.......... ........ ......... ....... .......

El emprendedor que vendió su idea de negocio por 200 millones tiene un consejo para fundadores de Startups.

10 de diciembre de 2014



Las Startups (en su mayoría empresas de tecnología) suelen tener una tasa de fracaso muy alta; por encima del 90%. Algunos expertos dicen que el fracaso se debe a una falta de ajuste en el producto. otros dicen que es debido a que estas empresas se quedan sin dinero en efectivo. 

Aunque tampoco hay que olvidar que muchas de estas empresas ya nacieron predestinadas al fracaso y aunque se les hubiera dado toda la financiación posible, no hubieran podido encontrar una forma de usar esa inversión para hacer rentable la empresa.

Will Smith con su hijo en busca de la felicidad
No obstante, para Bryan Goldberg, el emprendedor que hay detrás del sitio web Bleacher Report, una compañía que vendió por 200 millones de dólares a Turner, el fracaso de la mayoría de empresas tecnológicas se debe a que sus fundadores se cansan, se agotan y deciden no continuar con el proyecto, según ha comentado en una entrevista realizada por Business Insider

Cuenta Goldberg que su empresa tuvo un crecimiento muy lento; de hecho, demasiado lento para tratarse de una startups donde los inversores están acostumbrados a ver grandes beneficios o crecimiento de usuarios en muy poco tiempo. Goldberg tardó 5 años en hacer crecer su negocio, lo cual no está nada mal, ya que conseguir valorar su empresa de cero a 200 millones en 5 años, es toda una proeza. Y más teniendo en cuenta que la empresa de la que estamos hablando es un medio de comunicación online.
El consejo principal de este empresario para nuevos emprendedores es muy sencillo: Permanece con vida.

Si mantienes viva tu compañía el tiempo suficiente, aunque el crecimiento sea más lento del habitual, puedes ser testigo de cómo cierran tus competidores mientras vas ganando reconocimiento en tu sector.

Sobre todo, si hablamos de medios de comunicación, se necesita mucho tiempo para ganar el reconocimiento de marca para el público en general.

Trae muchos dolores de cabeza y sacrificio cuando pones en marcha una empresa en internet, pero un buen día, en un evento de Networking, alguien te dice: "os conozco chicos", y eso te da el empuje necesario para seguir avanzando.

Hay que seguir con vida, hay que mantenerse ágiles y centrarte en tu misión, teniendo paciencia y dispuesto a soportar todos esos dolores de cabeza.

Esta mentalidad ha sido muy común en grandes empresa tecnológicas de hoy día; son los emprendedores que se niegan a abandonar su idea, y que se lo juegan todo al éxito o al rotundo fracaso.

Un ejemplo de ello es Airbnb, una empresa que actualmente está valorada en 10.000 millones de dólares, y que pocos saben que en 2008 tuvieron que recurrir a la venta de cajas de cereales para financiarse a sí mismos, ya que los inversores no querían poner ni un céntimo más en su idea de negocio.

Para Goldberg, el fracaso es únicamente una elección del emprendedor en sí, pues podrían mantener vivas sus empresas, reformular la idea, hacer algunos cambios en el modelo de negocio, pero se niegan a hacerlo, porque ya están cansados; porque ha sido más difícil de lo que pensaban al inicio; porque han decidido libremente abandonar.

Claro que del mismo modo, esta persona nos dice que si estás completamente seguro de que vas a fallar, no importa lo que hagas. Si no tienes el ánimo suficiente para continuar, si ya no te queda ninguna esperanza, lo mejor es cerrar inmediatamente y devolver el dinero que aún puedas devolver antes de seguir perdiendo más dinero

Pero Goldberg nos recuerda algo: "Las empresas rara vez tienden a fracasar; es una forma de llamarlo para no admitir que ha sido el emprendedor el que se ha dado por vencido".

Opinión personal.

Si bien me encanta esta mentalidad de negarse a fracasar, sobre todo viniendo de una persona que ha logrado vender su negocio por 200 millones, lo cierto es que este tipo de mentalidad empleada en el contexto equivocado te puede meter en problemas, pues estamos hablando del dichoso sesgo de compromiso.

Y es que en ocasiones nos cuesta dejar una idea de negocio porque ya le hemos dedicado bastante dinero y tiempo. En ocasiones, y ésto los inversores los saben, cuando inviertes en algo teniendo una perspectiva y la cosa no sale como uno espera, lo mejor es cortar inmediatamente la pérdida, aprender la lección y pasar a lo siguiente.

Por cada Golberg que se "encabezona" en continuar y acaba teniendo éxito, existen muchos emprendedores persistentes que después se arrepienten de no haber abandonado a tiempo.

Creo que es algo más sencillo: si tu empresa no genera beneficios y crees que podrías hacer cambios para lograrlo y aumentar el volumen de ingresos, sigue luchando.

Ahora bien, hazte la siguiente pregunta: "si me dieran 10 millones ahora mismo, ¿podría hacer rentable mi empresa?", esta fue la pregunta que se hizo Chris Pool, el joven detrás de 4Chan, justo antes de cerrar su compañía Canvas, pues decía no ver la forma de monetizar más de 1,4 millones de usuarios que tenía en su aplicación. Aquel artículo lo titulamos: "Cómo fracasar sin perder la dignidad", pues considero que a veces no es fracasar, sino tener la inteligencia necesaria para reconocer que ya hemos tenido suficiente (esa frase la leí en algún sitio).

En resumen: El consejo de Golberg es correcto aplicándolo a lo general y no a lo particular. Me explico: Un emprendedor de éxito nunca abandona; pero nunca abandona su camino del emprendimiento, ni se debe lamentar por haber fallado anteriormente en otros proyectos, aunque sí que deberá decidir dejar marchar lo que no funciona. Y eso no es abandonar, sino ser muy inteligente.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo