.......... ........ ......... ....... .......

¿Cuál es la edad ideal para emprender un negocio?. Rompiendo algunos mitos.

27 de octubre de 2014



En la actualidad existen una gran cantidad de jóvenes emprendedores que han construido empresas por valor de cientos y miles de millones. Las noticias sobre emprendedores que se han hecho multimillonarios antes de la mayoría de edad, abundan.

Y es ahí cuando nuestro correo se llena de consultas y dudas sobre qué hacer cuando ya pasas los 40 e incluso los 50 años. Parece que iniciar una empresa a esta edad ya no es para ti. Parece como si ya estuvieras fuera de lugar. Y ese pensamiento está muy alejado de la realidad, por lo que debemos derribar algunos mitos.

En primer lugar, lo normal no es que una persona venda una idea de negocio por miles de millones. Lo normal tampoco es que una empresa valga 19.000 millones de dólares en menos de 8 años de creación. Y desde luego tampoco es normal que una empresa tenga una capitalización bursátil de 200.000 millones en tan sólo 10 años de creación.

Digamos que estas serían las excepciones crecientes, y como tales, las más sonadas.

Pero es que tampoco es normal que un joven con 15 años venda una aplicación por 30 millones.

No obstante, lo cierto es que se venden ideas, productos o servicios, indiferentemente de la edad del emprendedor. De hecho, si los fundadores de Facebook o Google hubieran sido personas de 50 años, hubieran sido multimillonarios antes de cumplir los 60 años. Es decir, no hay edad para emprender.

Se suele aconsejar el comenzar en el mundo de los negocios cuanto antes. Cuanto más joven, mucho mejor, pues irás adquiriendo experiencia de los éxitos y los fracasos. Y en caso de fracaso, tendrás mucho tiempo para recuperarte.

Pero el perfil más común de empresario suele ser el de una persona a finales de sus 30 años o principios de los 40, a pesar de lo que se piense.

De hecho, el prototipo de empresario genérico es una persona que ha trabajado durante muchos años para una empresa. En algunos casos, esa persona ha sido despedida a los 40 años, y ha decidido aprovechar su experiencia en el sector y sus contactos para iniciar un negocio por su cuenta.

En otros casos, esa persona pasa los 35 años, y tras hacer un repaso a su trayectoria, siente que no está cumpliendo sus sueños, sino que está vendiendo su vida por una nómina.

Incluso personas que se acercan o pasan de los 50 años, deciden aprovechar décadas de experiencia para iniciar su propia empresa y emplear todo lo aprendido para tener éxito en su empresa.

Puestos a comparar, hay mucha más posibilidad de éxito para un empresario que comienza con 50 años que para un joven que se inicia con 20 años. Evidentemente, la experiencia cuenta. La única diferencia es que el joven aún puede asumir grandes riesgos, mientras la persona que tiene 50 años debe resguardarse de cometer ciertas locuras.

¿Pero entonces, por qué son los jóvenes los que están haciendo estas fortunas?

La respuesta es sencilla. Silicon Valley, que es de donde salen la mayoría de este tipo de empresas, suele estar repleto de universitarios que se han hecho expertos en esta industria y que cuentan con los conocimientos dentro de un sector desconocido para la mayoría de personas que no vienen de este sector.

Hoy, las empresas tecnológicas son el filón para los jóvenes que egresan de la universidad. Pero en cambio, durante el boom inmobiliario, el perfil de empresario constructor era el de hombre de edad avanzada que aprovechó la burbuja inmobiliaria de la misma forma que hoy los jóvenes aprovechan la burbuja tecnológica.

De hecho, personas que habían trabajado durante 10 ó 20 años en la obra, un día decidieron hacerse constructores con la misma facilidad que un joven de 15 años crea una aplicación móvil.

Pero hay que conocer las historias completas de los empresarios de éxito.

Cuando vemos la vida de la mayoría de los empresarios de éxito, podemos perdernos. A veces da la sensación de que el éxito que han tenido es el resultado de su idea inicial o su primera empresa. Y aunque en algunos casos es así, lo cierto es que muchos de estos empresarios están teniendo éxito con otras empresas que no son las que crearon en sus inicios.

Algunas personas olvidan que el éxito no es lineal. Por ejemplo, en el caso de Marc Cuban, puede dar la sensación de que esta persona iba encaminada desde muy  joven a convertirse en un multimillonario. Pero la realidad es que Cuban, con 25 años estaba trabajando aún de camarero.

(Leer: Qué estaban haciendo las personas altamente exitosas a sus 25 años)

En resumidas cuentas, no hay edad para emprender. Si tienes 20 años, puedes comenzar tu propia empresa o puedes trabajar para una empresa y adquirir experiencia. Si tienes 50 años, experiencia en un sector o un talento, es una edad ideal para comenzar tu propia empresa, siempre y cuando tengas claro que es lo que quieres.

Y probablemente no te gustará escuchar esto.

Si eres español, tienes más de 45 años, y llevas más de 3 años en paro, probablemente no vuelvas a trabajar para una empresa en tu vida. Y en caso de que te contraten, no tendrás un sueldo digno para cubrir tus necesidades (supongo que habrá excepciones).

Así que probablemente debas adaptarte a los nuevos tiempos y pensar en darle forma a algunos proyectos que tengas en mente. El trabajo y la seguridad laboral, tal y como la conocemos en España, está desapareciendo. Es hora de hacer uso de esa famosa "palabreja"; Reinventarse.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo