.......... ........ ......... ....... .......

7 Conceptos a tener en cuenta antes de comenzar a invertir en bolsa.

11 de noviembre de 2014



Se dice que la inversión en bolsa es una inversión de riesgo. Y sí, hay personas que han perdido dinero mientras que otras han ganado mucho dinero. Pero la pregunta sería la siguiente: ¿Cómo puede ser una inversión de riesgo invertir en el mercado de valores cuando éste lleva subiendo desde hace 220 años?.

La realidad es que la bolsa, a pesar de que no lleva una tendencia alcista permanente, y no está exenta de severas correcciones, hasta hoy día, no ha dejado de subir. Dicho de esta forma, suena ilógico que los inversores pierdan dinero. Pero es una realidad que ocurre, y en ocasiones es debido a una mala interpretación de conceptos en los que incluso los inversores más aventajados siguen cayendo.

(Leer: Por qué la bolsa siempre acaba cayendo y cada cuanto tiempo)

Este es un artículo atípico, que acompaña al anterior "Sólo 4 cosas necesitas conocer de la inversión", y espero se puedan sacar algunas conclusiones, o al menos entender lo que vamos a decir antes de lanzarse a invertir en bolsa.


1. Aprender y educarse antes de invertir.

No importa que vayas a invertir directamente o que vayas a depositar tu dinero en manos de un gestor externo. Debes entender cómo funciona el mercado de valores, y los conceptos esenciales. Y eso requiere tiempo, de la misma forma que requiere tiempo el elegir las empresas en las que vamos a invertir.

En cualquier caso, yo soy partidario de que cualquiera invierta su propio dinero.

(Leer: 8 libros que Warren Buffett cree que todo el mundo debería leer)

2. Olvídate de invertir con la esperanza de hacerte rico con la bolsa.

Eso sólo te lo puede decir un "vendeburras" de esos que van a venderte una especie de método con el título de "hazte rico en bolsa sin necesidad de experiencia". Suena tan fácil como para que cualquier tonto pueda ganar dinero, cuando lo cierto es que incluso personas muy inteligentes pueden perder dinero.

La bolsa no es para hacerte rico (entre comillas) sino para preservar tu riqueza y obtener un rendimiento extra de tus ahorros.

No te harás rico invirtiendo en bolsa si no has hecho muchas más cosas bien en la vida, como tener unos ingresos altos o un negocio que te genere una gran entrada de capital, e invertir grandes sumas de capital en el mercado de valores. Está claro que siempre puede sonar la flauta en una inversión de alto riesgo y que nos hagamos millonarios en una mañana. Pero si eso es lo que buscas, estadísticamente tendrás las mismas posibilidades de hacerlo en un casino.

Como dijo Warren Buffett: "No importa lo grande que sea tu talento y esfuerzo. Algunas cosas requieren su tiempo". Y la acumulación de riqueza en el mercado de valores es una de ellas. Cuanto más dinero inviertas, más probabilidad de ganar más dinero tendrás. Cuanto más tiempo esté el dinero invertido, más dinero ganarás gracias a la apreciación de acciones y reinversión de dividendos (interés compuesto).

(Leer: El mito de hacerte rico en bolsa y retirarte joven y rico)

3. Aún invirtiendo en bolsa, por regla general no estás invirtiendo en el mercado de valores.

Y no es que se me haya ido la pinza al decir esto. Como dije al principio, el mercado de valores lleva subiendo 220 años. ¿Cómo es que hay inversores que han perdido dinero?, pues muy sencillo. La mayoría de inversores no invierten en el mercado de valores, sino en acciones individuales.

Y este es un concepto que hay que distinguir. Si compras acciones de Telefónica y Microsoft, no has invertido en el mercado de valores, sino que evidentemente has invertido en Telefónica y Microsoft.

Si quieres invertir en el mercado de valores, compra el mercado de valores. Es decir, compra directamente un fondo de índice o un ETF, y de esa forma estarás invirtiendo en el grupo de empresas en general.

A día de hoy, la rentabilidad media anual del S&P 500 (las 500 empresas más selectas) ha sido de casi el 10%.

Claro que incluso para comprar un fondo de índice, debemos tener claro el momento de entrada, pues también se han dado casos de personas cuyo día de jubilación coincidió con una bestial corrección en el índice y su dinero de la jubilación se vio reducido a casi la mitad en ese momento.

Pero finalmente compramos acciones individuales porque éstas prometen mayor rentabilidad que un fondo de índice. Y está claro que a mayor rentabilidad, mayor riesgo. Y por eso la única forma de limitar ese riesgo es tener algo de preparación en la materia.

4. Emplea tu criterio de inversión. No inviertas únicamente por el criterio de otra persona.

Hay acciones que tras un buen comportamiento en el momento de invertir, se dan la vuelta. Antes de que llegue ese momento, debes tener muy claro por qué quieres o no quieres tenerlas en cartera.

Por ejemplo, en estos momentos se llena mi correo de consultas sobre Ezentis y Navidea: "¿Qué hacemos, vendemos, mantenemos o promediamos?".

Aún a riesgo de equivocarme, son 2 acciones que yo quiero tener para el largo plazo. Y tengo mis motivos. ¿Podría equivocarme?, desde luego. Pero el error sería mío. La pregunta es "¿por qué las tienes en cartera?, y si la respuesta únicamente es porque alguien las recomendó, mal vamos.

Se pueden escuchar argumentos a favor y en contra cuando se trata de acciones, pero siempre debemos hacer nuestro propio análisis.

5. Puedes perder dinero rápidamente.

Tanto si inviertes en un índice como en acciones individuales, la cotización puede caer rápidamente sin previo aviso y sin que nadie lo haya previsto. Y realmente, nadie puede preverlo. Nadie sabe lo que va a hacer el mercado en el corto plazo.

Si llegado ese momento, se te olvida que estás en bolsa para el largo plazo, puedes obtener una pérdida rápida de tu dinero al comprar en el máximo y vender en mitad de una severa caída, cuando en ocasiones, la inversión puede caer antes de seguir su camino alcista.

6. Debes elegir: ¿Eres un inversor o un especulador?

La mayoría de las personas que dicen de comenzar a invertir en bolsa, realmente no entran con la mentalidad de un inversor, sino que intentan especular. Y en la especulación se gana más dinero que en la inversión, pero entrar en la especulación con conocimientos limitados, te hará tener un método de inversión demasiado activa que acabará haciéndote perder dinero.

Los especuladores invierten en ambas direcciones del mercado, por lo que ellos aprovechan para ganar dinero en las subidas, en las caídas, en las guerras y en los desastres naturales, empleando todo tipo de vehículos de inversión como CFDs, Warrants, Opciones, Futuros...

(Leer: Cómo ganar dinero en un mercado bajista. Consejos a tener en cuenta)

Mientras tanto, el inversor que se comporta como especulador piensa que su negocio es comprar a 3 y vender a 6, encontrándose en muchas ocasiones con que compra a 6 y vende a 3, justo antes de que la acción se dispare a 9.

Invertir no es querer vender una acción mañana con subidas, y quedárnosla para el largo plazo porque hoy ha entrado en caída. Eso más bien es un nefasto intento de especulación.

(Leer: el riesgo de ejecutar la estrategia correcta en el contexto equivocado)

7. Pero la bolsa es la inversión más rentable.

Una vez entendemos los conceptos y los riesgos, lo cierto es que la inversión en bolsa ha demostrado ser más rentable en el largo plazo que los depósitos a plazo fijo o almacenamiento de nuestro dinero bajo el colchón, pues la inflación es una inversión de rentabilidad negativa.

Si no haces mucho el loco, no es difícil ganar dinero en bolsa. Lo difícil es querer hacerte rico en 3 días, pues se produce el efecto contrario por regla general.

Pero para hacer de la inversión un negocio rentable nunca debemos olvidar que se trata del largo plazo y que en ocasiones lo más sencillo es lo más eficaz. El problema viene cuando la gente se centra en la ganancia rápida invirtiendo en empresas de alto riesgo o entrando en el mercado en el momento equivocado y saliendo en la etapa menos oportuna.

La bolsa tiene diferentes niveles de riesgo, donde también encontraríamos empresas para perfiles conservadores o perfiles de alto riesgo. Podemos buscar rentabilidades de un 100% o podemos conformarnos con una rentabilidad de un 8% anual + dividendos. Y eso se consigue más fácilmente entrando en empresas sólidas, pero siempre con mentalidad de largo plazo. A medida que vayamos teniendo más experiencia, podemos ir asumiendo más riesgos.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo