que fuiste por el hecho de enamorarte de alguien que ni siquiera te miraba. De hecho, descubres que eso no es amor, sino "encaprichamiento", pues es imposible que te enamores de alguien que no te da muestras de cariño o afecto. Sería similar a enamorarte de una pared. Caer en esta situación es la mejor forma de caer en la desgracia anunciada y en la inminente infelicidad.

Es evidente que el estado sentimental puede influir al resto de facetas de la vida.

Si alguien quiere compartir su propio consejo para los jóvenes de 20 años, bienvenido sea.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo