.......... ........ ......... ....... .......

3 mitos de los negocios que posiblemente debamos dejar de creer.

19 de enero de 2015



Los expertos y "gurúes" de los negocios llevan mucho tiempo señalando algunos principios y "mantras" que toda persona debería seguir para tener éxito en los negocios a pesar de los malos tiempos y dificultades. Y si bien podrían no ser realmente falsos, lo cierto es que a menudo se sacan de contexto o se tergiversa el mensaje.

Fran Tarkenton, tras una carrera deportiva, lleva más de 50 años en el mundo de la empresa, siendo el fundador de Tarkenton Companies, una compañía que se dedica al asesoramiento de pequeñas empresas, y que dice haber visto cómo muchos de esos mensajes pueden ser perjudiciales para los emprendedores.

Aunque cuestionables hasta cierto modo, éstos serían los 3 mitos en los negocios que Tarkenton considera en cierto modo perjudiciales cuando se tergiversan.


1. El uso del pensamiento positivo.

En 1950 corrió como la pólvora el mensaje de que cualquier problema se puede solucionar con el optimismo. Hay que pensar en positivo y ver siempre el vaso medio lleno, y no medio vacío.

Es uno de los principales mensajes de los gurúes de los negocios, pero lo cierto es que en ocasiones el vaso está completamente vacío.

Si quieres tener éxito en tu negocio, el pensar en positivo por sí sólo no te ayudará. Deberás hacer frente a la realidad, y la realidad no siempre es positiva.

Las malas noticias no siempre mejoran con el tiempo; si algo está mal y pretendemos ver que está bien no haciendo nada al respecto, las cosas únicamente irán a peor.

"Mientras permanezcas optimista, las cosas se resolverán"; no es cierto.

Si tus ventas han aumentado, pero tu departamento de atención al cliente o distribución es nefasto, ¿realmente estás en el camino del éxito?, ¿realmente el vaso se está llenando?

Si tu negocio está creciendo, pero tus empleados no están contentos y tienen la moral muy baja, ¿cuidarán de tu negocio durante mucho más tiempo?

Mantener una actitud positiva está bien, pero casi siempre hay cosas negativas a las que continuamente debemos hacer frente en la gestión de un negocio. Si haces caso omiso a las grietas que subyacen, es el condimento esencial para el fracaso, pues hasta un trasatlántico insumergible cargado de gente optimista acabó en el fondo del mar (Titanic).

2. No se tienen ideas originales por sí mismo.

Tarkenton en este aspecto tiene un pensamiento muy similar al mío, y es que ni Zuckerberg, ni siquiera Steve Jobs tuvieron ideas originales por sí solos. Todos tenemos ideas de lo que vemos, oímos o leemos. Las ideas surgen, sobre todo, de hablar con la gente.

"Cada idea de éxito que he tenido, tanto en el campo de juego, en los negocios, en mis relaciones personales, ha surgido porque he hablado con la gente", reconoce Tarkenton. Hablando con la gente de todas las edades, con todo tipo de empresarios, es como uno recoge un poco de aquí y un poco de allá. Por regla general, la idea más innovadora suele ser la mejora de algo que existe o una solución que ya existía, pero que alguien falló en la aplicación.

El hombre hecho a sí mismo probablemente sea un mito. Todos somos lo que hemos leído y hemos conocido, la gente con la que hemos hablado y las personas de las que nos hemos rodeado. Las ideas crecen a raíz de otras ideas, y es por eso que siempre hay que estar en continuo aprendizaje y nunca dejar de escuchar las necesidades de los demás.

El hombre hecho a sí mismo es un conjunto de pedazos de otros hombres que a su vez aprendieron de otras personas.

3. La misión de la empresa es general ganancias.

El fin de una empresa es generar ganancias, aunque como bien exponía el propio Jeff Jarvis en su libro "Y Google, cómo lo haría", las empresas, aunque suene a libro de autoayuda, realmente no deben centrarse exclusivamente en los beneficios, o de lo contrario no levantarán el vuelo. Las empresas deben centrarse en ayudar y generar un beneficio para los usuarios.

Esa debe ser la misión y único fin de toda empresa; ayudar a la gente. Cuantas más personas ayudes con tu producto o servicio, a cuantos más socios, trabajadores, clientes y usuarios ayudes, más éxito tendrás como empresario, y por tanto, el beneficio se convierte en algo que no hay que buscar, sino en algo que inevitablemente acaba por llegar.

Es por eso que cobra sentido el famoso dicho de: "No busques ganar 1 millón de euros; busca la forma de ayudar a 1 millón de personas". De esa forma, caerá por inercia en tu bolsillo ese millón de euros, y probablemente alguno más.

Finalmente, la pregunta que debe hacer un empresario no es "¿cómo puedo generar más beneficios?", sino ¿cómo puedo conseguir que mis clientes estén más contentos?, ¿cómo puedo agregar más valor para ellos?, ¿cómo puedo hacer que mis trabajadores sean más felices?

Hallando las respuestas a estas preguntas es como conseguirás ser un empresario más entusiasta, más productivo, y desde luego, un empresario de más éxito.






Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
 

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo

+ Visto última semana

Suscríbete gratis y recibe nuestros artículos en tu correo